El amor no tiene edad

Publicado por: Eve

Descripción: Marisa está por casarse pero justo antes de la boda, conoce a un hombre que pone su mundo de cabeza.

Personajes: Marisa, Román, Elías

PRIMER ACTO

Marisa se encuentra en una cafetería revisando su laptop, cuando es abordada por un hombre maduro y muy atractivo.

Román: Buenas tardes, bella jovencita.

Marisa (confundida): Buenas tardes.

Román: Andaba buscando a mi hijo. Vengo de los dormitorios de estudiantes pero como no lo encontré, pensé que podía venir a tomarme algo mientras tanto. Y que suerte la mía, encontrarme con una señorita tan bonita como tú.

Marisa (ruborizada): No diga eso, si usted podría ser mi padre.

Román: Pero no lo soy, me llamo Román. ¿Y tú?

Marisa: Marisa.

Román: ¿Puedo invitarte a tomar algo?

Marisa: Es que mi novio está a punto de llegar…

Román: Por favor, solo será un momento.

Marisa: Vale… si usted quiere.

Los dos se toman algo juntos, ríen y coquetean.

SEGUNDO ACTO

Marisa entra en el dormitorio de su novio suspirando.

Marisa: Ay, que señor tan guapo… pero esto no está bien, ¿que diría Elías si se enterara? Él es mi novio…

Elías entra en ese momento.

Elías: ¿Qué dices, mi amor?

Marisa (nerviosa): Uy, nada amor, solo estaba hablando conmigo misma. Ya sabes como soy.

Elías: Que bueno que te encuentro aquí. Mi papá vino a visitarme y quiero que lo conozcas. Pasa, papá.

Román entra en la habitación y se queda de piedra al ver a Marisa.

Elías: Marisa, él es mi papá. Papá, ella es Marisa, mi novia.

Román: Mucho gusto, Marisa.

Estrecha su mano y los dos se miran muy apenados.

Elías: Esto se merece un trago. Voy al cuarto de al lado, a ver si mi amigo tiene algo de beber.

Cuando Elías sale de la habitación, Marisa y Román se sueltan la mano.

Marisa: ¡Eres el papá de Elías! ¡¿Pero cómo?!

Román: No puedo creer que me coquetearas siendo novia de mi hijo.

Marisa: ¿Perdón? Tú fuiste quien insistió en coquetear, ¡además yo que sabía!

Román: Eso no se puede volver a repetir. Mi hijo no se merece esto.

Marisa: ¿No te gusto?

Román: Claro que sí… muchísimo… pero no está bien…

Marisa: Pues tú a mí sí me gustas, Román. Creo que lo nuestro fue amor a primera vista.

Román: ¡Esto es una locura! (Sale del escenario).

TERCER ACTO

Marisa y Elías están solos en la sala de estar de su casa.

Marisa: Elías… hay algo que tengo que decirte…

Elías: Déjame hablar a mi primero. Debo confesarte algo. (Suspira). Estoy enamorado de otra persona.

Marisa: ¡¿Qué?!

Elías: Marisa, no lo pude evitar. Lo siento, pero… Doña Celia, la mamá de mi mejor amigo, me trae vuelto loco.

Marisa: Vaya coincidencia.

Elías: ¿No estás enojada?

Marisa lo besa en la mejilla.

Marisa: Yo sé bien que en estas cosas uno no decide. Ve a buscarla.

Elías: Gracias, Marisa. Espero que encuentres a alguien digno de ti. (Sale de escena).

Román entra en la habitación y Marisa se lanza a sus brazos.

Román: Marisa, te dije que aquí no…

Marisa: ¡Ya nada se interpondrá entre nosotros! ¿Crees que soy la única a la que le gustan maduros? (Lo besa).

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (50 votos, resultado: 15,54 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: