El mejor bocadillo del mundo

Publicado por: Dana

comida-y-depresion

Jorge

(Mientras habla sonríe de manera bonachona, y un gesto de añoranza se dibuja en su rostro)

– De mi juventud guardo tantísimos buenos recuerdos, mi buen amigo, que sería incapaz de quedarme tan solo con uno. Puedo considerarme como un ser humano afortunado, pues a lo largo de mi vida he conseguido encontrar la paz espiritual que todo el mundo anda buscando en la actualidad.

Pedro

(Asiente y le devuelve la sonrisa así como el gesto de aprecio a su amigo)

– ¡Y tanto que puedes considerarte afortunado!, pues tanto tú y como yo hemos vivido una juventud agitada en la que la locura en ocasiones tomó las riendas de nuestra vida.

Jorge

(Con un gesto de sorpresa frente a las declaraciones de su compañero)

– ¿A qué te refieres exactamente?, porque me viene a la mente aquella extraña misión que se nos metió entre ceja y ceja durante un par de meses, ¿recuerdas?, aquella sobre los bocadillos.

Pedro

(Riendo a carcajadas)

-Pues no me refería a eso en concreto, ¡pero ya que me lo recuerdas!, cómo nos gustaba disfrutar de la buena mesa durante nuestra juventud: ¡qué buen apetito nos caracterizaba!

Jorge

(con un aire melancólico y como pensativo)

– Lo que daría por volver a saborear aquel bocadillo al que bautizamos, después de nuestra intensa búsqueda, como “el mejor bocadillo del mundo“.

Pedro

– ¡Y tanto!, recuerdo su sabor, los ingredientes generosos, en su cocción justa, y aquel pan tan crujiente…

Jorge

(mientras se frota las manos)

– A la vuelta de la esquina hay una tienda. ¿Te atreves a recuperar un poco de nuestra juventud?

Pedro

(levantándose de la silla rápidamente)

– ¡Por supuesto!

(Pedro y Jorge abandonan su mesa en el café y doblan la esquina para entrar en una tienda, con tres pequeñas mesas vacías y una gran barra donde descansa apoyado uno de los camareros)

Jorge

(mientras se acerca a la barra)

– Perdone, mi compañero y yo estamos en una cruzada por el mundo a la búsqueda del mejor bocadillo que se pueda comer sobre la faz de la tierra.

Camarero

(con los ojos como platos)

– ¿Perdone?, no entiendo ni una sola palabra. ¿Es esto para algún tipo de reality de la televisión?

Jorge

(Acercándose al camarero y con gesto muy serio)

– Compadre, ¿acaso la envergadura de mi buen amigo, que está aquí a mi lado ,y la mía le indican que bromeamos acerca de temas de comida?

Camarera

(interrumpiendo de repente, y acercándose a la barra)

– He oído su conversación y tengo que decirles que como sobre gustos no hay nada escrito, nada ni nadie puede considerar a un solo bocadillo como el mejor del mundo.

Pedro

– Discúlpeme , en ese caso es que usted ha comido muy poco.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (84 votos, resultado: 12,71 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Dana

Te Recomendamos:

Publicado por:Dana

Escritora aficionada de literatura breve, amante de los buenos libros, el cine,la música y los animales. ¡Estudiante de arte y enamorada de la vida a cada segundo que pasa!