La cigarra y la hormiga

Publicado por: Eve

Descripción: Una cigarra perezosa molesta a la hormiga que trabaja todo el tiempo. Pero cuando llegue el invierno, aprenderá una valiosa lección.

Personajes: Cigarra, Hormiga

PRIMER ACTO

La hormiga aparece en el escenario, muy atareada, recogiendo grano y frutos del suelo para poder llevarlos a su hormiguero. Del otro lado, la cigarra se encuentra recostada y tarareando una canción.

Cigarra: ¡Qué tonta eres! Con lo bonito que está el día y tú ahí, rompiéndote el lomo como una burra.

Hormiga: Trabajar no es de burros.

Cigarra: ¿Pero se puede saber por qué te empeñas en recoger tanta comida? ¡Es primavera! Hay grano por montones, ni que se fuera a acabar.

Hormiga: Ahora no, pero en invierno sí. Conviene tener reservas para entonces.

Cigarra: Pues que flojera, ¡yo no quiero trabajar! El día está tan lindo.

Hormiga: ¿Qué harás cuando llegue el invierno y no puedas tomar el sol?

Cigarra: Ya veré que hago, por ahora solo quiero disfrutar.

La hormiga niega con la cabeza y sigue trabajando mientras la cigarra silba.

SEGUNDO ACTO

La hormiga se encuentra afuera de su hormiguero, esta vez parece estar haciendo unas reparaciones en el exterior, puesto que ahora trabaja con las manos cerca de la puerta.De pronto llega la cigarra.

Cigarra: ¡¿Cómo?! ¿Sigues aquí trabajando? Yo pensé que a estas alturas te habrías tomado un descanso ya.

Hormiga: Ya habrá tiempo para eso, por ahora estoy ocupada.

Cigarra: ¿Y ahora qué haces?

Hormiga: Estoy reforzando las paredes de mi hormiguero. El invierno será duro y quiero que mi casa esté segura y calientita. Hay mucha comida que se debe mantener en buen estado ahí adentro.

Cigarra: Eres tan aburrida.

Hormiga: ¿Sabes? Tu todavía estás a tiempo de prepararte. Muy pronto cambiarán las estaciones y tendrás que hacer tu propio refugio,

Cigarra: Yo duermo donde sea y como de lo que encuentro. No soy tan estúpida como tú como para desaprovechar mi tiempo libre.

Hormiga: ¡Estúpida, yo! Mira, cuando llegue el frío, no vengas a pedirme ayuda que yo te lo advertí.

La cigarra pone los ojos en blanco y se va.

TERCER ACTO

Es invierno, el escenario muestra una escenografía llena de nieve. La cigarra aparece temblando y muy débil. Se acerca a la casa de la hormiga y toca a la puerta.

Hormiga (desde adentro): ¿Quién es?

Cigarra: Soy yo, ábreme que tengo frío y no he podido encontrar nada de comer.

Hormiga: No me digas.

Cigarra: Sí, ya no queda grano en ningún sitio y no tengo lugar donde refugiarme.

Hormiga: Y tú que te burlabas de mí por trabajar tan duro en los meses cálidos.

Cigarra: Bueno, es que como veía que habías juntado tanta comida, pensé que igual te alcanzaba para las dos.

Hormiga: ¡Qué falta de vergüenza! Si no hubieras sido tan mala conmigo, igual te dejaría entrar. Pero no pienso que nadie se aproveche de mi trabajo. Lo siento, tendrás que buscar otro sitio.

La cigarra, temblando, se sienta en el suelo.

Cigarra: Ahora sé que el trabajo duro, es una bendición.

FIN

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (21 votos, resultado: 12,67 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: