El amor no tiene género

Publicado por: Eve

Descripción: Román es un adolescente gay que vive con un padre intolerante, lo cual le llevará a tomar una horrible decisión.

Personajes: Román, Martín, Papá, Mamá

PRIMER ACTO

Frente a una escenografía urbana, Román y Martín entran riendo y dándose empujones como dos buenos amigos.

Martín: ¡De veras que eres un tonto!

Román: Sabes que es verdad lo que digo.

Martín: Lo sé… (se acerca a él y le sonríe), por eso me gustas.

Román (nervioso): Martín… aquí no, que estamos en plena calle…

Martín: ¿Y qué? No estamos haciendo nada malo. (Lo toma de la mano).

Román: Ya sé, pero… pero es que…

Martín: ¿Qué?

Román: Nada. Es que me pones nervioso.

Martín: No tienes porque estarlo. (Lo besa en la mejilla). Sabes que me gustas mucho, Román.

Ambos se miran entonces y tímidamente, unen sus labios.

Román (separándose): Martín, perdona… me tengo que ir a casa. Ya es muy tarde.

Sale corriendo de escena.

SEGUNDO ACTO

Román entra en su casa y encuentra a sus padres en la sala de estar.

Papá (molesto): ¿Dónde estabas?

Román: Andaba por ah´´i con los muchachos.

Papá: ¡¿Tú te crees que soy tonto?! ¡Andabas haciéndote tonto con el rarito ese!

Mamá (nerviosa): Cariño, por favor…

Papá: ¡No quiero escuchar nada!

Se acerca hasta Román y le propina un golpe que lo tira al suelo.

Papá: ¡En esta casa yo quiero hombres! ¿Tú te crees que no sé lo que haces por ahí con ese depravado?

Román solloza en el suelo.

Román: ¡Pero no hacemos nada malo, papá! ¡No le hacemos daño a nadie!

Su padre vuelve a golpearlo y acto seguido, le da una patada que le quita el aliento.

Mamá: ¡Basta! ¡Basta, por el amor de Dios! ¡Es tu hijo!

Papá: ¡Es un anormal del que me avergüenzo! Lo que hace es una aberración… y si no piensa cambiar su comportamiento, yo no puedo consentir que siga viviendo bajo mi techo. Ojalá nunca hubieras nacido.

Román se arrastra por el suelo sollozando.

Román: ¡Sí! ¡Ojalá nunca hubiera nacido para no tener que soportar a un padre como tú! ¡Estoy harto de vivir!

Se levanta como puede y sale corriendo de escena.

TERCER ACTO

Román se encuentra en el baño, vestido tan solo con su ropa interior. Su cuerpo se halla cubierto con cicatrices y moretones. Cierra la puerta con seguro y se mira al espejo con tristeza.

Román: Te odio.

Abre un cajón del lavabo y toma una cuchilla para afeitar, mirándola con resentimiento.

Román: Si no puedo cambiar lo que soy y lo que siento, ¿entonces que caso tiene que siga aquí? Si está mal ser así, querer a alguien como yo… ¿entonces como se supone que sea feliz? Ya no aguanto más.

Se acerca hasta la bañera y la llena de agua.

Román: Adiós, papá. Ya no podrás hacerme daño.

Se mete en la bañera lentamente y una vez allí, dirige la cuchilla hacia sus venas, gimiendo de dolor. Acto seguido se desvanece y queda inmóvil mientras el agua se tiñe de rojo. Alguien toca a la puerta desde afuera.

Mamá (voz fuera de escena): ¿Román? ¿Román estás bien?

No hay respuesta.

Mamá (con voz angustiada): ¿Román?

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (49 votos, resultado: 16,78 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: