Desastre a la carta

Publicado por: Eve

Descripción: Guión corto de comedia. Jonás es un hombre muy ocupado que va a comer a un nuevo restaurante. Pero su visita, desafortunadamente, lo dejará con hambre.

Personajes: Jonás, Mauricio

ACTO ÚNICO

Jonás, un hombre de negocios muy importante y vestido de traje, entra en un restaurante y ocupa una mesa. El lugar esta vacío, lo que a él no parece molestarle.

Jonas: ¡Camarero!

Un chico vestido de mesero se acerca hasta él.

Mesero: Buenas tardes, señor. Mi nombre es Mauricio, seré quien lo esté atendiendo esta tarde.

Jonás: Estupendo. Tráeme para empezar un vaso de whisky en las rocas, me vendrá bien un aperitivo antes de comer.

Mauricio: No tenemos whisky, señor.

Jonás: ¿Brandy, entonces? ¿Una copita de ron?

Mauricio: Solo tenemos agua de naranja y de horchata.

Jonás: ¿Cómo? Pero creí que este era un restaurante de categoría.

Mauricio: Es que acabamos de abrir, señor. Apenas estamos organizándonos.

Jonás: Ya. Tráeme un agua de naranja, pues. Y de comer… (toma el menú), tomaré la pasta con champiñones y el pato lacado bañado en salsa con vegetales.

Mauricio: No tenemos champiñones, así que la pasta sería sola. Y en vez de pato, podemos darle pollo rostizado.

Jonás: ¿Es qué esto es una burla?

Mauricio: Para nada, señor. Como le dije, estamos organizándonos. Usted disculpará.

Jonás (suspirando): Muy bien, tráeme eso. Pero que sea pronto, por favor, pues tengo una reunión de negocios dentro de una hora.

Mauricio: Enseguida, señor.

Se retira y Jonás se pone a mirar su teléfono. Se acomoda en la silla y mira a su alrededor. Pasado un momento observa su reloj y con mucha impaciencia, levanta la cabeza como buscando algo.

Jonás: Bueno, que lento es este muchacho, ¡hace veinte minutos que le pedí mi comida y todavía nada!

Mauricio vuelve a aparecer en escena.

Jonás: ¡Vaya! Se puede saber porque están tardando tanto.

Mauricio: Disculpe señor, ya viene su comida. (Deja un vaso de refresco de limón en la mesa)

Jonás: ¿Y esto? Te había dicho que agua de naranja.

Mauricio: Es que se nos acabó y solo nos queda refresco de limón.

Jonás: Pero si tú me dijiste que solo ten… pfff, ¡olvídalo! Apresúrense con mi comida por favor.

Jonás bebe un sorbo de refresco mientras el mesero se retira. Poco después llega con un plato lleno de chorizo.

Mauricio: Provecho, señor.

Jonás (enfadado): ¿Pero qué clase de broma es esta? ¿No que me ibas a traer pollo rostizado? ¿O también se les terminó?

Mauricio: Pues sí.

Jonás: Que falta de organización, ¡es la última vez que vengo aquí! Si no fuera porque tengo tanta hambre y muchísima prisa.

Jonás, enojado, comienza a comerse el chorizo. Mauricio se retira y minutos después, vuelve con una plato de sopa.

Jonás: Su sopa, señor.

Jonás: No pedí ninguna sopa, ¡además esa es la entrada y yo voy terminando el plato fuerte!

Mauricio: Vale, si no la quiere, yo… ¡ay! (Se tropieza y derrama la sopa caliente sobre Jonás).

Jonás: ¡Semejante inepto! Decidido, ¡es la última vez que vuelvo a aparecer por aquí!

Se retira muy disgustado y con la camisa chorreando de sopa.

Mauricio: ¡Qué tenga buen día, señor! Espero que haya disfrutado la comida.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (19 votos, resultado: 16,05 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: