Con amor desde el cielo

Publicado por: Eve

Descripción: Tras tener a su bebé, Delia sabe que solo un milagro podría salvar su vida. Pero en esta obra de teatro, la fe será la principal protagonista.

Personajes: Delia, Ricardo, Doctor, Enfermera

PRIMER ACTO

En una sala de maternidad, Delia, vestida con una bata de hospital, observa hacia una incubadora con los ojos brillantes y muy tristes.

Delia: Hijito, hijito mío… tienes que salvarte. ¿No ves que ahora tú eres todo lo que le da sentido a mi vida?

Un hombre alto y con semblante preocupado entra y la abraza por detrás.

Ricardo: Delia, tienes que comer algo.

Delia: No puedo Ricardo, ¿no lo ves? Mientras la vida de nuestro hijo siga en peligro, me va a ser imposible sentirme mejor.

Ricardo: Tenemos que confiar en el doctor, él dijo que haría todo a su alcance por estabilizarlo.

En ese instante, un médico vestido con una bata blanca entra al área de cuneros.

Delia: ¡Doctor! ¿Cómo está mi bebé? ¿Cree que se pueda salvar?

Doctor: Desgraciadamente no les traigo buenas noticias, parece que la complicación cardíaca con la que nació está afectando su sistema vital. Y el hecho de que haya sido prematuro es un factor en contra. Tenemos que prepararnos para lo peor.

Delia: ¡No! (Se echa a llorar y su marido la abraza).

Ricardo: Pero doctor, ¿no hay nada que se pueda hacer?

Doctor: Debo ser muy honesto con ustedes, no creo que pase de esta noche. Lo siento.

Desconsolada, Delia oculta la cara en el pecho de su esposo y solloza.

SEGUNDO ACTO

Ahora Delia se encuentra sentada sola, en uno de los pasillos del hospital. Se la ve cansada y deprimida.

Delia: Dios no puede hacerme esto. Ya perdí el embarazo anterior y ahora mi bebé vuelve a estar en peligro. ¿Por qué él es tan malo conmigo?

Una enfermera entra en escena.

Enfermera: Se equivoca usted, señora. Dios es generoso con todos y cada uno de sus hijos, siempre y cuando no pierdan su fe.

Delia: ¿Usted que sabe? Seguramente no conoce el dolor de perder un hijo.

Enfermera: No, pero sí he perdido a otros seres queridos. ¿Y sabes? Aunque a veces no comprendo porque pasan ciertas cosas, sé que Dios sigue queriendo lo mejor para mí y decido confiar en él. (Se sienta junto a ella) ¿Quieres que pidamos juntas por tu bebé?

Delia: En este momento, ¿qué más me queda?

Enfermera: Tú confía en Dios.

Ambas se toman de la mano y rezan una oración.

TERCER ACTO

Delia y Ricardo miran una vez más a su hijo en la incubadora, con tristeza.

Delia: Pareciera que aun sigue luchando.

Ricardo: Es mejor no aferrarse a nada, Delia. Sé que esto es doloroso, pero lo mejor es evitar que sufra.

Delia: Es que… es que por un momento creí…

El doctor entra en ese momento a la sala de maternidad.

Doctor: Señores, acaba de ocurrir un milagro. El bebé se ha estabilizado por completo desde su última revisión.

Delia: ¿Eso significa que nuestro bebé se puede salvar?

Doctor: Es muy pronto para asegurarlo, pero está respondiendo bien al tratamiento. Hay que mantener la fe.

Delia y Ricardo se abrazan.

Delia: Nunca más la perderemos, doctor.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (20 votos, resultado: 15,95 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: