Dulce reencuentro

Publicado por: Eve

Descripción: Amaia recibe una carta de Pedro, el amor de su vida, quien la abandonó hace años. ¿Será capaz de aceptarlo de nuevo en su vida?

Personajes: Amaia, Pedro, Doña Consuelo, Natalia

PRIMER ACTO

Doña Consuelo se encuentra en la sala de estar bordando, cuando su hija, Amaia, aparece llevando la correspondencia.

Amaia: Las facturas de este mes han llegado, mamá.

Doña Consuelo: Déjalas donde siempre.

Amaia mira con más detenimiento las cartas y separa un sobre.

Amaia: Que raro, hay una carta para mí.

Doña Consuelo la mira con sorpresa.

Amaia: No puede ser… (mira el sobre con incredulidad), es de Pedro… ¡es de Pedro, mamá! Creí que él nunca iba a regresar.

Doña Consuelo: Yo también lo pensaba así, ¿qué dice?

Amaia lee la carta.

Amaia: Dice que quiere verme.

Doña Consuelo: No estarás pensando en ir.

Amaia: No lo sé, no sé si pueda perdonarlo… si llegara a enterarse de que no he podido olvidarlo en todo este tiempo…

Doña Consuelo: Hija, nunca has querido decirme lo que realmente pasó aquella vez. ¿Por qué se separaron?

Amaia: Es una historia complicada…

SEGUNDO ACTO

Las luces se han desvanecido para iluminar un solo lado del escenario. Allí, vuelve a aparecer Amaia con un atuendo diferente, acompañada de Pedro, su novio. Ambos discuten.

Pedro: Tienes que entender que esto lo hago por mí, para superarme. Es mi sueño.

Amaia: ¡¿Por qué no solo me dices que quieres largarte y ya?! ¡Nunca te he importado!

Pedro: ¿Cómo puedes decir eso? ¡Eres el amor de mi vida.

Amaia: Si eso fuera verdad no me abandonarías para irte tan lejos.

Pedro: Amaia, entiende, esta beca es algo excepcional, no puedo darle la espalda a mis sueños. Quiero que las cosas terminen bien entre nosotros.

Amaia solloza desesperadamente.

Pedro: Por favor, Amaia, por favor… tal vez, algún día, tú y yo…

Amaia: Ya no hay más tú y yo. Tomaste tu decisión. Ahora sal de mi vida, cuanto antes empiece a olvidarte mejor.

Pedro la mira con tristeza y se marcha, dejándola sumida en su dolor.

TERCER ACTO

El telón se abre mostrando a un hombre con gabardina, que espera en una banca y consulta su reloj nerviosamente. Parece estar esperando a alguien. Es Pedro, quien no sabe si su amada llegará a verlo. Después de echar otro vistazo a su reloj, suspira y se levanta para alejarse.

Amaia llega en ese momento llevando a una niña pequeña de la mano.

Amaia: ¡Pedro!

Pedro se da la vuelta y la mira con sorpresa.

Pedro: Creí que no querrías verme… después de la manera en que me fui…

Amaia: Al principio así era, pero luego lo pensé mejor… lo quiera o no, siempre habrá una razón que nos mantendrá unidos. (Se dirige a la niña). Natalia, ¿te acuerdas que una vez te hablé de tu padre? Salúdalo, amor.

Pedro: ¿Padre? (Mira a la niña, lívido). ¿Por qué nunca me lo dijiste?

Amaia: Te fuiste, no creí que significara algo para ti.

Pedro se acerca a ella y la toma entre sus brazos.

Pedro: Siempre has sido lo más importante para mí. Quiero que seamos una familia. Perdóname.

Amaia sonríe y los dos abrazan a su hija.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (4 votos, resultado: 20,00 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: