El televisor

Publicado por: Un Fan del Blog

Historia enviada por Ricardo Elias Caffo (lector del blog)

Yo siempre fui una persona miedosa, siempre tuve miedo. Primero a quedarme solo de niño, luego a la oscuridad, dormí con mi mama hasta los 12 años creo. Y creía siempre que el demonio se me iba a meter por entre mis sabanas. A veces pienso que sufría de esquizofrenia, o cualquier otro mal. Veía en las noches colgadas de mi techo cabezas que me miraban sonriendo, caras de payasos y sentía sonidos de moscas en mis oídos. O aveces sentía que mi cama se me movía de golpe. Y salía corriendo con el corazón en la boca. Mi infancia fue traumatizante.

Yo les juro que no creo en fantasmas. Me volví Ateo, porque preferí no creer en dios para no creer en el demonio. Ni en los espíritus. Y siempre vivi toda mi vida negando la existencia de fantasmas, de duendes o de cualquier fenómeno paranormal que no sea explicado primera por la ciencia. Me hice científico para poder creer y confiar en solo lo que se puede ver. Nunca vi un fantasma. Lo juro. Pero siempre vivi escuchando testimonios a mi alrededor sobre eso. Historias de terror, y juegos de miedo. Pero yo me volví duro, reacio a cualquier evento de miedo. Era fanático de las películas de terror, me las veía todas cuando salía en cartelera. Y siempre que podía buscar en cable películas de terror también las veía. Ahora ya no tengo miedo es cierto, pero nunca entendí porque siendo niño me gustaban tanto las historias de terror, y de ahí no podía dormir. Nose porque de niño me gustaba ver películas de terror si de ahí no iba poder dormir, y no se porque leía historias de terror… si corría el riesgo de nunca poder dormir.

Esta historia es real. y yo les juro que nunca pensé contarla. Pero ya no puedo mas. Pero no te preocupes no eres el primero, ni serás el ultimo que la lee.  O quizás si…

Yo era de las personas que dormía con el televisor prendido. Y mas que todo era porque me gustaba “sentirme acompañado”, o cuando estaba solo también escuchaba música. Siempre venia televisión. Y cuando amanecía la apagaba. Todo estuvo bien hasta el día aquel… ese día que…. En serio preferiría no contarla.

  • ¡DILO!

Escucharon esa voz. Quien no tiene un televisor en casa, yo nunca pensé que fuese así. ese día abrí mis ojos en la madrugada, creo que no había dormido bien, seguro comí muy tarde.. el asunto es que desperté. Cosa que nunca pasa, siempre escuche el dicho que decía, nunca te despiertes en la madrugada porque las almas están tras de ti. Me senté en mi cama, y me sobe los ojos. Sentía un una pequeña sensación de frío. Pero no era una sensación de baja temperatura, sino como si me estuvieran respirando al lado, un viento helado, algo desolado. Comencé a tiritar y ese viento paso por todo mi cuerpo, recorriendo venas,  quedándose aferrado a mi cerebro.

Mire entre la oscuridad y ahí estaba el televisor. No era muy grande, pero para mi cuarto pequeño estaba bien, ese televisor que yo había dejado prendido estaba ahora apagado. Dije que extraño. Mire bien el televisor y vi como una lucecita blanca salía del medio, de pronto se encendió y salió la cara de una vieja, con pelo lacio y largo, peinándose… nunca olvidare ese rostro. Y cuando la mire me sonrió. De pronto sonó un sonido así como cuando se prende el televisor y desapareció y el televisor volvió a quedar negro. Salí corriendo de mi cuarto y me fui para el baño. Me moje la cara varias veces, simplemente no podía creer lo que estaba viendo. Pensé quedarme en el baño hasta que amanezca, pero resolví al final que seria absurdo, así que decidí regresar a mi cuarto. Entre con mucho cuidado, repitiendo en mi cabeza, una  otra vez… porque diablos vi eso, no puede ser verdad, que era eso… nunca hubiera dormido con la televisión prendida.

Mi cuarto estaba vacío, y la televisión apagada. Entonces decidí acostarme y continuar durmiendo, cuando de pronto se volvió a prender el televisor. Apareció otra vez esa anciana diciendo hola…! Desde la pantalla… con una sonrisa y unos ojos negros, no tenia dientes. Yo no atine hacer otra cosa que taparme rápidamente, de pronto siento que me comienzo atorar, sentía como unas cosas raras en mi boca. Y cuando veo, mi almohada estaba llena de pelos, de pelos blancos de cabellera, eran canas… como el de la señora de la televisión.  Comencé atorarme con los pelos y no podía pararme de mi cama. Comencé a revolcarme en mi propia cama, desesperado porque me estaba atorando con los pelos de la vieja. No sabia, y hasta ahora no puedo explicarme que paso. En fin, seguí revolcándome hasta que de pronto, toda mi cama estaba llena de cabellos blancos, como en el suelo de una peluquería llena de pelos… de pronto se volvió a encender la televisión  otra vez… esa imagen en blanco y negro con la vieja sonriendo, mirándome con esos ojos de muerto… pero esta vez estaba sin pelo, estaba completamente calva. Y levanto la mano y me señalaba a mi, y me decía: tu, tu y me señalaba su cabeza…sin pelos. Comencé a temblar  a decir… lárgate. Déjame en paz. De pronto se prendió la luz. Mire estrepitosamente al techo, el foco estaba prendido. Cuando regrese mi vista hacia la televisión ya no había nada, todo estaba apagado.

original

Corrí desesperado hacia el cuarto de mis papas. Cuando entre ellos dormían, se escuchaban ronquidos, levante la mirada en la punta de la cama, la vieja sentada, otra vez saludándome sonriendo sin dientes, y señalándome su cabeza sin pelos. y diciéndome: tu ..! se me escapo un suspiro, sentía que me ahogaba. Grite papa, mama, pero cuando los mire, ellos estaban también con sus ojos abiertos, sin pelo  y me miraban como muertos y señalaban con sus manos, mientras la anciana se acercaba a mi. diciendo tu…!

Cerré los ojos, los apreté fuerte y no me acuerdo mas. Hasta ahora, que estoy aquí, solo triste, y con mucho miedo. Atrapado, detrás del televisor. Y solo cuando tu duermes yo aparezco, ya sea como una vieja o duende para decirte: tu ..! tu…! … señalándote. Porque  luego de leer esta historia, ya sabes que tu tienes que entrar para yo salir.

Nos vemos cuando tengas miedo, y prendas tu televisor.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (380 votos, resultado: 15,58 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Un Fan del Blog

Te Recomendamos: