Obras de Teatro Cómicas

El poder de la indecisión

pasteles

Una mujer y su marido se encuentran en la entrada de la casa, ella va a coger su sombrero y se lo coloca sobre la cabeza.

Escena 1:

Juan: (con prisa)

-Entonces, ¿qué es lo que tengo que traer al final?

Su mujer:

-El pan y algo de merienda para los invitados que llegan a las 6 de la tarde. – la mujer hace amago de irse.

Juan:

– ¿Algo como qué? – Juan toca el brazo a su mujer y la mira pidiendo ayuda.

Su mujer:

– No sé, algún dulce. Coge algo de lo que veas en la panadería, que siempre tienen ricos pasteles y eso. – lo dice mientras coge a su marido, abre la puerta y lo lleva hacia fuera. – Date prisa, ¡que ya sabes la cola que se forma!

Juan:

– Lo sé, ya voy, ya voy. – Se coloca el sombrero que hay en la percha –  ¿Ni siquiera me vas a dar un beso?

Su mujer:

– Claro que sí – Se inclina y besa a su marido en la mejilla-. Venga, que se hace tarde Juan. –lo dice mientras cierra la puerta tras de sí. De repente se da cuenta de algo y vuelve a abrir la puerta, gritando-. ¡No te olvides de los pasteles, que nos conocemos!

Escena 2:

Narrador:

Juan es el primero de una larga cola que se forma tras de sí. Mira al panadero, un hombre grueso con gran bigote, que lo va a atender con alivio.

Juan:

– Menos mal, ya he llegado, parecía que no iba a ser nunca. – sonríe.

Panadero:

– Es lo que tiene ser la única panadería del pueblo señor, pero le puedo decir que la espera ha merecido la pena, ¡ja ja!. – La risa del panadero es potente y enérgica.

Juan: (vagamente intimidado por su risa)

– Bien, déme dos barras de pan por favor.

Panadero: (señala a la vitrina con los pasteles)

– Y, ¿no quiere el señor alguno de nuestros ricos pasteles?

Narrador:

A Juan de repente se le ilumina la cara, mira hacia un lado pensando en lo que le habría ocurrido si llega a aparecer sin los pasteles.

Juan:

– Sí, sí, claro. Vaya, casi se me olvidan y mi mujer me mata. – lo dice señalando cómicamente su cuello.

Panadero:

-Ni que lo diga, estas cosas las mujeres las llevan muy mal, ¡ja ja! – de nuevo ríe – Entonces, dígame señor qué es lo que se va a llevar.

Juan: (indeciso)

– Verá, van a venir 4 invitados: 2 niños y 2 adultos. Usted tiene más experiencia, ¿qué le parece a usted que debería llevarme?

Panadero:

– Pues, con los niños lo que no falla es el chocolate. Sin duda una tarta de chocolate es una opción ideal.

Juan:

– Oh, no, no puede ser chocolate. Mi mujer es alérgica al chocolate.

Panadero:

– Entonces quizá una clásico pastel de fresas con nata podría ser una buena opción.

Juan: (sigue indeciso)

– Ehm, sí tiene razón, aunque temo que hay uno de los niños, no recuerdo ahora cual, a quien no le gusta nada. No querría dejar al pobre niño sin tomar dulce. – le mira buscando comprensión.

Narrador:

El panadero comienza a ponerse nervioso, hay aún mucha gente en la cola y Juan le está entreteniendo demasiado. Mira al reloj y la cola intentando dar a entender a Juan que debería darse prisa, pero este parece no darse cuenta de las señales del panadero y sigue durante unos largos segundos mirando fijamente a la vitrina como si fuera a encontrar la respuesta grabada en el cristal .

Panadero:

– Señor, no hay cosa más cierta en este mundo que esto: a veces no se puede contentar a todos.

Juan: (con cierta indignación)

-Pero cómo me dice eso hombre, alguna solución tiene que haber, todo el mundo celebra meriendas con sus amigos y no resultan tan conflictivas. ¿No estará usted haciendo las cosas más complicadas de lo que en realidad son?

Panadero: (con los ojos como platos)

– Señor, creo que es usted el que se ve incapaz de elegir un simple pastel.

Narrador:

Una señora, que va justo después en la cola que Juan, lleva tiempo escuchando la conversación y poniendo toda clase de caras desde la impaciencia, pasando por la consternación y algo de ira. Cada vez se acerca más a la pareja que discute sobre pasteles, más y más harta de la absurda conversación.

Señora:

– Señores, ¿me disculpan por favor? – capta la atención de los dos hombres que ya se miran fijamente, enfadados. – Creo que existe una solución perfecta para este problema, si me permite que se la diga.

Juan: (esperanzado)

– Sí, por favor dígame.

Señora:

– Lo único que tiene que hacer usted es comprar ambos pasteles. Así cada persona podrá elegir entre ellos cual le gusta más.

Narrador:

Juan y el panadero se quedan con la boca a abierta por un momento. Después se miran y se sonríen nerviosamente.

Juan:

– Por supuesto, ¡qué tonto he sido! Por favor señor, póngame los dos pasteles.

Panadero:

– En un segundo los tiene. –Se apresura a prepararlo, aliviado.

Narrador:

Juan sale de la panadería, recibiendo el aplauso de toda la fila mientras se aproximaba a la puerta.

Escena 3:

Narrador:

Juan llega a su casa por fin, su esposa le abre la puerta y entra apresuradamente ofreciéndole un paquete.

Juan:

– Ya estoy aquí cariño, ahí tienes los pasteles.

Su mujer:

– ¡Madre mía lo que has tardado! – se dedica a observar el paquete en busca de algo mientras va frunciendo el ceño poco a poco y mirando con cara asesina a su marido– Juan… Juan, Juan, Juan. ¿Dónde está el pan?

Narrador:

El telón se cierra con un súbito ataque de terror de Juan ante su olvido y la cara con la que le mira su esposa.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas6 estrellas7 estrellas8 estrellas9 estrellas10 estrellas11 estrellas12 estrellas13 estrellas14 estrellas15 estrellas16 estrellas17 estrellas18 estrellas19 estrellas20 estrellas (132 votos, Calificación: 15,47 de 20)
Cargando…
Etiquetas

Acerca del autor

Dana

Escritora aficionada de literatura breve, amante de los buenos libros, el cine,la música y los animales. ¡Estudiante de arte y enamorada de la vida a cada segundo que pasa!

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE GUIONES DE OBRAS DE TEATRO CORTAS

CLIC para Descargar Obras de Teatro GRATIS

Obras de Teatro Clasificadas por N° de Personajes

RSS Obras de Teatro

  • La muerte madrina
    Un hombre muy pobre tenía 12 hijos, trabajaba día y noche pero a pesar de ello tan solo les podía dar pan, cuando su hijo numero 13 nació decidió buscarle un padrino, salió al camino y dijo que el primero en encontrarse le haría padrino de su hijo. Se topó con Dios en el camino, […]
    Gregoric Pacheco Oliveros
  • El condenado
    Esta es una historia de la vida real, contada por el señor Pablo Ortega y escrita por Eduardo Liñal. Pablo enfrentaba situaciones paranormales cuando era muy joven, en esa época se casó con la primera novia que tuvo, su vida fue limitada económicamente, pero eso no era un impedimento para que fueran felices, tiempo después […]
    Marco
  • El músico prodigioso
    Érase una vez, un músico prodigioso que vagaba solo en el bosque, pensando muchas cosas que le inquietaban. Cuando ya no sabía qué más pensar, dijo para sí mismo: “En la selva será aburrido, para permanecen allí, tendría que estar con un amigo que me haga divertir, aunque sea para hablar con él”. Colocó el […]
    Grecia Morillo
  • Campamento de Verano II
    Personajes David: Mal herido durante el día de la cosecha rogó para que Dylan pusiera a salvo a su hermanita. Teresa: Se separó del grupo durante la persecución Olga: Directora del campamento ardilla Natasha: Capitana del equipo águilas del campamento ardilla Oliver: General de las fuerzas especiales de Olga Rodrigo: Principal inversor del negocio “El […]
    Gregoric Pacheco Oliveros
  • Adivina mi pensamiento
    Personajes: – Nita: Es la nieta de Nany. Tiene tan sólo unos 13 años. – Nany: Su nombre auténtico es Nancy, y es la abuela de Nita. ACTO I Personajes en escena: Nany y Nita El reloj del gran comedor parecía tener vida propia. Se llevaba bien con el tiempo, gracias a él podía hacerse […]
    Ainoa Rodríguez

¡Hola!

Aureliano Vargas
Bienvenido a esta comunidad de aficionados a la literatura y al teatro. Me llamo Aureliano Vargas y soy el creador de esta comunidad de obras de teatro.

Espero que la pases bien y que cuando tengas tiempo libre, vengas aquí a leer las historias que frecuentemente publicamos. (obras de teatro cortas y largas de drama, cómicas, infantiles, de amor, de terror, etc.)

Si es que deseas agradecerle a los autores y difundir la lectura de estas obras de teatro cortas, puedes hacer clic en los botones sociales que hay en cada obra de teatro para compartir la web con tus amigos (twitter, facebook, google plus, o por email)

Si es que quieres recibir en tu email los guiones de las obras para representar en el teatro, tan solo debes poner tu email en el recuadro de arriba para suscribirte gratis.

Si quieres aportar a la comunidad con tu obra de teatro corta, puedes enviarla por email AQUÍ.

Por último, si quieres que seamos amigos, me puedes agregar AQUÍ