La niña y el tren

Publicado por: Greg

¿De qué trata?

Sofía un niña pobre quien vive en un orfanato, las navidades siempre son tristes en estos lugares, solo los niños con padres pueden tener una verdadera navidad, pero algo puede cambiar, el tren de noche buena ha hecho una parada en el orfanato; justo a sus amigas Sofía vivirá una experiencia única e inimaginable.

Personajes

Sofía: Niña huérfana

María: Amiga de Sofía; también es huérfana

Anita: Amiga de Sofía; también es huérfana

Madame Christine: Encargada del orfanato

Caronte: Vendedor de tickets en el tren

Billy: Niño que vivía en el tren

Kevin: Niño que también aborda el tren

Hela: Encargada de mantener el orden en el tren

Acto I

Ser una huérfana en navidad no era una buena opción, mucho se sufría en aquel lugar, la comida no era la mejor, no variaba en todo el año, regalos no eran necesario según Madame Christine quien pensaba que el solo hecho de tener un techo y una cama eran más que suficientes, pero Sofía, quería algo más, ya nadie adoptaba niños últimamente, y quienes cumplían los 18 años eran expulsados del orfanato como unos completos desconocidos, su destino podría ser ese.

Era media noche, en víspera de navidad, Sofía no quería ir a la cama para despertar y no encontrar ningún regalo, con sus dos y únicas amigas María y Anita solían ver el cielo estrellado esperando que una estrella fugaz pasara y así estas pedir su deseo, esa noche algo mágico ocurrió.

Un hermoso, colorido y muy silencioso tren sorprendió a las niñas quienes sin nada que perder lo abordaron.

Caronte: — ¡Bienvenidas al tren de navidad! — Las recibió a cada una entregando un boleto — El único tren que aparece tras pedir un deseo en noche buena a la estrella más brillante —

Sofía: — Señor, no tenemos dinero para pagar el boleto —

Hela: — ¡Vamos, los niños entran gratis! — Dijo una hermosa mujer — Soy la encargada del tren, suban daremos un paseo y antes del amanecer regresaran a sus hogares, tenemos otros dos niños abordo también, continúen pequeñas — Condujo a las niñas al vagón donde estaban los otros niños.

Billy: — ¿Les parece genial el tren cierto? —

Anita: — Aun no puedo creerlo, pero es genial —

María: — Todo es mejor que estar encerrada en ese orfanato —

Kevin: — ¿Son huérfanas? —

Sofía: — Si por los momentos, pronto nos adoptaran —

Kevin: — Que bien ya casi nadie adopta niños debidos a la crisis —

Al vagón entraron varios meseros con mucha comida para los niños, pavo, ensalada, puré de papas, jamón, chocolate caliente, golosinas, galletas, turrón, helado, todo un banquete, los niños se atiborraron como nunca lo habían hecho en su vida.

Billy: — Me gusta la comida de aquí, es muy buena —

Sofía: — ¿Has abordado este tren antes? —

Billy: — La verdad si, se podría decir que no he me bajado nunca desde que me monte — El niño llevo a su boca un bocado enorme de pavo — No sé cuánto tiempo llevo aquí pero es mejor que estar afuera, no me gusta y hay mucho frio —

Caronte: — Próxima parada — Se acercó al vagón — ¡El Hospital! Alguno desea bajar  — Al no recibir respuesta se retiró.

Sofía: — Seria genial estar aquí por tiempo indefinido, sabes, a veces pienso que nunca me adoptaran y me echaran a la calle como hacen con los niños que ya crecieron —

Billy: — Bueno siempre puedes quedarte aquí conmigo, me harías compañía, todo aquí es muy bueno, lo único es que se torna muy repetitivo, mucha gente sube, otra baja, hay un vagón donde solo hay adultos y no se nos permite pasar, según escuche allá si hacen verdaderas fiestas —

Anita: — Sofía tenemos que hablar — Se apartaron de los otros dos chicos.

María: — Todo esto esta grandioso, pero que pasaría si Madame Christine se entera que salimos sin su permiso —

Sofía: — No creo que se entere, de todos modos no le importamos, ni le importaremos jamás —

Anita: — Solo espero que nos dejen pronto en nuestra parada o cerca, tengo miedo que nos descubran y castiguen —

Caronte: — ¡Próxima parada! Casa de Kevin — Anuncio mirando al niño quien dio una mirada aprobatoria.

Kevin: — Fue un placer chicos, nos vemos en otra ocasión — Bajo del tren y en la parada una señora muy mayor lo esperaba para conducirlo hasta su casa.

Las niñas se fueron hasta una esquina del tren para conversar sin que nadie las escuchara.

Sofía: — Vieron que ese chico, Billy no bajo en su estación, creo que los boletos son ilimitados, podemos quedarnos aquí por el tiempo que queramos —

Anita: — No es posible Sofía, tenemos que ir a clases, cumplir nuestros deberes, no podemos estar aquí por siempre, me gusta la idea pero no es correcto —

María: — Es una locura, no me quedare aquí para siempre, prométeme que no te quedaras Sofía —

Sofía: — Claro no me quedare, que hare yo sola aquí, me aburriría si no están conmigo —

Caronte: — ¡Próxima parada!  — Se dirigió a las chicas — ¡El orfanato! —

Anita: — Vámonos es nuestra parada rápido — Tomo al mano de maría y la llevo hasta abajo.

Sofía: — Un momento voy por mi abrigo —

María: — ¿Que abrigo? — Ya habían bajado del tren, vieron como su amiga Sofía aún se encontraba dentro sin intención de bajar, se despidió de estas mientras el tren partía nuevamente.

Hela se acercó a Sofía mientras esta miraba todo desde su ventana, tres cuerpos en la nieve sin moverse, Madame Christine lloraba desconsolada, había mucha gente, ambulancias, la policía, bomberos, la prensa, la televisión, todos por las tres niñas en la nieve quienes se encontraban inmóviles, pero pronto dos de estas comenzaron a despertar, mientras que una se quedó inmóvil y fría; era el cuerpo de Sofía.

Hela: — Suele ser difícil afrontarlo a la primera, pero con el tiempo te acostumbraras —

Sofía: — No quiero regresar, tener frio, ser una huérfana a la que nunca adoptaran —

Hela: — Querida como lo siente, pero como sabes que no las adoptaran, entre tanta multitud seguro habrá quienes quieran adoptar a las niñas que salieron en la televisión  — La cara de Sofía había cambiado quizás se apresuró — EL hecho es este querida, este tren es solo para algunas personas y tú no entras en ese grupo, tendrás que bajarte en la próxima parada —

Sofía: — ¿Pero que hay de Billy, el sigue en el tren? —

Hela: — Mientras su corazón en el hospital siga latiendo el tendrá un lugar en este tren, pero para personas como tú solo queda un lugar y es este —

La niña fue obligada a bajar, a un lugar frio, con mucha nieve, desde afuera el tren se veía como una barcaza, una tenebrosa y lúgubre la cual se alejaba navegando en la nieve, ahí entendió que no había tomado la decisión correcta.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (1 votos, resultado: 20,00 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Greg

Te Recomendamos: