CON PASAJE DE IDA….

Publicado por: Un Fan del Blog

Obra de teatro corta enviada por Aldo Bacchi (fan del blog) narrada en forma de cuento.

  1. Comenzaba la guerra. Con ella el miedo. A la muerte, al desarraigo, a la pérdida de afectos. Llegaba el otoño. Frio, nieve, condiciones inhospitas. El monstruo se llevaría todo, y ellos lo sabían.

Sus ejércitos reclutaban civiles, sin importar la condición de padre de familia, ni salud. Todos les eran útiles, para la causa injustificada que habían emprendido.

Miles de los que partían, solo habían sacado pasaje de ida.

Dentro de la habitación elegante, delicadamente ornamentada,  una biblioteca con sus volúmenes prolijamente acomodados, un piano de cola, con su tapa levantada a la espera que alguien lo ejecute, y en un rincón, aromas entremezclados de añoso y floral. Eran las cartas que Agnieszka atesoraba con celoso cuidado, y que a traves de ellas, y sólo por ellas, podía oirlo, sentirlo. Era como estar con el, ya que periódicamente las rociaba con el perfume favorito de Joseph, para darles vida.

El lugar estaba dispuesto para recibir una visita, tan ansiada como sorpresiva.

La esperanza y desilusión, la invadían cotidianamente con la misma fuerza. Las cartas que ella le había enviado últimamente, jamás habían tenido respuesta. Algo había cambiado. Agnieszka había decidido no dejarse vencer, a pesar de los muchos años de espera.

Atormentada por la falta de noticias que convergieran a encontrar su más preciado tesoro, tomó la decisión de partir a la caza de ellas.

La búsqueda comenzaría por Gdansk, Polonia norte. Ese, supuestamente, debería ser el primer lugar de destino. Las cosas empezarían mal para Agnieszka, pero todo estaba previsto, estaba convencida que la tarea no sería sencilla.

De ahí a Olsztyn, algunos kilómetros al sur. Varsovia, Krakow, todas fueron recorridas, con desenlace adverso.

Su periplo continuaría por Lublin, también apostadero armado de sus tropas. Minuciosamente, recorrió todos los lugares y estamentos que le pudieran suministrar alguna información valedera.

Cada pregunta era una esperanza, cada respuesta una desilusión.

La excesiva cantidad de dias fuera de su hogar, comenzó a hacer mella en Agnieszka.

Su niño, que estaba gestándose al momento de la partida de Joseph, se hacía extrañar y la incertidumbre entre seguir o volver, estaban a punto de hacer fracasar el intento.

Retomó fuerzas y se dirigió a las afuera de la ciudad. Esas aldeas habían servido durante la primera guerra, de refugio a soldados acorralados y desertores, comentaban.

Se presentó en una de sus casas. Era una alpina coqueta y humilde,  con techos de adobe, entrepiso pequeño sobre calle de prolija tierra. La atiendió una anciana, y ante la inquisitoria de Agnieszka mostrando la foto, la anciana se larga en llanto. Para la joven buscadora, ese llanto echó casi por tierra, las pocas ilusiones que dentro de ella transportaba. La anciana secó sus lágrimas con el pañuelo que Agnieszka le ofreció, luego la miró, y entre llantos susurró, ¡ Joseph ! ¡ Joseph !

Dijo Agnieszka, ¡ si Joseph ¡ ¡ Joseph ¡… y calló,… como esperando el veredicto de la anciana. Esta, abrió la puerta acompasada por la lentitud de sus años, y la hizo pasar. Le preparó un té, y le contó.

Joseph estuvo conmigo cerca de dos años (Agnieszka la interrumpe) ¿y como estaba el ?

Su salud era aceptable, solo padecía de falta de memoria, La anciana se tomó la cara con ambas manos, y lloró nuevamente…. ¡ me decía mamá !, exclamó emocionada. Agnieszka la contiene por un instante y la anciana continúa, ¡ era un ser maravilloso !, no se por que se fué tan de improviso sin decirme nada, sin darme oportunidad de prepararle algunas cosas para llevarse, … ¡ de darle… un beso !.

La conversación continuó con la afable anciana, pero lo esencial, Agnieszka ya lo sabía.  Con algunos problemas de salud, y resignada, pero con una pequeña puerta abierta a la esperanza, se preparaba a regresar a su hogar,  encontrarse con su niño, y enfrentar nuevamente, la invariable cotidianeidad envuelta en vil incertidumbre.

Cerca de dos meses de haber regresado de su búsqueda, y dirigiéndose a su habitación a pernoctar, la sorprendió un llamado telefónico. El Sr. Wozniak, al recibir el afirmativo de que hablaba con la señora Agnieszka, le pregunta si Joseph era parte de esa familia. Solo una persona, la anciana, le había hablado de el en todos estos años, deseosa que Wozniak sea la segunda, prontamente respondió, ¡ si !, ¿ sabe algo de el ?,

Wozniak no respondía, preso de abrumadora emosión. Agnieszka presentía lo peor, por eso lo incriminó nuevamente, esta vez, con voz que infería angustia ¿ sabe algo de el ?.

Si señora, continuó Wozniak. Debo adelantarle que lo que le voy a decir, seguramente hará cambiar drásticamente su vida, y sin más espera, le dijo, Joseph.. está.. conmigo. El llanto incontrolable se apoderó de Agnieszka, a quien le resultaba imposible pronunciar monosílabo alguno. Cuando pudo, le preguntó ¡ está bien !, ¡ está bien !. Si señora, está bien.

Agnieszka no podía entender como se había originado ese llamado. Wozniak le relató. Si los milagros no tienen explicación, fue un milagro, si la tienen, le digo que yo solamente disponía de dos nombres, el suyo y el de Joseph. Ambos, recién los pude descubrir, cuando en un descuido mientras Joseph descansaba, dejó caer de su mano una carta dirigida a el, que firmaba Agnieszka. Luego, me confió, que era el primero que veía esa carta, ya que el la atesoraba celosamente por temor a que se la quiten. Además de los nombres, yo intuía la existencia de un piano, ya que era una palabra, que frecuentemente y con cariño, Joseph mencionaba. Con esas referencias, y ante la excelente deducción de mi señora esposa, contactamos al fabricante de pianos de la zona, para pedirle por favor, nos informara si alguno de esos dos nombres, figuraba en la lista de compradores. Uno de ellos era el suyo, señora Agnieszka.

Wozniak se ofreció a llevar a Joseph, al otro dia a la mañana hasta su casa, propuesta que Agnieszka aceptó.  

Un centenar de vecinos se habían congregado para recibirlo. Agnieszka sabía que Joseph padecía de amnesia, de tal manera no podía imaginar como sería el encuentro.

Si el horror de la guerra, había privado a Joseph de sus recuerdos, el placer del reencuentro, se los había devuelto.

Ni bien llegó, se fundió en un abrazo junto al hijo que aún no conocía, y a su amada esposa, lloraron juntos de alegría y de tristeza por lo vivido. El reencuentro, después de años de angustia, había sido conmovedor.

El Alcalde del pueblo le organizó una fiesta de bienvenida, a la que concurrieron casi todas las autoridades y vecinos del lugar, y ni bien finalizó, lo primero que quiso hacer Joseph, fué visitar a la anciana, para reconocerle su hospitalidad durante tanto tiempo, y darle el beso que le privó en su momento, por la rauda partida de su casa.

Nuevamente, el piano, fue el lugar de encuentro para la música que tanto amaban, para los excelsos diálogos, y  momentos íntimos. Otra vez, la habitación elegante lucia completa.

Evidentemente, Joseph, había sacado pasaje de ida, y de vuelta.

 

Fin

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (7 votos, resultado: 14,00 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Un Fan del Blog

Te Recomendamos: