El hijo pródigo

Publicado por: Eve

Descripción: Un joven acaudalado se marcha de casa de su padre para despilfarrar su herencia. ¿Podrá volver a casa y obtener su perdón?

Personajes: Padre, Hijo mayor, Hijo pródigo, Hombre 1, Hombre 2

PRIMER ACTO

Se abre el telón mostrando una casa antigua y muy lujosa. Hay tres personas sentadas a la mesa: un padre junto a su primogénito y a su hijo menor.

Padre: Ya son unos hombres y ha llegado la hora de repartirles mi fortuna. Les voy a dar lo mismo a los dos y espero que sean lo bastante inteligentes como para gastarlo con sabiduría.

Abre un cofre de madera lleno de monedas de oro y entrega a sus hijos la misma cantidad de dinero.

Padre: Hijo mío, mi primogénito, ¿qué piensas hacer con tu parte?

Hijo mayor: Yo me voy a quedar a tu lado padre y voy a invertir estas monedas en ganado, para que a tu hacienda nunca le falte nada.

Hijo pródigo (resoplando): ¡Qué aburrido! ¿Para qué quieres gastarlo en eso, si padre ya tiene suficiente?

Padre: ¿Y tú qué piensas hacer con tu dinero, querido hijo?

Hijo pródigo: Yo sí lo voy a aprovechar, ¡me marcho de aquí a conocer el mundo! (Toma su parte y se levanta). ¡Hasta nunca!

Sale del escenario mientras su hermano niega con la cabeza.

SEGUNDO ACTO

El hijo pródigo se encuentra bebiendo de una jofaina, completamente borracho. A su alrededor, la gente bebe, baila y juega. Él sonríe y se tambalea.

Hijo pródigo: ¡Qué bonito es vivir de fiesta!

Dos hombres se acercan a él con rostros enojados.

Hijo pródigo: ¿Se les ofrece algo, señores? (Ríe)

Hombre 1: No has pagado la cuenta de este día, ni la de ayer.

Hombre 2: ¿No dijiste acaso que eras un joven muy acaudalado?

Hijo pródigo: ¿No les he pagado? Qué raro… estoy seguro de que tengo algo por aquí…

Se palpa la ropa intentando encontrar algo de dinero, en vano.

Hombre 1: Ya terminaste de despilfarrar todo lo que tenías, ¿no es así?

Hijo pródigo (asustado): Por favor, no llamen a las autoridades, ¡yo hago lo que sea con tal de pagar mi deuda!

Los dos hombres se ven con malicia y sonríen.

Hombre 2 (empujando al hijo pródigo al suelo): Siendo así, ponte a limpiar nuestra taberna. ¡Y queremos que quede bien reluciente!

Los dos ríen, mientras el muchacho recoge cosas del piso y llora de humillación.

TERCER ACTO

El padre se encuentra en casa con su hijo mayor, contando unas monedas de oro.

Padre: Has usado tu dinero sabiamente, hijo mío. Nuestros negocios están mejor que nunca.

Alguien toca a la puerta. El padre se levanta para abrir y se encuentra con su hijo menor, triste, sucio y mal vestido.

Padre: ¡Hijo mío! ¡Qué alegría tenerte en casa! (Lo abraza) Creí que nunca más te tendríamos de vuelta.

Hijo pródigo (con tristeza): Tenía miedo de que no me recibieras de vuelta, padre. Sé que no tengo cara para presentarme ante ti, gasté neciamente todo lo que me diste.

Padre: Eso no tiene la menor importancia, Dios nos ha enseñado a amarnos a pesar de las adversidades. Y tú siempre serás mi hijo. (Dirigiéndose a su primogénito). ¡Manda traer ropas nuevas para tu hermano! Hoy somos una familia de nuevo.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (15 votos, resultado: 14,07 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: