El curioso caso del hombre que no podía dejar de hablar

Publicado por: Dana

11677317-hombre-serio-en-la-cabina-de-telefono-publico-en-la-noche

Ciudadano 1

(Cabizbajo y con las manos en los bolsillos este hombre de mediana edad camina de manera pesada mientras bosteza, en su espalda vemos una mochila, y por el gesto de su rostro sospechamos que se acaba de despertar hace no demasiado rato. De repente algo interrumpe su caminar: al pasar por delante de una vieja cabina de teléfonos el timbre suena. Ciudadano 1 da un leve respingo, y con aire resuelto decide descolgar el auricular)

– Sí, ¿dígame?

Interlocutor

– Hola: ¿como está? Buenos días amable desconocido. Quizá le parezca curioso que hoy no me haya podido resistir a levantarme y acto seguido llamar a este número de teléfono que como en sueños ha aparecido en mi mente.

Ciudadano 1

(Con cara de incredulidad y gesto desconfiado)

– Mmm, ¿pero quién habla?, ¿necesita alguna cosa?

Interlocutor

(Con un tono impaciente en su voz)

– ¿Acaso es que usted no me ha escuchado?, no necesito nada, tan solo he sentido un deseo irresistible de llamar por teléfono y hablar con la persona que estuviera al otro lado. ¿A que se dedica usted?, ¡donde va a estas horas de la mañana!

Ciudadano 1

(Mira el auricular del teléfono con hastío y vuelve a colocárselo en el oído)

– Creo que se está usted riendo de mi, y sinceramente no soy ningún estúpido para caer en este tipo de juegos. Me voy a trabajar, que tenga usted un buen día.

(acto seguido cuelga el teléfono con gran desaire, da 3 pasos y vuelve a sonar el teléfono de la cabina. Ciudadano 1 se acerca y vuelve a contestar)

– ¿Es usted otra vez?, ¿está loco?, ¿se aburre? ¿o acaso no tiene nada mejor que hacer?, ¡dígame cuál es el cable que se le ha cruzado!

Interlocutor
(Entre risas y carcajadas)

– ¡Es usted muy divertido!, tengo que decirle que me agrada mucho: ¿le gustaría hablar sobre la situación del gobierno actual?, ¿o sobre economía?

Ciudadano 1

(Con el ceño fruncido y gesto de enfado)

– No tengo nada más que decirle, adiós.

(pasan cinco segundos desde que ha colgado el teléfono, cuando este vuelve a sonar: Fuera de sí Ciudadano 1 da la vuelta y vuelve a responder)

– ¿acaso es que no puede dejar de llamar?¿ no puede dejar de hablar?

Interlocutor

(Con tono desafiante)

– Mírelo de esta manera: ¿el problema es suyo o mío?, ¿soy yo el que no puede dejar de llamar, o es usted el que no puede parar de responder?

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (103 votos, resultado: 13,93 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Dana

Te Recomendamos:

Publicado por:Dana

Escritora aficionada de literatura breve, amante de los buenos libros, el cine,la música y los animales. ¡Estudiante de arte y enamorada de la vida a cada segundo que pasa!