No hay mal que por bien no venga

No hay mal que por bien no venga

Supón que te ocurre algo malo y reniegas. Pero luego sucede algo bueno a partir de eso “malo” que te sucedió. Esto fue lo que le pasó al pequeño Daniel. Se lastimó la pierna y renegó porque no pudo ir a un juego de fútbol. Pero luego ocurrió algo bueno que no hubiera pasado si lo malo no hubiera pasado. Qué curiosa la vida, ¿no?




>>CLIC AQUÍ PARA LEER LA OBRA<<