La Iglesia de Cantuña

Publicado por: Eve

Descripción: Cantuña es un indio que debe construir una iglesia en Quito. Para tenerla a tiempo, decide hacer un pacto con el diablo.

Personajes: Cantuña, Diablo, Diablillos

PRIMER ACTO

Cantuña, un indio muy trabajador, se encuentra acarreando piedras para construir una capilla. Cansado, se seca el sudor de la frente.

Cantuña: ¡Qué pesado es esto! A este paso nunca voy a terminar con este encargo y lo peor de todo es que si no lo tengo a tiempo, no me van a pagar lo prometido. Pero yo solo no puedo.

Suspira y se sienta en el suelo.

Diablo (voz fuera de escena): Quizá yo pueda ayudarte.

El diablo aparece en escena como un hombre vestido de manera elegante. Se quita su sombrero de copa y sonríe, revelando unos cuernos prominentes.

Cantuña (asustado): Tú… tú eres…

Diablo: Ya tú sabes quien soy, no hacen falta las presentaciones. Pero quita esa cara, que no vengo a hacerte daño. Al contrario, quiero ayudarte y tengo un trato muy provechoso que podría gustarte.

Cantuña: ¿Yo? ¿Hacer tratos con el diablo? ¡Tonto no soy!

Diablo: Un poco sí, si prometiste tener esa iglesia lista para mañana mismo. ¡Y no llevas ni la mitad!

Cantuña: Pues tienes razón… (lo piensa un poco). ¿Y cuál sería el acuerdo, pues?

Diablo: Tu alma a cambio de terminar el trabajo. Con el dinero que te van a pagar podrás vivir como un rey por al resto de tu vida, hasta que llegue el momento de pagar. ¿Trato? (Extiende su mano con una sonrisa maliciosa).

Cantuña (dudando): Trato. (Estrecha su mano). Pero más vale que sea un trabajo bien hecho.

Diablo: Será la capilla más hermosa que hayan visto tus ojos.

SEGUNDO ACTO

El diablo mira las piedras para construir y llama a sus diablillos.

Diablo: ¡Diablillos del infierno! ¡Vengan aquí y terminen este templo en un santiamén!

Cuatro diablillos vestidos de rojo aparecen en el escenario y se ponen a trabajar a toda velocidad, mientras su amo ríe con malignidad.

Diablo: Unos ladrillos más y el alma del indio será mía, ¡pobre ingenuo!

Cantuña se asoma por uno de los laterales del escenario, muy asustado.

Cantuña: Oh no, ¿qué hice? Esos diablillos trabajan muy rápido…

Angustiado, parece pensar y entonces, toma una piedra sin que el diablo lo vea, saca una pluma de ave de su bolsillo y escribe algo en ella antes de volverla a dejar en su lugar.

TERCER ACTO

El Diablo observa la iglesia casi terminada y se frota las manos.

Diablo: Y ahora, voy a colocar la última piedra para que el pacto quede sellado.

Levanta el ladrillo que antes tomó Cantuña y frunce el ceño.

Diablo: ¿Qué es esto? ¿Qué dice aquí? “Quien coloque esta última piedra donde corresponderá, admitirá que Dios es más grande que él”.

El diablo tira la piedra furioso.

Diablo: ¡Maldito indio, me jugaste sucio! Puedes quedarte con tu mugrosa alma, ¡pero recuerda que voy a estar vigilándote!

Muy molesto, sale del escenario y Cantuña vuelve a entrar por el otro lado, sonriendo satisfecho.

Cantuña: Si bien dicen por ahí que más vale maña que fuerza para vencer al adversario. ¡Qué bonita me quedó la iglesia!

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (9 votos, resultado: 15,89 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: