Después de la muerte

Publicado por: Un Fan del Blog

Escrito por: Walson rivera (fan del blog y lector)

Enero 6

INT. Habitación oscura tarde en la noche.

luego de una pesadilla mariana despierta en su cama fría y desconcertada envuelta en pánico entre la densa oscuridad busca establecerse pues no sabe dónde está, ya de pies en aquel lugar sin poder ver nada, con sus manos intenta reconocer donde se encuentra dándose cuenta que está en su habitación rápidamente corre a encender el interruptor quedando cegada por la fuerte luz, llegando a su mente recuerdos de lo que ella cree que fue una pesadilla.

     

EXT. Un auto a alta velocidad más alcohol y fuerte música.

MARIANA junto a su prometido DAVID entre besos y declaraciones de amor se disponían volver a casa luego de estar en una gran fiesta, bajo los efectos del alcohol David conduce sin medir los peligros que asechan en esa carretera tan angosta y sumida en la oscuridad.

Como si se tratase de carreras de fórmula 1 DAVID dobla las curvas a altas velocidad sin percatarse que a pocos metros al doblar la próxima curva venia un tráiler de carga con una luz cegadora que obstruyo la vista DAVID obligando a salir de la carretera lanzándolos directo hacia un albor teniendo un terrible accidente luego de un fuerte estruendo y la voz de DAVID que gritaba el nombre de su amada.

DAVID: mariana¡¡¡¡

INT. La Habitación.

MARIANA despierta de aquella visión que la deja espantada con lágrimas en su rostro y temblando del horror se habla así misma para intentar calmarse.

MARIANA: calmate todo ha sido un sueño todo va a estar bien nada te pasara.

Aun con la duda y el pánico pues no sabe que está ocurriendo se pregunta.

MARIANA: ¿estaba de fiesta o nunca Salí de casa?

En el vacío y profundo silencio se escucha llegar a un auto, MARIANA feliz pues sabe que sus padres han regresado a casa así su temor desaparecerá y podrá dormir tranquila y segura.

EXT. EL auto llega y con él un gran alboroto.

CRISTINA la madre de MARIANA, llega gritando, llorando y repitiendo una y otra vez.

CRISTINA: ¿porque ella porque a ella?  mi bebe mi niña¡¡ no podre vivir sin ella, si algo le ocurre creo que no podre soportarlo.

Junto a ella su esposo MICHAEL que destrozado por la noticia trata de mantenerse en pie y consolar a su esposa para poder sobrellevar este trago amargo que le ha dado el destino.

INT. MARIANA al escuchar los gritos corre por toda la sala sin percatarse que esta semidesnuda, MARIANA grita preocupada.

MARIANA: mama, mama ¿qué ocurre porque lloras?

Al acercarse a abril la puerta esta se abre de golpe, MARIANA quedando frente a ellos les pregunta.

MARIANA: ¿qué sucede porque pelean?  ¿ma.… porque lloras?

Pero ellos como si en la casa no hubiese nadie más entran sin responder a ninguna de las preguntas.

MARIANA intenta hablarles nuevamente les grita, pero su presencia no causa ningún efecto en sus padres.

CRISTINA parada en medio de la sala pira su esposo, MICHAEL intenta no llorar, pero la mira de su esposa lo derrumba y dejando toda hombría cae hincado con las lágrimas en sus ojos y levanto los brazos al cielo dice.

MICHAEL: Padre, Dios mío escucha mis suplicas he me aquí un pecador que clama tu ayuda no la dejes morir ayudala y traela devuelta a casa.

MARIANA al ver como su progenitor aclama con tanta desesperación un milagro del cielo, preocupada intenta otra vez hablarles.

MARIANA: ¿papa porque no me hablas?  ha pasado algo por mi culpa?  he hecho algo imprudente? por favor no me castigues con tu silencio, maldita sea.

Luego de unos minutos sus padres recogen algunas cosas y sin decir nada, salen de casa sin una despedida o explicación.

MARIANA confundida casi en la demencia no sabe si es una broma o talvez aún sigue en la pesadilla intentado despertar pellizca su piel, golpea su rostro y no lo consigue.

Dando una vuelta de 180 grados en toda la sala, queda frente a la fotografía familiar mirándola fijamente recuerda las palabras de su padre Dios salvala, mirando a su hermana menor piensa lo peor sin dudar sale de casa a averiguar si algo le ha paso a su pequeña hermana julia.

EXT. la carretera Cero autos todos duermen, un profundo silencio, pero eso no preocupa a MARIANA ella solo quiere estar con su familia, caminando por las aceras pasa frente a la casa de su mejor amiga y escucha llantos gritos y negaciones.

MARIANA mirando desde a fuera de la habitación de PAULA la observa llorar mientras ve una fotografía, MARIANA intenta hablarle, pero de repente siente como si le faltase el aire cae al suelo ahogándose sin explicación entre la crisis escucha que alguien grita su nombre y que otras personas murmuran cosas sin sentido para ella, seguido de uno fuertes golpes que oprimen su pecho intenta levantarse luchando contra esa fuerza que le retumba en todo su cuerpo intentado mantenerse de pie con sus manos cae sobre el vidrio de la ventada de paula asiéndole una pequeña fractura sonido que despabilo a paula que lloraba sin consuelo, paula se levanta de su cama y mira hacia fuera y si como estuviese viendo a alguien dijo.

PAULA: Amiga si así puedo llamarte, tu que me consideras tu hermana y yo así te pago, ahora el destino insinúa separarte de mí y dejarme con esta culpa en mi corazón.

MARIANA no comprende porque paula dice esas cosas e insiste en hablarle recuperándose, aun con el aire faltándole dice.

MARIANA: ¿Amiga, hermana que te sucede?  porque todo el mundo llora?  ¿Porque nadie me dice nada?

PAULA solo mirando a la lejanía con lágrimas corriéndole por su rostro cayendo a su pecho ignora por completo a su amiga, dejando a MARIANA más desconcertada.

INT.

Tocando la puerta de la habitación el padre de PAULA con cara triste dice.

JJ: han llamado del hospital según me informan se ha puesto peor, ella acaba de sufrir u paro respiratorio, pero han logrado estabilizarla, aunque no tiene buena pinta hay que esperar lo peor.

PAULA estalla en llanos y en suplicas pide ir a verla.

JJ mira a su hija llorar de tal forma que decide cumplir con sus deseos accediendo a llevarla al hospital.

EXT. PAULA Y SU padre preparados para ir a ver la realidad de la situación, Son observados por MARIANA la cual tiene planeado seguirlos pues tiene la seguridad de que ellos van donde están sus padres.

Siguiendo el coche sin perder el rastro corriendo se dispone a llegar algún lugar y de una vez por toda saber que sucede.

En la lejanía se escucha aullar aun perro como si hueve visto al mismo demonio, MARIANA al escuchar tan terrorífico sonido se detiene y al mirar atrás mira como una espesa neblina se asoma sobre ella, al adentrarse más y más comienza a escuchar llantos como de torturas gritos que ensordecen y de repente la niebla se hace a un lado y entre ella crece una gran multitud. Hombres, mujeres, niños de caras pálidas y sin decir una sola palabra solo caminan sin perder el ritmo a una sola dirección, MARIANA comienza a pedir ayuda, pregunta donde está, pero nadie le responde, nadie le mira nadie le presta su ayuda.

MARIANA cada vez más desconcertada mira para todos los lados y se percata que ya no está en su casa ni siquiera su pueblo, solo mira un gran espacio que parece no tener fin, sin lunas sin sol sin arriba sin abajo, sin platas animales o casas.

MARIANA confundida al borde de la locura se tira al suelo y de rodillas comienza a gritar a exclamar el nombre de DIOS colocando su frente en el suelo llora de forma descontrola y dice.

MARIANA: Dios si esto es un sueño ya despiértame si es un castigo no comprendo él porque, por favor ya no quiero estar aquí.

Sintiendo sobre ella una presencia levanta su mirada lentamente y mira que frente a ella está parada una mujer anciana vestida de negro y con voz tierna y a la vez siniestra le pregunta.

LA SEÑORA DE NEGR: mi niña porque lloras, necesitas ayuda.

MARIANA se levanta algo asustada pues la presencia de aquella señora no es tan confiable.

Limpiando las lágrimas de sus ojos dice.

MARIANA: me puede decir cómo salir de aquí, donde consigo un teléfono necesito llamar a mi familia.

Respondiendo la señora   

LA SEÑORA DE NEGR: ¿dónde estamos? En ningún lado ¿cómo salir? Quién demonios sabe ¿adónde iremos? A donde merezcamos ir, no te resistas mi niña lo peor ha pasado, ya no abra dolor, temores o sufrimientos.

LA SEÑORA DE NEGRO: EL, esa presencia espantosa ya viene por ti, aquel que no tiene rostro a puesto tu nombre en su lista es cuestión de tiempo para que te reclame de aquel mundo y de aquella vida que solo es prestada.

MARIANA: ¿de qué habla señora? ¿Qué presencia?

LA DAMA DE NEGRO: ¿dime mi niña le temes a la muerte?

MARIANA asustada no sabe que responder dando un profundo silencio.

LA DAMA DE NEGRO: ¿has sido buena mi niña? Si o has sido (con la voz cambiante como si fuera un mostro) preparate, teme porque ella vendrá y se posara sobre ti (la señora comienza a cambiar a perder la piel y sangrar por los ojos y con fuertes gritos) y te hará lo mismo que a mí, no podrás correr no podrás esconderte el ya viene en camino.

MARIANA corre despavorida alejándose de aquel lugar   corre sin detenerse sin saber adónde ir solo quiere alejarse y no escuchar más esas temibles palabras que aun en la lejanía podía escuchar.

Cansada de correr se aleja de la multitud y de esa temible señora llega ver en la distancia un gran espejo y junto al espejo una estatua de una mujer vestida con un gran vestido y un velo que cubre su rostro.

MARIANA caminando lentamente se acerca al espejo y se mira y en su reflejo nota algo sorprendente ella vestida de novia sonriendo como sin ninguna preocupación, bajando la mirada por un instante y volviendo a ver su reflejo ya no ve lo mismo no hay sonrisas o despreocupaciones en su reflejo solo ve una chica marchita pálida delgada se toca y hasta ahora nota que anda casi desnuda.

En un arrebato ya cansada de tantos misterios, golpea con fuerza el espejo una y otra vez dejándolo sin reflejo ya no ve nada.

Sorprendida deja de golpear y con voz quebrada dice.

MARIANA: ¿porque a mí? No sé qué sucede, ya no aguanto más esto no tiene lógica donde demonios estoy.

En ese momento escucha una voz que dice:

La mujer de roca: aun puedes volver tu tiempo aún no termina.

MARIANA al escuchar esa voz busca por doquier al no ver a nadie grita.

MARIANA: ¿quién está allí? ¿Cómo sabes eso?

La mujer de roca: mira hacia riba, yo soy la guardia del portal nada entra o nada sale si yo no lo decido.

MARIANA asombrada cree que ya ha perdido el juicio pues está mirando una roca tallada hablar y pregunta.

MARIANA: pero aun no me respondes, porque dices que mi tiempo aún no termina, no comprendo la verdad ni se dónde estoy.

LA MUJER DE PIEDRA: ¿dónde estás?  esto que vez es el limbo lugar donde los fallecidos a destiempo vienen a espulgar sus pecados, tu estas aquí porque aun estas luchando entre l vida y la muerte.

MARIANA: (asombrada) luchando entre la vida y la muerte, pero como eso puede ser posible.

La mujer de roca: aquella pesadilla que tu viste no estuvo muy alejada de la realidad, tu tuviste un accidente y ahora te encuentras entre la vida y la muerte, toca el espejo y veras tu realidad.

MARIANA se acerca al espejo y lo toca mirándose así misma tendida en una cama de hospital y junto a ella su prometido el cual llora mientras le toma de la mano, ella con las lágrimas en los ojos pregunta.

MARIANA: ¿qué hago?  como puedo volver?

La mujer de piedra:  pasa por este portal y llegaras a mundo de los vivos, pero ten en cuenta que para volver tienes que luchar y burlar a la muerte ella ya tiene una parte de ti no permitas que te tome completa demuéstrale que aún no es tu tiempo, pasa y recuerda para vivir tienes que morir.

MARIANA con temor toca al espejo y nota que ya no es sólido mete su mano y la saca rápido con temor.

La mujer de roca: la mira y le dice apresurate pues el postal ya ha sido abierto la muerte sabe de tus intenciones el tiempo es oro.

MARIANA sin pensarlo dos veces de adentra por el portar y como por obra de magia aparece frente a un gran hospital dándose cuenta que allí está postrada esperando volver a la vida.

Parada frente al hospital decide entrar y al momento de dar un paso como si se tratase de un trueno en el cielo, en el viento y en la tierra retumba una voz que dice.

La muerte: no des un paso más tu tiempo ya llegado, no ganaras nada con huir mientras más te niegues la realidad y evites ir conmigo tu arma se pudrirá y vagaras eternamente en el limbo mi mundo y sufrirás las consecuencias de tus actos.

MARIANA corre despavorida mira como las luces viene apagándose tras de ella, el susurrar de la muerte que repite su nombre y los fuertes golpes como de un gran metal que cae sobre la tierra tun, tuntún.

Mariana se adentra en el hospital, corriendo ve llegar a su amiga paula que entra al hospital de manera desesperada y sin tomar pausa envuelta en llanto solo pregunta.

PAULA: por favor señorita dígame dónde está mi amiga, ella se llama mariana y ha venido muy grabe por culpa de un accidente de auto, necesito verla tengo algo que decirle tengo que pedirle perdón.

PAULA envuelta en llanto suplica que la dejen pasar, grita fuerte y exige la habitación de su amiga las enfermeras la invitan a calmarse, pero paula no comprende pues siente que su amiga se aleja y no puede dejarla ir sin pedirle perdón.

Una de las enfermeras le dice tienes que calmarte pues tu amiga está en las salas de intensivo en el 3er nivel, pero en ese estado no te dejaran pasar.

MARIANA al escuchar donde se encuentra sale corriendo subiendo escalones, la muerte pisando sus talones mientras más se acerca a su cuerpo más fuertes son los gritos más densa en la oscuridad al llegar a la sala de intensivos mira a toda su familia lentamente entra a la habitación y se ve allí postrada con cable y tubos y junto a ella David que sujeta su mano y llorando le pide perdón pues siente que todo es su culpa MARIANA intenta consolarlo, pero sabe que es inútil.

DAVID escucha a PAULA llegar y de forma feroz la coge por el brazo la aleja de los demás y le dice.

DAVID: qué demonios haces aquí, vienes a dañar nuestras vidas.

PAULA: nunca quise todo esto fue un error (llorando)ella es como mi hermana y necesito su perdón.

DAVID: estás loca ¿qué aras? comenzaras a gritar lo que alguna vez paso entre tú y yo, sabes que no te lo permitiré, largate de aquí.

MARIANA aun no comprende que sucede y olvidando por un segundo que la muerte le busca intenta comprender que pasa entre su futuro esposo y su mejor amiga.

PAULA forcejeá con DAVID dándole un golpe bajo logra cruzar y entra corriendo a la habitación.

DAVID grita como loco diciendo.

DAVID: paula no lo hagas, no te atrevas maldita sea destruirás mi vida acabaras con mi futuro.

Todos al ver el alboroto corren a la habitación tras PAULA Y DAVID y frete a todos PAULA con voz quebrada dice.

PAULA: amiga, aunque creo que ya no merezco ese título hoy vengo ante ti a decirte una verdad que ha estado devorando mi corazón desde hace meses, yo y el hombre que amas hemos tenido un romance durante 6 largos meses.

Hemos traicionados tus confianzas tu aprecio tu amor y tu amistad y por eso hoy desde lo más profundo de mi corazón te pido perdón, aunque sé que no lo merezco.

MARIANA quedando impacta por la noticia ofendida traicionada enfurecida se retira lentamente de la habitación llegando a la Salida escucha unas palabras que derraman la última gota de la ironía.

DAVID: MARIANA ella me obligo yo siempre te he amado.

MARIANA se detiene y con una explosión de furia sin medir sus actos coge entre sus manos un carrito de comida parado junto a su habitación y con todas sus fuerzas lo lanza al suelo dejando a todo el mundo asustado en aquel lugar.

MARIANA parada en el pasillo frente a su habitación ve como las luces viene apagándose los gritos acercándose el sonido que retumba contra el suelo tun, tun, tun.

Cada vez más fuerte la voz los susurros rebotan en las esquinas, MARIANA corre y se poza junto a su cuerpo en la habitación ya no hay nadie solo ella quien espera la manifestación es persona del ángel de la muerte.

El susurro cada vez más fuerte el retumbar del acero que estremece todo el lugar y de repente todo para la luz vuelve y todo se calma, pero esa paz dura solo unos segundos.

Un gran grito de agonía recorre todo el hospital y un estruendo remece todo en aquel lugar las luces comienzan a parpadear y de repente frente a ella aparece un hombre vestido de negro con una clase oz en mano un sombreo de lado que cubre su rostro y una voz que retumba en todo el lugar.

LA MUERTE: MARIANA, MARIANA, MARIANA tanto que has corrido pensé que eras más inteligente, pero me equivoqué(sarcasmo) oh yo la misma muerte me que equivocado creí que te entregarías que comprenderías que ya desde este punto no hay más fututo para ti, pero insistes en retarme sabiendo que no ganaras.

Es que no le temes a la muerte.

MARIANA impacta no puede volverse o hablar solo mira como su vida está a punto de terminar.

MARIANA sacando fuerzas de su interior mueve sus labios y dice.

MARIANA: temor a la muerte más terror, pero eso no significa que soy sea mi día no estoy lista para morir y no lo are.

MARIANA levanto sus brazos serrando sus puños y con fuerza los bajos directos a su pecho impactando una y otra vez su cuerpo postrado en esa cama de repente comenzó a sentir como le faltaba la respiración, pero aun así salió corriendo.

LA MUERTE: tanto quieres vivir(furioso)tu vida no vale nada, no tienes amigos tu pareja te engañaba, todo el mundo te usa a nadie le importas, pero aun así enfrentas a la misma muerte para volver a tu vida ordinaria y sin sentido ya no hay vuelta atrás hoy te iras conmigo.

MARIANA corriendo siente como le falta la respiración mientras corre fuertes impacto rebotan en su pecho, pero eso no la detiene corre hasta llegar al último de piso de aquel edificio.

Ya sin salida parada en una esquina a más de 12 pisos de altura es enfrentada nuevamente y la muerte le pregunta.

LA MUERTE: porque te aferras tanto a la vida si no tienes nada por que vivir.

MARIANA: me aferro a mi vida porque nunca tuve una creí que sí, pero viví engañada pensé que era feliz, pero todo fue una ilusión, pero eso no me hace olvidar que tengo una familia y que puedo ser feliz, ahora puedo vivir mi vida sin temor o mentiras y no moriré porque me he jurado ser feliz y viviré para serlo.

LA MUERTE: mariana, perdiste tu tiempo viviste para otros nunca para ti dejaste pasar tu vida haciendo lo que otros querían que tu hicieras no aprovechaste tu tiempo y hoy es hora de partir sin segundas oportunidades.

Ven conmigo olvidaras el pasado y por retar a la muerte serás condenada a vagar en mi limbo hasta que el día y la hora lleguen.

MARIANA acorralada no sabe qué hacer la muerte se abalanza contra ella, pero recuerda las palabras de aquella estatua solo muriendo vencerás a la muerte.

MARIANA se lanzó de aquel edificio mientras caía escuchaba voces que la animaban a vivir luego un conteo y una voz que dijo despejen y al caer sobre el pavimento y cerrar los ojos escucho ya no podemos hacer nada.

Y en una profunda oscuridad una voz dijo.

LA MUERTE: te lo dije nunca te dejare escapar hoy es tu día.

MARIANA: yo te dije que aún no, no pienso morir sin a ver vivido antes.

MARIANA abrió sus ojos los doctores se sorprendieron todos en aquella sala se sorprendieron y aun en su subconsciente esa voz decía.

LA MUERTE: No me has ganado yo siempre estaré aquí en tus cumpleaños, en tus momentos felices cuando rías cuando llores y cuando el momento llegue te llevare y nada podrá evitarlo.

MARIANA postrada en la cama sonríe y dice podrás llevarme, pero cuando allá vivido mientras tanto espera en el rincón.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (393 votos, resultado: 16,48 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Un Fan del Blog

Te Recomendamos: