La leyenda de la tortuga

Publicado por: Eve

Descripción: El Señor del Viento encarga a los animales del mar una importante tarea, ¿quién será capaz de cumplirla?

Personajes: Señor del Viento, Tortuga, Camarón, Tiburón, Pulpo

PRIMER ACTO

Se abre el telón mostrando un escenario en el que solo se ven el mar y el cielo. El Señor del Viento, un personaje de largas barbas blancas y vestido con un túnica turquesa, entra y mira a su alrededor.

Señor del Viento: ¡Animalitos del océano! Vengan a mí, vengan. Tengo algo muy importante que decirles.

Entran entonces el tiburón, el camarón y el pulpo, y por último la tortuga, quien anda con pasos muy lentos.

Camarón: ¿Para que nos ha llamado Señor del Viento?

Señor del Viento: Escuchen, queridos. Aquí no hay más que mar y cielo, voy a crear la Tierra para poder darle vida a criaturas nuevas, pero para eso necesito arena de las profundidades del océano. Esto es lo que les ofrezco: el animal que me la traiga será recompensado fabulosamente.

Los animales se miran entre sí con emoción.

Señor del Viento: Voy a estar esperándolos en mi casa. Por favor, traigan toda la arena que puedan.

El Señor del Viento se retira.

Pulpo: Bien, ¡vamos a por esa arena, muchachos!

Tiburón: Sí, mientras más rápido mejor.

Tortuga: Deberíamos tomarlo con calma.

Camarón: ¿Y a ti quién te está hablando? Obviamente tú no vas a venir con nosotros, ¡eres muy lenta!

Los animales se ríen y se van dejando a la tortuga sola.

SEGUNDO ACTO

En medio del escenario, los animales corren lo más rápido que pueden, llevando grandes montículos de arena en sus manos.

Camarón: ¡Uf! No puedo llevar todo esto solo, soy muy pequeñito. (La arena se le cae). ¡Se acabó! No pienso partirme la espalda para llevar toda esa tonta arena. (Se regresa muy enojado).

El tiburón es el siguiente.

Tiburón: Ay, que hambre tengo. no puedo llevar todo esto con el estómago vacío. (Le rugen las tripas): Mejor me voy a cazar unos peces, el Señor del Viento puede esperar.

Suelta la arena y se va. El pulpo es el que sigue.

Pulpo (bostezando): Vaya, que cansado estoy. Llevo horas viajando con esta arena y siento que se cierran mis párpados. Mejor tomo una siesta. (Suelta la arena y se tumba a dormir).

La tortuga entra de nuevo al escenario, transportando una montaña de arena que se le va cayendo por el camino, a causa del esfuerzo que hace por ir más rápido. Cruza todo el escenario y desaparece.

TERCER ACTO

En su casa, el Señor del Viento se encuentra preocupado cuando llega la tortuga.

Señor del Viento: ¡Pensé que ya ninguno de ustedes iba a venir! ¿Qué pasó?

Tortuga: Disculpe Señor del Viento, traté de venir lo más rápido que pude. Yo le traía un montón muy grande de arena y por tratar de apurar el paso, toda se me cayó. Nada más me quedaron unos pocos granitos.

La tortuga agacha la cabeza con tristeza pero el Señor del Viento sonríe.

Señor del Viento: No importa tortuguita, con esos granitos será suficiente. Y en agradecimiento por tu esfuerzo, te prometo que tendrás una vida larga y feliz. Y podrás sobrevivir tanto en el mar como la tierra.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (29 votos, resultado: 17,24 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: