Amigos por siempre

Publicado por: Eve

Descripción: Alan se muere por conquistar a Tania, la chica de sus sueños. ¿Logrará su cometido o terminará en la temida friendzone?

Personajes: Alan, Germán, Tania, Roberta, Chico

PRIMER ACTO

Se abre el telón y vemos un pasillo escolar, con casilleros y anuncios de colegio. Alan y Germán, mejores amigos, se encuentran hablando hasta que ven a una chica muy guapa que entra en escena, y se acerca a guardar sus cosas en un casillero.

Alan: ¿Ya viste, Germán? Ahí está Tania… (suspira). Como me encanta.

Germán: Deberías invitarla a salir, viejo. Te trae colgando de un ala.

Alan: ¿Cómo crees? No me atrevo, ella ni ha de saber que existo.

Tania cierra su casillero y se acerca a ellos.

Tania: Hola, Alan.

Alan (nervioso): Ho-hola, Tania.

Tania: Me preguntaba si querías salir este fin de semana conmigo, hace mucho que quiero platicar contigo.

Germán le da un codazo a su amigo.

Alan: S-sí… ¡claro que sí!

Tania: ¡Genial! Entonces nos vemos este sábado a las tres en la hamburguesería, ¿te parece?

Le guiña un ojo y se va, mientras Alan se queda embobado.

Germán: Tienes una suerte que no te mereces, amigo. (Le cierra la boca).

SEGUNDO ACTO

Es sábado y en la hamburguesería, Alan se encuentra en una mesa. Se peina el cabello y comprueba su aliento. Tania llega en ese instante.

Tania: Hola, ¿te hice esperar mucho?

Alan: No, para nada.

Tenia se sienta.

Alan: Me da gusto estar contigo, Tania. ¿De qué querías hablar?

Tania: La verdad de algo muy importante. Verás… no sé como decirte esto, pero hay alguien que me gusta. (Lo mira con una sonrisita).

Alan (esperanzado): ¿Ah sí?

Tania: Sí, es alguien muy especial.

Alan: ¿Lo conozco?

Tania: Claro que sí… va en mi escuela y nos cruzamos todos los días en los casilleros.

Alan: Tania… no… no sabía que te sintieras así.

Tania: Ya no aguantaba más, Alan. Tenía que decírtelo, ¿sabes? Estoy segura de que tú comprendes como me siento.

Alan: Por supuesto que sí. (La toma de la mano, sonriéndole).

Tania: Sabía que podía confiar en ti, Alan. Siempre me has parecido muy lindo.

Alan: Igual que tú a mí.

Tania: ¿Entonces me ayudarás?

Alan: ¿Cómo?

Tania: ¡A acercarme a Roberta! Como es tu prima, a lo mejor me la puedes presentar y hablarle bien de mí.

Alan (alarmado): ¡¿A la pesada de Roberta?!

Tania: Me gusta muchísimo, me encanta ese aire de frialdad que la rodea y su estilo. (Suspira). Es tan misteriosa, yo sé que debajo de esa apariencia ruda hay un corazón.

Alan (rodando los ojos y la cabeza): ¿Por qué siempre yo?

TERCER ACTO

En la escuela, Germán y Alan miran con resignación a Tania, que abraza a una chica de pelo negro y vestida como gótica. Es Roberta, quien se deja querer sin mostrar demasiado entusiasmo.

Germán: Ni modo amigo, ya sabes lo que dicen, en el corazón no se manda. Y al parecer Tania juega para el otro equipo.

Alan suspira.

Germán: Ya llegará la indicada para ti… o el indicado.

Mira hacia un chico que va pasando y que le guiña un ojo a Alan.

Alan: ¡¿Por qué todo me pasa a mí?!

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (40 votos, resultado: 12,38 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: