Obras de Teatro de Drama

Alas para volar

Descripción: Alicia pierde la movilidad de sus piernas en un accidente de coche, pero una amistad sincera la ayudará a salir adelante.

Personajes: Alicia, Diana, Timoteo

PRIMER ACTO

Alicia, una chica joven y muy guapa, se despierta en su habitación con desgano.

Alicia: Otro día más en esa maldita silla de ruedas.

Se arrastra sobre la cama con algo de esfuerzo, hasta llegar a la silla ubicada al lado y sentarse, torpemente, en ella. Entra del otro lado del escenario una muchacha de su misma edad, que va vestida con un traje de criada. Lleva en las manos una bandeja.

Diana: Su desayuno, señorita Alicia.

Alicia: No tengo hambre.

Diana: Señorita, tiene que comer bien si quiere recuperarse. El doctor dice que…

Alicia: ¡El doctor es un idiota que no sabe lo que hace! (Se mesa el cabello, desesperada). Ya ven dos meses que estoy así y ese inútil lo único que ha hecho, es atiborrarme de pastillas y recomendarme esos estúpidos ejercicios. Estoy cansada… estoy muy cansada.

Un muchacho entra en ese momento a la habitación. Va bien vestido y mira a Alicia con lástima.

Alicia: ¡Timoteo, mi amor! Viniste a verme. No sabes como te he necesitado, ¿por qué no habías venido a visitarme? No te he visto desde… pues… (agacha la mirada), desde el accidente de coche.

Timoteo: Sí, ya ves Alicia, es que yo también debía recuperarme.

Alicia: Ven, ¿no me das un beso?

Timoteo (incómodo): Mira Alicia, voy a serte sincero, no creo que debamos seguir siendo novios. Las cosas han cambiado mucho desde el accidente y desde que estás así… no es lo mismo.

Alicia: ¿Quieres decir que dejaste de quererme?

Timoteo: Lo siento.

El chico se va rápidamente por donde entró y Alicia se cubre la cara con las manos para echarse a llorar.

SEGUNDO ACTO

En su silla de ruedas, Alicia deja sin ánimo que Diana le ayude con sus ejercicios para las piernas.

Diana: Ya verá como muy pronto podrá caminar de nuevo, señorita. Estoy segura de que si sigue fortaleciendo sus piernas, muy pronto podrá pararse de esa silla.

Alicia: ¿Qué caso tiene, Diana? Yo ya no tengo nada. Ni mi novio quiso quedarse conmigo. Así soy una inútil.

Diana: ¿Todavía sigue lamentándose por ese joven? Ese no vale la pena, quien de verdad la quiera estará a su lado en las buenas y en las malas.

Alicia sonríe con tristeza.

Alicia: ¿Y tú vas a estar conmigo siempre, Diana?

Diana: Siempre, señorita. Ya sabe que yo a usted la quiero mucho… aunque a veces sea un poco gruñona.

Alicia ríe tristemente.

TERCER ACTO

Alicia intenta pararse de la silla de ruedas, sus piernas tiemblan incontrolablemente.

Diana: Usted puede, señorita Alicia.

Alicia: Es inútil, Diana. No puedo.

Diana: Confíe en mí. Deje de pensar en el suelo. Usted no necesita caminar, solo necesita alas para volar donde quiera.

Alicia da unos cuantos pasos, torpemente y cae al piso. Diana la ayuda a levantarse.

Diana: ¿Lo ve? Hoy ya dio un par de pasos, pero poco a poco serán más.

Alicia (llorando): Gracias, Diana. No sé que habría hecho si no estuvieras aquí para apoyarme.

Ambas se abrazan con cariño.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas6 estrellas7 estrellas8 estrellas9 estrellas10 estrellas11 estrellas12 estrellas13 estrellas14 estrellas15 estrellas16 estrellas17 estrellas18 estrellas19 estrellas20 estrellas (51 votos, Calificación: 16,61 de 20)
Cargando…
Etiquetas

Acerca del autor

Eve

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS 20 GUIONES DE OBRAS DE TEATRO CORTAS

CLIC para Descargar Obras de Teatro GRATIS

Obras de Teatro Clasificadas por N° de Personajes