El pastorcito mentiroso

Publicado por: Eve

Descripción: Un pastor muy mentiroso gusta de jugar bromas al resto de los aldeanos. Sin embargo, pronto aprendera que más vale decir la verdad a tiempo.

Personajes: Pastorcito, Ovejas, Lobo, Aldeanos

PRIMER ACTO

Un pastorcito se encuentra en el campo atendiendo a sus ovejas. De pronto, se acuesta a descansar al lado de una roca.

Pastorcito: ¡Qué aburrido me siento hoy! Algo debo hacer para pasar el rato, no hay nada que hacer más que cuidar ovejas y eso sí que no me gusta, no señor.

El chico se lleva una mano a la barbilla, pensativo.

Pastorcito: ¡Ya sé! (Sonriendo) Nada mejor para matar el tiempo que gastarle una broma al resto de los aldeanos. Ya verán esos tontos, ja ja ja ja ja.

El pastorcito se pone de pie y rodeando su boca con las manos, empieza a gritar asustado.

Pastorcito: ¡El lobo! ¡Qué viene el lobo! ¡Auxilio, por favor!

En el escenario aparece un grupo de aldeanos armados con antorchas, palos y machetes, que empiezan a buscar por todas partes.

Aldeanos: ¿Dónde? ¿Dónde está el lobo?

El pastorcito comienza a reír.

Pastorcito: Ja ja ja ja, ¡tontos! No hay ningún lobo. Todo era una broma mía. ¡De qué manera tan astuta los he engañado! Ja ja ja ja ja.

Los aldeanos miran al pastorcillo enojados y se machan murmurando cosas en su contra.

SEGUNDO ACTO

El pastorcito vuelve a aparecer en escena, vigilando a sus ovejas y jugando aburrido en el suelo.

Pastorcito: ¡Ya sé lo que voy a hacer de nuevo! A ver si esos torpes aldeanos vuelven a caer en mi broma.

Se para y se pone a gritar al igual que la vez anterior.

Pastorcito: ¡El lobo! ¡Que viene el lobo! ¡Ahora sí va a comerme! ¡Auxilio, auxilio!

Los aldeanos llegan corriendo de nuevo, armados hasta los dientes. El chico se vuelve a reír de ellos.

Pastorcito: ¡Pero qué tontos! ¡Han caído en el mismo truco dos veces!

Aldeano: ¡Esto no es un juego, ingrato! Ni pienses que te vamos a seguir soportando. La próxima vez que grites, nadie vendrá por qué eres un mentiroso. Estás solo a partir de ahora.

Los aldeanos se marchan enojados.

TERCER ACTO

El pastorcito está de nuevo aburrido mientras ve a sus ovejas. Sonríe con maldad y se pone de pie para gritar.

Pastorcito: ¡El lobo, que viene el lobo!

Un lobo enorme entra en el escenario detrás de él.

Lobo: ¡Y aquí está!

El pastorcito se da la vuelta con sorpresa y al verlo, se pone aterrorizado.

Pastorcito: ¡Por Dios! ¡Es el lobo, es el lobo de verdad!

El lobo comienza a perseguirlo por todo el escenario, mientras él continúa gritando con desesperación.

Pastorcito: ¡Auxilio! ¡Auxilio, por favor! ¡Esta vez es verdad! ¡Ya no mentiré, lo juro!

Nadie acude al llamado del chico. El lobo lo alcanza y lo tumba en el suelo.

Lobo: Demasiado tarde. Este es el castigo que reciben todos los mentirosos, ¿a qué ya no te parece tan divertido como antes?

El telón se cierra.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (5 votos, resultado: 10,20 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: