El Preludio de un Suicida

Obra Corta enviada por: Rodrigo Gherardi

Todo comenzó una tarde húmeda de abril, lucio se encontraba en su trabajo, era un oficinista de una empresa de medio andar, llamada Rinho. Mientras tomaba un café y escribía en su ordenador, su jefe le pidió que se acercara a su despacho, parecía que tenía algo importante que decirle.

Señor Suárez: Lucio ven aquí por favor, tengo que comunicarte algo. (En un tono fuerte, casi impetuoso)

El tono con el cual dijo aquellas palabras lo dejaron sorprendido a Lucio, y sin chistar, se dirigió hacia allí.

Señor Suárez -¿Que tal Lucio como te sientes?, (guiñándole el ojo dirigió sus palabras hacia el)
Lucio: Yo me siento muy bien, ¿y usted? (contesto Lucio).
Señor Suárez: Bien, muy bien, pero creo que el que no vas a estar muy bien con lo que tengo para decirle es usted.

Lucio estaba sorprendido con aquellas palabras.

Señor Suárez: Mira voy a ser muy franco contigo, vamos a hacer una reducción del personal y en la lista que tenemos el primero que la encabeza eres tu, lo siento mucho.
Lucio: Pero… ¿como? llevo 5 años en esta empresa, y jamás he faltado, ¿Por que me hacen esto a mi?
Señor Suárez: Lo siento mucho Lucio, pero es una decisión que viene desde arriba, no es en contra tuya ni contra tu trabajo en estos años, pero las cosas no vienen muy bien y es necesario hacer esto. Te pido que tomes tus cosas y te marches de inmediato.
Lucio sin por decir una palabra se dirijo a su escrito tomo sus cosas y se marcho.

Mientras caminaba por la Avenida San Felipe, dirigiéndose a su casa, entro a un bar a tomarse algunos tragos para aliviar la pena que le estaba carcomiendo la cabeza. Se quedo un par de horas allí, mientras platicaba su desdichado día con la cantinera

Lucio: ¿Como pueden lograr derrotar a un hombre en tan solo un instante? (Sentado, sosteniendo su cabeza y con una voz muy melancólica)
Cantinera: ¿a que se refiere señor? (Ella por su lado, limpiaba unos vasos con un trapo húmedo, casi viejo, observándolo con ojos pensativos)
Lucio: Es incomprensible la manera que tiene el ser humano de humillar y maltratar a una persona que dedico años a un sitio, sabes no creo que esto sea obra mas que de dios mismo.
Cantinera: Si usted cree en dios como yo, sabría, que el siempre esta observando lo que sucede con todos, en especial a los que creen en el.
Lucio: ¡No! Dios esta ausente en los momentos mas cruciales de la vida de un hombre, y me refiero a los momentos en los que su dicha queda resumida a una desdicha

Con un tono de voz que dio alarma a las demás personas que estaban allí, prosiguieron la charla

Cantinera: Entiendo lo que quiere decirme sabe, tranquilícese, pero la verdad es que no estoy para aconsejar yo aquí, solo sirvo tragos.
Lucio: Si, usted tiene razón, pero si quiere saber algo sobre un pobre hombre yo le diría que el mismo mira hacia un costado cuando mas necesita estar de frente.

Miro su reloj que marcaban las 8:30 PM y dirigiéndose a la muchacha, medio ebrio dijo – No existe peor cosa, que las que no sabemos aprovechar, y se marcho dejando una propina sobre el tablón.

Al llegar a su departamento, encontró una carta pegada con una cinta en la puerta, la cual decía en su portada “te quiero”. La abrió y comenzó su lectura. “Lucio me he marchado, no puedo seguir así, estamos perdidos los dos y no quiero más esta vida para mi, ojala que puedas encontrar algo que te reavive el alma, yo haré lo mismo. No eres tú, soy yo. Firma: Candelaria.
Lucio: ¡Genial!, lo que me faltaba, que me abandonara ella, ¡Maldita perra!

Puso las llaves sobre la cerradura y se quedo inmóvil unos instantes, todo lo que le había ocurrido en el día le estaba tronando como truenos en su mente, sin pensarlo dos veces se dio media vuelta y salio a tomar un poco de aire.
Camino y camino durante un tiempo prologando, sin rumbo alguno, solo estaba pensando en todo lo que le estaba pasando y comenzó a hablar solo.

Lucio: Jamás comprenderé mi vida, realmente no entiendo porque me suceden estas cosas a mi, ya se que no soy el mejor obrador del mundo, pero podría pasarme un suceso que cambiara el rumbo de mi vida.

Llego a la estación del tren de “Ramos” y al cruzar las vías se quedo a medio camino, una luz se acercaba como esperando el momento exacto para transitar por allí. Se recostó sobre las vías, su respiración aumentaba a cada segundo cada vez más. De pronto todo se oscureció y una estrella que observaba desde lejos se inclinaba como llamándolo, parecía una frazada que lo envolvía en una profunda tranquilidad, sus pensamientos ya no le molestaban, y el tren… ¡ja! el tren, el piloto hizo sonar su silbato, los pasajeros subieron y se marcho sin dejar nada atrás.
FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (47 votos, resultado: 17,17 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Un Fan del Blog

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)