Ángel de la guarda

Publicado por: Eve

Descripción: Tomás es salvado por una misteriosa chica cuando está a punto de quitarse la vida. Su llegada le revelará algo increíble, haciéndole valorar una segunda oportunidad.

Personajes: Tomás, Ángela, Griselda

PRIMER ACTO

El telón se abre mostrando a un chico que se encuentra de espaldas al público, sobre un puente. La escenografía muestra un mar inmenso. El chico sostiene una gran piedra entre sus manos, la cual se encuentra atada a una cuerda en torno a su cuello. Él tiembla y solloza.

Tomás: No puedo resistirlo más, el mundo estará mejor sin mí. Ha llegado la hora de terminar con esto.

Justo cuando se encuentra por saltar, una chica entra corriendo en el escenario y lo toma del brazo.

Ángela: ¡Espera! ¡No lo hagas por favor!

Tomás: ¡Déjame! ¡Quiero estar solo!

Ángela: Por favor, escúchame. Sea cual sea tu problema, esta no es la solución. Si quieres puedes hablar conmigo, te prometo que todo va a estar bien. ¿Cómo te llamas?

Tomás: Tomás.

Ángela (sonriendo): Mi nombre es Ángela. Deja eso, por favor. Vamos a tomar un café.

Dudando, Tomás se quita la piedra y toma la mano de la muchacha.

SEGUNDO ACTO

En la terraza de un café, Tomás y Ángela se encuentran hablando.

Tomás: Mi vida es un desastre. Desde que mi papá se fue de la casa, mi mamá ha batallado mucho para mantenernos a mí y a mis hermanos. Traté de ayudarla buscando trabajo, pero la situación es cada vez más difícil. Ayer discutimos y desde entonces no me he atrevido a volver a casa. Yo creo que sin mí todo sería más sencillo para ella, una boca menos que alimentar.

Ángela: Tomás, estás equivocado, esa no es la solución. Ella debe estar muy preocupada por ti. Yo estoy segura de que las cosas se arreglarán, solo confía en Dios. Él tiene algo muy bueno preparado para ti. No cometas el error de quitarte la vida o lo lamentarás toda la eternidad, créeme.

Tomás: A veces no sé que hacer para salir de tanta oscuridad.

Ángela le sonríe y la toma la mano.

Ángela: Confía en mí y en Dios. Todo estará bien.

Tomás: Gracias.

Ángela: Tengo que irme, pero ¿podrías hacerme un favor?

Tomás: Por supuesto.

Ángela saca una medallita y se la da junto con un papel.

Ángela: Ve a esta dirección y busca a una mujer llamada Griselda. Esta medallita le pertenece.

Ángela sale sin más de escena.

TERCER ACTO

Tomás llega hasta la puerta de una casa y toca el timbre. Sale una mujer madura a abrir la puerta.

Griselda: ¿Sí?

Tomás: Buscaba a la señora Griselda.

Griselda: Soy yo.

Tomás: Una chica llamada Ángela me dio esta medallita para usted.

Griselda se pone pálida y toma la medallita.

Griselda: Imposible… esta medallita era de mi hija y murió hace un año.

Tomás: ¿Qué dice?

Griselda: Se arrojó de un puente. Dios mío, creí que nunca más volvería a ver esta medallita. Es de San José, yo se la di para que la protegiera.

Tomás: Señora, puede que le parezca increíble. Pero yo hablé con su hija y ella me salvó. Donde quiera que se encuentre ahora, estoy seguro de que Dios la está cuidando.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas6 estrellas7 estrellas8 estrellas9 estrellas10 estrellas11 estrellas12 estrellas13 estrellas14 estrellas15 estrellas16 estrellas17 estrellas18 estrellas19 estrellas20 estrellas (22 votos, Calificación: 17,95 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: