ESTAS DESPEDIDO

Publicado por: Un Fan del Blog

Enviado Por Luis Fer.

Ambientación: Oficina de la Dirección Administrativa de la Empresa Turbo, con la imagen de nuestra Señora de Guadalupe de fondo.

Personajes 2: Magdalena y Gustavo. (Directora y Empleado respectivamente).

INTRODUCCIÓN.

Son las siete de la mañana de un día viernes, hora inusual de entrada a la oficina, ya que el horario de entrada comienza a las ocho de la mañana e inexplicablemente por cosas de Dios y de la naturaleza el cielo está despejado un azul resplandeciente y hermoso sin nubes de fondo y bajo la cobertura de un sol radiante, que apenas se asoma por la ventana de la oficina de la Dirección.

Gustavo: (toca la puerta tres veces de manera fuerte)

Magdalena: (con cierto estremecimiento) Ya un minuto de calma, pase a ver… Carajo.

Gustavo se acerca entre expectante y temeroso al escritorio principal de la Directora y apenas susurra un lánguido: ¡Buenos días¡

Magdalena: Siéntese.

Gustavo se sienta y dice: Gracias.

Magdalena: (bastante furiosa). Jamás me imaginé que llegaría el día que tenga que despedir a uno de mis empleados más especiales, en treinta y dos años de carrera en esta gran empresa nunca me ha tocado despedir a nadie. No entiendo Gustavo ¿Por qué me concedió usted el doloroso privilegio de despedirlo de Turbo? ¿Ah? A ver sea macho y contésteme pues.

Gustavo: (ya exaltado). Antes que nada yo no le di un doloroso privilegio como usted ufanamente lo califica, además usted mejor que nadie tiene la respuesta a la insípida pregunta que me formula, usted bien sabe que yo satisfago sus necesidades corporales como nunca nadie, de eso no le quepa usted la menor duda, pero si no acceder a sus bajezas me causa la salida de la Empresa, pues sépase de plano, que soy recto y que soy derecho y por consiguiente, antes que darle el doloroso privilegio de que me despida, pues quiero que sepa que desde este momento presento a usted renuncia irrevocable a mi puesto. Y si eso me hace más macho pues soy más macho si señora ¿y qué?

Magdalena quien explota en ira y se levanta de la silla de su despacho, se contiene por un momento y toma aire antes de decir:

-Aceptado pedazo de rata de alcantarilla, ¿qué está esperando para largarse? Estúpido, estúpido, mil veces estúpido animal.

Gustavo aún exaltado: NO no no señora, ningún lárguese, no voy a caer en provocaciones como las que usted incita. No va a poder deshacerse de mí tan fácilmente como quiere hacerlo ver. Si señora, vaya ironías de la vida, primero pasar de ver un rostro feliz y excitado tras pasar muchas noches en la misma cama juntos, exhaustos de placer a este papelón que está haciendo, ahora, el hecho de llamarme rata de alcantarilla señora ¡Qué bajeza por Dios¡ y todo porque no quise caer en sus bajas pasiones, usted está pareciéndose a la mujer de Potifar y yo al pobre Josué.

Continua Gustavo diciendo: Pero aun así la voy a extrañar, porque yo la amo, como sé que usted me ama a mí, pero más que darme coraje me da es lástima por usted y por su pobre alma enceguecida de odio visceral que no siente y que ni siquiera le deja ver las cosas de la vida. De manera que me voy, no me corre, no voy a darle el gusto de que me diga ¡Estás despedido¡ eso nunca. Así que adiós, fue un placer haber entregado veinticinco años de mi vida a este trabajo, bueno, si es que a esta pantomima se le puede llamar trabajo.

Tras lo cual Gustavo se levanta de su silla y se dirige a la puerta, la abre y procede a retirarse, luego entonces cierra la puerta con mucha fuerza.

Magdalena gritando: NO me cierre mi puerta animal.

FIN.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (397 votos, resultado: 14,36 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Un Fan del Blog

Te Recomendamos: