La decisión de Salomón

Publicado por: Eve

Descripción: Dos mujeres se presentan ante el sabio rey Salomón para discutir la custodia de un bebé. Él averiguará quien es la verdadera madre sometiéndolas a una prueba.

Personajes: Salomón, Mujer 1, Mujer 2, Guardia

PRIMER ACTO

El rey Salomón se encuentra sentado en su trono, lleva una túnica muy lujosa y una gran corona de oro sobre su cabeza. De pronto, un guardia llega ante él corriendo, parece tener algo urgente que decirle.

Guardia: ¡Disculpa mi atrevimiento, gran rey Salomón! Pero es preciso que hoy hagas un juicio. Ha habido un disturbio en el pueblo.

Salomón: Habla, ¿qué es lo que sucede?

Guardia: Dos mujeres se han peleado a las puertas del palacio. Llevan a un recién nacido con ellas y cada una alega ser la madre del niño.

Salomón: Y no saben quien de las dos está mintiendo, ¿verdad?

Guardia: Espérabamos que usted pudiera descubrirlo, mi señor.

Salomón: Tráelas ante mí. Yo decidiré cual de ellas abrá de quedarse con la criatura.

El guardia sale a toda prisa del salón real.

SEGUNDO ACTO

El guardia vuelve a entrar con dos mujeres que se miran con profundo odio. Una de ellas aferra a un bulto entre suus brazos; es su bebé envuelto en sábanas.

Salomón: Así que son ustedes quienes se disputan la custodia sobre este niño.

Mujer 1: ¡Es mi hijo, Majestad! ¡Yo misma lo parí de mis entrañas! ¡Pero ella me lo quiere quitar! (Señala con el dedo a la otra, enojada).

Mujer 2: ¡No le crea, Majestad! El bebé es mío, yo fui quien lo parió, pero ella quiere quedarse con él por qué su vientre está seco y sabe que nunca podrá tener niños.

Mujer 1: ¡Eso no es verdad!

Mujer 2: ¡Lo es! ¡Lo es!

Salomón: ¡Silencio!

Las mujeres se callan, intimidadas. Salomón se lleva una mano a la barbilla, pensativo.

Salomón: Ya veo que las dos quieren al niño. Y como he de ser justo, he decidido esto: el bebé será cortado por la mitad y cada una se quedará con una parte.

Mujer 2 (asustada): ¡No, piedad Su Majestad! ¡No haga eso! (Se arrodilla en el suelo, llorando) No le haga daño al bebé. Si no hay más remedio puede dárselo a ella, pero no cometa tal crueldad.

Salomón se levanta de su trono y va hasta ella para ayudarla a levantarse.

Salomón: Entonces tú eres la verdadera madre del niño. (Dirigiéndose a la mujer 1) ¡Devuélvele a la criatura y desaparece de mi vista!

La mujer 1, alarmada, le da el niño a la mujer 2 y sale corriendo del lugar.

Mujer 2: Dios lo bendiga, Majestad. Muchas gracias por devolverme a mi hijo. (Besa la mano de Salomón y se retira).

TERCER ACTO

Salomón vuelve a estar sentado en su sitio, hasta que el guardia se acerca a él.

Guardia: Rey, hay algo que me intriga bastante. ¿Cómo supo usted cuál era la verdadera madre del bebé?

Salomón: Lo supé cuando esa mujer estuvo dispuesta a renunciar a él con tal de que no le hiciera daño. Solo el amor de una madre de verdad es tan fuerte, como para estar dispuesta a hacer semejante sacrificio.

Guardia: Realmente es usted un sabio, Dios lo ha bendecido con la virtud de la sensatez. ¡Alabado sea!

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (4 votos, resultado: 14,75 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: