Obras de Teatro de México

El quinto sol

¿De qué trata?

 

Las los intentos fallidos de crear vida en la tierra los cuatro hermanos estaban decididos a no rendirse por tal motivo Quetzalcóatl bajo al inframundo en busca de cenizas y un hueso para crear nueva vida al mezclarlos con su sangre, así nacieron los seres humanos que repoblarían la tierra.

Pero aún quedaba una interrogante más, quien sería el nuevo sol que daría vida al mundo, esta incógnita sería motivo de suficiente para que Quetzalcóatl y Tezcatlipoca tuvieran sus diferencias.

 

Personajes

Tezcatlipoca: Hijo de los señores de la vida, señor de la noche, representa al norte, simboliza al cielo nocturno.

Camaxtle: Hijo de los señores de la vida, Señor de la caza y la guerra, simboliza el este.

Quetzalcóatl: Hijo de los señores de la vida, conocido como la serpiente emplumada, es el dios del arte y la vida, simboliza al oeste.

Huitzilopochtli: Hijo de los señores de la vida, es el colibrí zurdo, simboliza al cielo diurno y el sur.

Tecuciztecatl: Dios arrogante que se ofrece voluntariamente a ser el sol.

Nanahuatzin: Dios tímido y humilde, fue propuesto por los dioses para ser el nuevo sol.

Acto I

Los dioses se encontraban reunidos en Teotihuacán, en tinieblas, la falta de un sol sumergió al mundo en la oscuridad, tan solo una hoguera les brindaba luz a los presentes, pronto otros dioses les hicieron compañía y decidir que se haría para iluminar la tierra y a los seres que habitan en ella.

Quetzalcóatl: — Necesitamos u nuevo sol que ilumine el firmamento, que brinde guía a los humanos, que mantenga alejada a las criaturas de la noche y no sean devorados —

Camaxtle: — ¿Que propones hermano? Durante muchos siglos hemos asignado un sol para la tierra y siempre termina por perecer —

Huitzilopochtli: — En parte es nuestra culpa por no prever todos los incidentes que se presentaron, incluyendo la riña entre ustedes Quetzalcóatl y tu Tezcatlipoca —

Tezcatlipoca: — ¡Suficiente! Nada resolveremos si caemos en esto, lo que sí es seguro es que no podemos hacer lo mismo que hicimos en las eras pasadas, tendríamos el mismo resultado —

Quetzalcóatl: — Debo admitir que tiene razón Tezcatlipoca, se necesita un sacrificio mayor para crear un sol que pueda cumplir su función sin vacilar, el elegido debe ser sacrificado —

Todos los presentes se miraron unos a otros sorprendido ante la revelación de Quetzalcóatl, que dios se atrevería a dar su vida por la humanidad.

Camaxtle: — Aunque cualquiera puede proponerse o negarse, yo pienso que Nanahuatzin sería un buen candidato para esta responsabilidad —

Nanahuatzin: — Con mucho gusto mi señor, yo me ofrezco para realizar este sacrificio por el bien de la humanidad —

Tecuciztecatl: — ¿Cómo creen que este podría ocupar un cargo tan importante? Yo mismo seré el nuevo sol, yo me ofrezco para cumplir tan noble labor —

Tezcatlipoca: — Pienso que nuestro amigo lo haría estupendamente, es nuestro mejor candidato —

Huitzilopochtli: — Ambos pueden probarse, sus sacrificios serán bienvenidos, no caeremos en trivialidades de ver quien tiene la responsabilidad, ambos la tomaran y cumplirán con su deber —

Dicho esto se levantó dos pirámides en honor a Nanahuatzin y a Tecuciztecatl, estas mismas pirámides serian conocidas después como la pirámide de la luna y el sol respectivamente, ambos debían ayudar por cuatro días y meditar hasta la hora de la ceremonia.

Acto II

Durante cuatro días los dioses ayudaron en sus respectivas pirámides, tras esto debían subir hasta el altar donde sería la ceremonia, cada uno tendría que llevar sus vestimentas y presentar una ofrenda.

Tecuciztecatl portaba finas ropas de la mejor calidad, su ofrenda era bastante ostentosa, llena de los más finos materiales, incluían plumas de quetzal, ramas de abeto, oro, punzones de jade con puntas de coral rojo, espinas de maguey con su sangre e incienso de la mejor calidad que se pudiera encontrar en todo el mundo.

Por su parte Nanahuatzin portaba ropas muy sencillas de poco valor, su ofrenda era igual de pobre, ramas de abeto y algunos manojos de hierbas, haces de caña y espinas de maguey con su sangre, para el incienso utilizo sus propias ostras las cuales encendió.

Quetzalcóatl: — Adelante, cuando estén preparados pueden lanzarse a la hoguera, su muerte significara el nacimiento del nuevo sol —

Todos observaban, de pronto sin palabra alguna Nanahuatzin se lanzó a las llamas las cuales lo consumieron rápidamente, esperaban que Tecuciztecatl fuera el siguiente, pero tras cuatro intentos fallidos los dioses empezaban a impacientarse, hasta que el cobarde de Tecuciztecatl se lanzó a las llamas también, después de ellos fueron sacrificados el águila y el jaguar.

Huitzilopochtli: — No los veo hermanos, ¿habrá funcionado?  —

Camaxtle: — Por supuesto no lo dudes, mira como está aclarando, mira son ellos —

Dos soles se alzaron en el firmamento iluminando la tierra.

Quetzalcóatl: — Pienso que dos soles son demasiado —

Camaxtle: — Tienes toda la razón, debemos hacer algo —

En eso uno de los dioses Ehecatl envió un conejo para apagar a uno de los soles, este movimiento creo la luna.

Quetzalcóatl: — Observen al nuevo sol, Nanahuatzin, quien ahora lo llamaremos como Tonatiuh, el sol del hombre.

Huitzilopochtli: — Aun tenemos un problema, no sé si lo ha notado pero la fuerza de Tonatiuh es inmensa, a este paso secara lagos y ríos, creara incendios y destruirá todo a su paso —

Tezcatlipoca: — Debemos de hacer un último sacrificio, debemos otorgarle nuestra sangre al sol para que mengue su poder y no ocurra una catástrofe —

Todos sacaron sus navajas de obsidiana y cortaron sus venas, la sangre comenzó a derramarse en el fuego, el sacrificio había llegado al Sol, su poder menguo de esta manera los dioses evitaron que se quemara la tierra.

Bajo el nuevo sol la humanidad prospero, habían encontrado su plenitud en el universo, pronto el sol les proveería de otras cosas además de arroparlos con su luz, él les daría el alimento que los salvaría del hambre, el maíz.

Los dioses estuvieron satisfechos por el trabajo que durante siglos les hizo perder la calma y muchas vidas, ahora podían ver como la humanidad crecía y los adoraban, como muestra de lealtad los sacrificios se convirtieron en la forma en que la humanidad evitada que los dieses siempre les brindaran su protección.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas6 estrellas7 estrellas8 estrellas9 estrellas10 estrellas11 estrellas12 estrellas13 estrellas14 estrellas15 estrellas16 estrellas17 estrellas18 estrellas19 estrellas20 estrellas (24 votos, Calificación: 9,71 de 20)
Cargando…
Etiquetas

Acerca del autor

Greg

DESCARGA GRATIS 20 GUIONES DE OBRAS DE TEATRO CORTAS

CLIC para Descargar Obras de Teatro GRATIS

Obras de Teatro Clasificadas por N° de Personajes