El ceretón

Publicado por: Greg

¿De qué trata?

Bárbara una joven de 17 años se encuentra asechada por una entidad maligna, cada noche siente como algo la toca y acaricia, este tipo de eventos comenzaron siendo algo extraño y comenzaron a salirse de control cuando esta entidad trata de violarla.

Isabel madre de Bárbara no sabe qué hacer ante esta situación, su marido piensa que todo lo está inventando su hija.

Gioconda bruja del pueblo asegura saber que le sucede a la joven pero acusada de causarle ese mal según el padre de la joven.

Personajes

Bárbara: Chica de 17 años quien experimenta diferentes formas de actividad paranormal.

Isabel: Madre de Bárbara quien sufre con el dolor de su hija.

Yonaiker: Hermano menor de Bárbara, tiene 11 años y se preocupa mucho por su hermana llegando a dormir con ella.

Gioconda: Bruja del pueblo quien afirma saber la causa del mal que ataca a la joven Bárbara.

Casimiro: Empleado de Raúl.

Raúl: Padre de Bárbara, piensa que su hija solo actúa y que nada en realidad ocurre.

Toñito: Amigo de Yonaiker quien junto al resto se encargan de cuidar a Bárbara.

Samir: Amigo de Yonaiker quien junto al resto se encargan de cuidar a Bárbara.

Pepe: Amigo de Yonaiker quien junto al resto se encargan de cuidar a Bárbara.

Soraya: Mejor amiga de Isabel quien le aconseja buscar a la bruja del pueblo.

Acto I: Intrigas

Bárbara se preparaba para dormir, luego de cepillar sus dientes humectar su rostro busco su pijama para meterse a la cama.

Comenzó a sentir caricias en sus piernas las cuales ascendían hasta su sexo presionando fuerte, grito tan duro como pudo.

Isabel: — ¿Que sucede hija? — desesperada su madre acudió en su auxilio.

Bárbara: — Está ahí, está ahí, me toco de nuevo — Entre lágrimas se aferraba a su madre.

Raúl: — Hasta cuando muchachita del carrizo, no creo que este cuentico sea verdad, ya van varias noches que no nos dejas dormir — Su padre se encontraba furioso.

Isabel: — Pero bueno Raúl, no ves que la niña está asustada, colabora un poco por favor —

Raúl: — Por eso ella esta así, le alcahueteas todo, me van a volver loco entre ustedes dos — Dijo retirándose del cuarto.

Yonaiker: — Yo dormiré contigo chama, te cuidare de que no te molesten los espíritus — Dijo abrazando a su hermana.

Isabel: — Bueno dame un chance voy a preparar un té de manzanilla mi amor, recuéstate ya regreso —

La noche transcurrió sin alguna otra eventualidad.

Acto II: Comitiva

Isabel se encontraba desesperada, los ataques a su hija eran frecuentes, ya tenía moretones en todo el cuerpo, su marido la llevo a ver un psiquiatra pero ella sabía que era otra cosa, algo malo.

Soraya: — Comadre le digo véase con la bruja, la Gioconda es buenísima, esa seguro nos da unos remedios para despojar la casa — Dijo la mejor amiga de Isabel.

Isabel: — No lo sé comadre, Raúl me prohibió ir a donde esa bruja, Casimiro le dijo que era un loca —

Soraya: — Casimiro no sabe nada comadre, venga vamos a verla peo ya —

Las dos mujeres acudieron a la casa de la tan renombrada bruja, llena de árboles de todo tipo y muchos animales por doquier, la casa inspiraba un aura extraña.

Gioconda: — Sean bienvenidas, pasen, oh criatura del señor, te encuentras muy mal — Dijo la bruja dirigiéndose a Isabel — Vente dejemos que el tabaco hable por ti.

Isabel: — Esta bien —

Gioconda: — Amiga, un ceretón acecha su casa —

Isabel: — ¿Un ceretón? —

Gioconda: — Son hombres enfermos que invocando al diablo se vuelven invisibles, toman un gato negro y lo arrojan a un caldero caliente, lo tapan y dejan que el animal se cocine vivo, cuando terminan toman todos sus huesos y se colocan delante de un espejo, comienzan a colocar hueso por hueso debajo de su lengua hasta que se vuelven invisibles —

Soraya: — ¿Cómo sabremos quién es ese degenerado? —

Gioconda: — Podemos buscar su ropa, la cual se la quitan y dejan enterrada en algún lugar y condenarlo a vivir como ceretón, la otra es atraparlo cuando ataque y golpearlo fuerte, al día siguiente a quien veamos con cicatrices seguramente será el ceretón —

Isabel: — No lo sé, todo suena tan raro —

Gioconda: — Tú decides si creerme, yo cumplo con advertirte —

 

Acto III: Peligro

Una vez más Bárbara se preparaba para dormir, esta vez sola, término con todo y procedió a recostarse, no paso mucho tiempo cuando comenzó a sentir las caricias, pero esta vez el ceretón se encontraba encima de esta y pudo sentir como el miembro de la criatura le rozaba la pierna, intento gritar pero este la ahorcaba.

Mordió el dedo del ceretón y tan solo pudo decir sin fuerzas — Mami —

La puerta fue derribada por Yonaiker y sus amigos quienes entraron al cuarto armados con bates de béisbol, Soraya tomo una sartén mientras Isabel rociaba semillas de mostaza en la puerta, ahora el ceretón se encontraba encerrado.

Yonaiker: — Está en la cama péguenle duro a ese maldito —

Pepe: — ¡Se metió debajo de la cama! —

Toñito: — De esta no se salva —

Samir: —Me ha pegado, cuidado pega muy duro —

Isabel: — Vamos a dejarlo salir — El ceretón emitía sonidos tenebrosos debajo de la cama, al retirar las semillas salió rápido del cuarto — Mañana sabremos quién es.

Raúl fue espectador de todo, no participo ni dijo una palabra tan solo se acercó su hija y la abrazo muy fuerte mientras lloraba y se disculpaba.

Acto IV: Muerte

A la mañana siguiente Raúl comenzaba a trabajar en el taller de su casa, Casimiro tardaba en llegar para comenzar su labor.

Casimiro: — Buenos días patrón, disculpe la tardanza, pero es que ayer me atracaron y me quitaron todo —

Raúl: — Como va a ser, bueno tomate el día libre cualquier cosa me avisas — Miro con mucha curiosidad al Casimiro, tenía una gorra que lo tapaba todo, usaba un abrigo que cubría sus brazos, había mucho calor — Casimiro espérame ahí —

Tomo el abrigo y se lo arrebato al hombre, ciento de moretones en su cuerpo.

Raúl: — Mira desgraciado — Le propino un golpe en la cara — ¡Te voy a matar! — Casimiro fue descubierto, él era el ceretón, como pudo se zafo de Raúl y huyo.

Isabel se encontraba en su casa lavando los corotos cuando escucho los gritos de su hija.

Bárbara: — Ayúdame mami— El ceretón había regresado y esta vez mataría a bárbara.

La criatura la tomaba por el cuello firmemente, los amigos de Yonaiker se abalanzaron y lograron ayudarla, pero la furia era incontrolable, ninguno puedo detenerlo.

Raúl: — ¿Que sucede aquí? — El ceretón se abalanzo contra él.

La lucha se casi destruye la casa, Gioconda se apersono al lugar para apaciguar la furia de la bestia, tomo unas ropas y les prendió fuego. El ceretón comento a gritar fuertemente, y se desvaneció.

Gioconda: — Ya no tendremos más problemas con este degenerado —

Raúl abrazo  a su familia y le dio las gracias a Gioconda, gracias a ella pudo salvar a su familia.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (7 votos, resultado: 17,00 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Greg

Te Recomendamos: