La extraña visita

Publicado por: Dana

n_deportivo_de_la_coruna_fondos-15471

Nos encontramos en un bosque verde, repleto de vegetación y donde por encima de todas las cosas siempre reina la más absoluta tranquilidad. Entre los altos árboles y la frondosa espesura de la vegetación, en una apartada zona del bosque vive una familia de conejos con un carácter muy particular a la que no le gustan las sorpresas.

Conejo madre:

(Vistiendo un coqueto delantal y poniendo los brazos en la cintura)

– ¡Chicos! la comida está servida. Espero no tener que repetirlo, venid rápido que se enfría la comida y no me he pasado toda la mañana en la cocina para esto.

Conejos hijo:

(Al unísono y saliendo de repente de un agujero en el suelo)

– ¡Vamos enseguida mamá!

Narrador:

(El grupo de pequeños conejos se va acercando poco a poco a la casa dejando huellas de barro sobre la verde y cuidada hierba)

Conejo Padre:

(Se dirige a la entrada de la casa y mira con desaprobación el destrozo que han causado sus hijos en la entrada de su preciada madriguera)

– ¡Chicos!, parad un segundo ¿me podéis explicar qué es todo este desastre? ¿acaso no os he dicho ya muchas veces que tengáis un poco más de cuidado mientras jugáis? ahora tendré que pasar la tarde limpiando y arreglando todos los agujeros que habéis cavado en el suelo. Sabéis que me encanta vivir aquí y que nuestra familia lleva muchas generaciones cuidando de este claro del bosque. Por favor chicos, tened un poco más de cuidado con vuestros juegos.

Hijo mediano:

(Con expresión arrepentida y mirando al suelo) – Lo sentimos mucho papá, no se volverá a repetir: ¡la culpa ha sido de nuestro hermano pequeño!

Hijo pequeño:

(asomando desde detrás de un matorral y apareciendo en escena de repente)

– ¡Sabes que eso es mentira, eres tan culpable como yo!

Conejo padre:

– De acuerdo chicos, no quiero malentendidos. Tenéis que respetar el espacio en el que vivimos y no se hable más.

Narrador:

La familia de conejos al completo se prepara para comer sentándose todos a la mesa, ubicada en una pequeña cocina de reducido espacio donde tan solo entra luz a través de la gran puerta que da al exterior.

Hijo mayor:

(Hablando con la boca llena mientras mastica)

– ¡Papa!, no podrías imaginar lo que hemos visto hoy: un agujero cercano a nuestra madriguera que no hemos cavado nosotros. Nos sorprendimos al principio y fuimos a ver más de cerca pero no encontramos nada. Tan solo unas extrañas huellas que no fuimos capaces de identificar. Queríamos decírtelo lo antes posible, pero el hermano mediano se enganchó la pata en una rama y con todo el ajetreo se nos había olvidado hasta ahora.

Conejo padre:

(Con inquietud en la mirada y muy sobresaltado)

-Pero que me estás diciendo hijo ¡tendría que haber sido informado antes!, vaya desastre. Podrían ser animales carnívoros al acecho, cazadores o peor aún ¡zorros!.

Narrador:

El padre se levanta muy sobresaltado dejando los cubiertos en la mesa y la comida apenas por probar y se dirige a grandes zancadas a cerrar la puerta de la madriguera.

Conejo padre:

– Familia, tengo el deber de advertiros que estamos en apuros, afuera hay un animal acechando, esperando a una distracción para atraparnos. Mi querido hijo mayor, tú y yo vamos a salir para averiguar que clase de vecinos pretenden quedarse a vivir en esa madriguera. No abráis la puerta. No importa lo que escuchéis. Es la única manera de que podáis estar completamente a salvo.

Hijo menor:

(abalanzandose a los brazos de su padre visiblemente asustado)

– Papa, prométeme que tendrás cuidado por favor.

Conejo Padre:

No te preocupes, volveré sano y salvo en compañía de tu hermano.

Narrador

Conejo padre y su hijo mayor salen de su madriguera de manera sigilosa, y se acercan a la nueva madriguera, muy despacio. Cuando están lo suficientemente cerca de ella, y escondidos detrás de una alta hierba, son testigos de algo que les horroriza por completo: un extraño animal con zarpas puntiagudas, pelo negro y largas púas en su espalda.

Conejo Padre:

– Esto es mucho peor de lo que me temía, volvamos sin hacer ruido a nuestra madriguera.

Narrador:

Una vez de vuelta y a salvo en su madriguera, la familia discute acaloradamente para ver que situación tomar

Conejo madre:

(visiblemente afectada)

– ¡No sé que vamos a hacer ahora, con esa fiera ahí afuera a escasos metros!

Conejo padre:

– Por mi no hay más que hablar, nos encerraremos en nuestra madriguera hasta que este animal se vaya de nuestras tierras. Si pretende comernos, jamás nos encontrará aquí.

Narrador:

La familia de conejos prepara su encierro atrancando por completo la puerta. A los pocos minutos podemos escuchar como una terrible lluvia comienza a caer afuera. Pasan las horas y la lluvia continua, poniendo en graves apuros a nuestros protagonistas.

Conejo padre: 

– Quizá esta lluvia es lo mejor que nos podía pasar, pues ella se encargará de espantar a este extraño animal.

Conejo madre:

– ¿Pero que haremos con la comida? los pequeños comienzan a estar hambrientos.

Narrador:

Ha llegado la noche, y la lluvia sigue incesante en el exterior. El caudal de agua que cae del cielo es tal, que la madriguera comienza a inundarse por momentos.

Hijo menor:

(Con grandes gritos)

– ¡Papa, papa, despierta!, hay agua ¡nos estamos inundando!

Conejo madre:

– ¡Dios mío!, tenemos que salir de aquí.

Conejo padre:

– Tranquilos abriré la puerta.

Narrador:

Conejo padre se acerca a la puerta e intenta abrirla con grandes golpes y maniobras, sin embargo, sus acciones son en vano pues la lluvia ha generado un fango espeso que a sellado la puerta por completo. Por suerte, el estruendo que está causando la familia de conejos en medio de la noche alerta a su extraño vecino que se acerca a ayudarles.

Erizo:

– ¡Vecinos! ¿qué es lo que os sucede? soy vuestro nuevo vecino el erizo ¡tenéis problemas para abrir la puerta?

Conejo padre:

– ¡Sí!, los tenemos, ¿es usted entonces el que ha cavado la madriguera aquí al lado?, ayúdenos si es tan amable.

Narrador:

(Vemos como el erizo abre con mucha facilidad la puerta de la madriguera gracias a sus afiladas garras, y conoce a los que serán sus asustadizos nuevos vecinos)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (130 votos, resultado: 15,91 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Dana

Te Recomendamos:

Publicado por:Dana

Escritora aficionada de literatura breve, amante de los buenos libros, el cine,la música y los animales. ¡Estudiante de arte y enamorada de la vida a cada segundo que pasa!