Juegos del destino

Publicado por: Eve

Descripción: Paulo está seguro de que se encontrará con la chica de sus sueños tras verla en un tren, ¿le dará el destino la razón?

Personajes: Paulo, Fidel, Alejandra

PRIMER ACTO

Paulo, un chico joven, camina por un pasillo escolar acompañado de Fidel, su mejor amigo. Él suspira con cara de enamorado.

Paulo: La hubieras visto, Fidel. Era tan bonita. Y se sentó justo a mi lado cuando íbamos en el autobús.

Fidel: ¿Por qué no le hablaste?

Paulo: No pude… lo único que me queda para recordarla, es esta pañoleta que se le olvidó en el asiento.

Fidel: Eres un pillo sin remedio, Paulo.

Paulo: Estoy seguro de que volveré a encontrarme con ella, es una señal.

Fidel: ¿Y qué pasa si no?

Paulo: Lo haré, es mi alma gemela.

Fidel: ¿Cómo lo sabes?

Paulo le muestra su dedo índice.

Paulo: ¿Recuerda cuando me hice tatuar un ancla pequeña aquí?

Fidel: Sí, estabas loco, ¿para qué hacías eso? Sé que siempre te ha gustado el mar pero…

Paulo: ¡Vi que ella tenía el mismo tatuaje en su dedo! No sé como Fidel, pero la voy a encontrar.

SEGUNDO ACTO

En una parada de transporte, Paulo se mantiene esperando por si aparece la chica de sus sueños. Fidel llega en ese momento y le tiende un sándwich.

Fidel: Ten, para que no te de hambre esperando. ¿Todavía nada?

Paulo: Nada, no la he visto.

Fidel: Ya olvídala, hombre. Te digo que esto es ridículo, ¡habiendo tantas chicas guapas en la escuela y tú te obsesionas con una desconocida!

Paulo: ¡Es que es la chica de mis sueños! Estoy seguro, tengo un presentimiento aquí. (Se toca el pecho).

Fidel: Vale, como quieras. No digas luego que no te lo advertí.

Se va y Paulo suspira, mirando su reloj.

TERCER ACTO

Muy triste, Paulo se sienta en una banca del parque, mirando su dedo índice. Observa luego la pañoleta en su mano y suspira.

Paulo: Ya me decía mi amigo que esto del destino son puras tonterías. Probablemente nunca la vuelva a ver.

Se guarda la pañoleta en el bolsillo y se levanta de la banca, comenzando a irse. De pronto, choca con una joven que viene en sentido contrario, leyendo un libro en sus manos.

Alejandra: ¡Ay! Disculpa, no te vi.

Paulo: No hay pro… (se corta en seco, mirándola con los ojos muy abiertos). ¡Eres tú!

Alejandra: ¿Eh?

Paulo: ¡Eres tú! La muchacha que se sentó a mi lado en el tren, ¡te he estado buscando!

Alejandra: Yo… no te conozco…

Paulo se saca la pañoleta del bolsillo y se la tiende.

Alejandra: ¡Mi pañoleta!

Paulo: Te la dejaste olvidada ese día en el transporte.

Alejandra: Muchas gracias.

Paulo: Probablemente pensarás que estoy loco, pero… desde que te vi, no he parado de pensar en ti. Creo que eres mi alma gemela.

Alejandra ríe.

Paulo: ¿Crees en las señales?

Alejandra: Depende.

Paulo le muestra su dedo índice con el pequeño tatuaje y ella abre sus ojos, asombrada.

Paulo: Para mí, esta es una de ellas. ¿Aceptarías que te invite un café?

Alejandra se encoge de hombros y toma su brazo.

Alejandra: Veamos a donde nos conduce el destino.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (18 votos, resultado: 17,39 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: