Heridas abiertas

Publicado por: Eve

Descripción: Guión corto de drama. Tras abandonar a su familia, Julia regresa queriendo recuperar a sus hijos, ¿le darán una oportunidad?

Personajes: Julia, Héctor, Sabrina, Mateo

ACTO ÚNICO

Sabrina y su padre, Héctor, se encuentran en el comedor de su casa desayunando. Ella es ya una muchacha universitaria. Héctor mira su reloj y refunfuña.

Héctor: Ya se hizo muy tarde y tu hermano sigue sin bajar a desayunar. ¡No lo van a dejar entrar a la escuela!

Sabrina: Ay papá, no sé de que te sorprendes, si Mateo nunca ha sido puntual para nada.

Mateo, un chico joven y vestido con su uniforme escolar, entra en ese instante al escenario.

Mateo: Perdón pá, estaba buscando mis libros.

Héctor: Tú siempre andas con la cabeza en las nubes, hijo. ¿Cuándo aprenderás?

El timbre del apartamento suena.

Sabrina: ¿Quién será a estas horas?

Mateo: ¡Yo abro!

Corre a abrir la puerta y se encuentra con una mujer que lo mira sorprendida. Luego, su expresión cambia a una muy triste.

Julia: Mateo, ¿eres tú? Qué grande estás…

Mateo: ¿Quién es usted?

Héctor: ¿Julia? (Se levanta de su silla) ¿Qué haces aquí?

Julia: Héctor… ha pasado tanto tiempo.

Héctor: Demasiado, ¿qué has venido a hacer aquí?

Julia: Yo… quería ver a mis hijos. Últimamente no he dejado de pensar en ellos… ya no trabajo en los Estados Unidos, ¿sabes? La empresa cerró y pensé que era tiempo de volver.

Sabrina (molesta): ¿Y pensabas que podrías regresar aquí como si nada?

Julia la mira sorprendida.

Julia: Hija…

Sabrina: ¡No me digas así! Dejaste de ser mi madre desde el instante en que te largaste. ¡No tienes nada que hacer aquí!

Julia agacha la mirada, avergonzada.

Julia: Sé que hice muy mal al marcharme, pero te pido que me comprendas. Yo era muy joven cuando me casé con tu padre, no estaba lista para llevar esta vida… me sentía agobiada, quería hacer algo por mi cuenta…

Héctor: Y decidiste abandonarnos, aun cuando tenías a dos hijos que te necesitaban. Ya sabemos la historia. (Suspira). Retírate, por favor. No eres bien recibida aquí.

Julia: No quiero hacerte daño, Héctor. Ni interferir en tu vida. Solo quiero saber de mis hijos.

Mateo: ¿Mamá? ¿Tú eres nuestra madre? (Se acerca a ella). No me acuerdo de ti.

Sabrina: Claro que no te acuerdas, nos dejó cuando tenías tres años. Esta señora no merece que la llamemos madre.

Julia (llorando): Sé que me equivoqué, pero soy sincera cuando digo que los he echado de menos. Me gustaría conocerlos, estar en contacto…

Sabrina: Aquí nadie te necesita. Ya escuchaste a mi papá, vete.

Julia agacha la mirada con tristeza y saca una tarjeta de su bolso, que entrega a Mateo.

Julia: Si alguna vez quieren buscarme, ahí tienen la forma de contactarme. Perdón Héctor, perdón por todo… ojalá un día ustedes también puedan perdonarme.

Se marcha entristecida y Héctor cierra la puerta.

Mateo: ¿No creen que al menos deberíamos escucharla?

Héctor: Hijo, este es un capítulo que cerramos hace muchos años. (Toma la tarjeta y la rompe en pedazos). No quiero que vuelvan a confiar en ella y que salgan lastimados.

Sabrina: Vámonos ya, que se nos hace tarde.

Todos salen de casa.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (43 votos, resultado: 15,26 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: