La flor de la honestidad

Publicado por: Eve

Descripción: Un príncipe a punto de casarse, decide elegir a su futura esposa por medio de una prueba: aquella que cultive la flor más bella, será la escogida.

Personajes: Príncipe, Kumiko, Yuga, Princesas

PRIMER ACTO

Se abre el telón y entra en escena un joven príncipe, vestido con un traje oriental soberbio. A su alrededor, varias princesas hermosas y ataviadas elegantemente, bailan y se mueven con coquetería. De pronto aparece entre ellas Kumiko, una muchacha humilde que mira al chico enamorada.

Detrás de ella llega Yuga, la vieja sirvienta del palacio, con una escoba, y le tira del brazo.

Yuga: Kumiko, ¿qué haces en el baile? Te dije que tienes que limpiar.

Kumiko: Solo quería ver al príncipe…

Yuga: ¡Ese amor que guardas por él nunca podrá ser! Comprende niña, eres una muchacha pobre e insignificante.

Kumiko agacha la cabeza. El príncipe habla:

Príncipe: Quiero que todas las chicas en este baile tengan una semilla. Aquella que sea capaz de hacer crecer la flor más hermosa con la semilla que le entreguen, será mi esposa y la futura emperatriz de China.

Las mujeres murmuran emocionadas mientras algunos guardias les van entregando semillas. Kumiko se sorprenden cuando a ella también le dan una y la mira con amor.

Kumiko: Voy a cuidar esta semilla con todo mi corazón y tal vez, así el príncipe se de cuenta de cuanto lo amo.

SEGUNDO ACTO

Kumiko aparece en escena, dentro de un cuarto muy pobre, regando la maceta en donde ha puesto su semilla. Sin embargo, nada ha crecido dentro de ella.

Kumiko: Semillita, ¿cuánto tiempo llevas sin crecer? Te he cuidado con todo mi cariño desde que llegaste y aun así no has echado raíces.

Kumiko suspira, triste.

Kumiko: Creo que simplemente no tengo mano para las plantas, que tristeza. El príncipe nunca sabrá del gran amor que siento por él.

Coge la maceta entre sus manos.

Kumiko: Al menos di mi mejor esfuerzo.

TERCER ACTO

Se abre el telón mostrando de nuevo al príncipe vestido con un elegante traje oriental. Frente a él, todas las princesas están ataviadas en hermosos vestidos y cada una sostiene una maceta con una flor. Todas las flores son coloridas y hermosas. Kumiko se acerca cabizbaja, mirando al príncipe con anhelo.

Su maceta está vacía y ella se encuentra vestida con la misma ropa humilde que tenía la primera vez. Las otras chicas la observan con desdén y murmuran, burlándose de ella por lo bajo.

Príncipe: Bien, muéstrenme sus flores. Es hora de elegir a mi futura esposa.

Todas las chicas se ponen en fila con Kumiko al final. El príncipe se acerca a ella con intriga.

Príncipe: ¿Por qué tú no has traído ninguna flor?

Kumiko: Intenté cuidar de la semilla que me dio, Alteza, con todo mi corazón. Pero la verdad es que no logré hacer crecer nada. Lo siento, solo quería verle por última vez.

El príncipe sonríe.

Príncipe: Pues me verás toda la vida porque tú serás mi esposa.

Las princesas se muestran incrédulas y molestas.

Príncipe: Todas las semillas que entregué eran estériles. Solamente tú has venido a a hablarme con la verdad. Una chica tan honesta sí merece ser mi esposa.

Kumiko y el príncipe se abrazan con ternura.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (13 votos, resultado: 17,23 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: