La otra

Publicado por: Eve

Descripción: Ana está preocupada, pues su hermana gemela está haciendo cosas espeluznantes. Lo que no sabe es que está a punto de descubrir un espeluznante secreto.

Personajes: Ana, Amelia, Mamá

PRIMER ACTO

Ana se encuentra en su habitación, cabizbaja y dibujando. En ese momento entra Amelia, una chica idéntica a ella y muy sonriente.

Amelia: Ana, tengo algo que darte.

Ana: ¿Qué es, Amelia?

Amelia: ¿Recuerdas a esa chica que te molesta en la escuela?

Ana: ¿Fabi? Ay Amelia, no me gusta hablar de ella…

Amelia (sonriendo maliciosamente): Descuida, no se volverá a meter contigo. Le dejé muy en claro que no volviera a molestarte.

Ana: ¿Qué hiciste?

Amelia saca de su bolsillo una medallita.

Ana: ¡Eso es de ella!

Amelia: Ahora es mi regalo para ti. Ella ya no podrá usarlo.

Ana: ¿Por qué no?

Amelia: Porque la empuje cuando iba a cruzar la calle. Y ahora está en el hospital.

Ana abre los ojos asustada. Su gemela sonríe y sale de la habitación. Ana mira la medallita y se pone a temblar.

Ana: Me das miedo, Amelia… un día me vas a matar a mí.

SEGUNDO ACTO

Es de noche y Ana no puede dormir. Enciende la luz de su lámpara de noche y mira a Amelia, que duerme en la otra cama.

Ana (susurrando): Amelia… Amelia…

Amelia se mueve en la cama, perezosamente.

Amelia: ¿Qué quieres?

Ana: ¿Es verdad lo que hiciste con Fabi?

Amelia: ¿Qué?

Ana: ¿Qué si la empujaste?

Amelia (sonríe de forma macabra): ¿Ahora te preocupa? Es una pesada.

Ana: ¡Por favor, Amelia! ¡Dime que no la empujaste! ¡¿Qué le pasó?!

Amelia (dejando de sonreír): Te lo dije, la empujé. Ese carro la arrolló por completo. Se lo merecía, siempre se mete conmigo.

Ana: Amelia, ya no quiero que hagas estas cosas. Me das mucho miedo.

Amelia: ¿Miedo? Deberías agradecer lo que hago por ti. No me gusta que seas tan débil, Ana. Tienes que aprender a defenderte.

Ana: ¿Qué pasará si alguien se entera?

Amelia: Nadie tiene porque enterarse, este será un secreto entre tú y yo.

Ana: No Amelia, yo no puedo hacer eso… no puedo seguir cubriéndote. Eres muy peligrosa.

Amelia salta de la cama y se abalanza sobre Ana, oprimiendo su cuello.

Amelia: ¡Así es! ¡Soy muy peligrosa! ¡Y si le dices esto a alguien, te voy a matar! ¡Te voy a matar!

La luz se apaga de golpe, mientras Ana libera un grito de terror. Luego, la luz vuelve a encenderse y vemos a la madre de Ana entrando en la habitación. No hay rastro de Amelia.

Mamá: ¡Ana, Ana! ¡No otra vez!

Ana: ¡Me quiere matar, mamá! ¡Me quiere matar!

Mamá: ¡Ana, mírame! ¡Tu hermana murió hace un año!

Ana la mira con los ojos desorbitados.

Mamá: ¿Hasta cuándo seguirás negando la realidad, Ana? Amelia murió. Estábamos cruzando la calle y entonces tú… tú…

Ana: No, yo no… mamá, no puede ser…

Mamá: Te quedaste con su medallita, ¿recuerdas? Sé… sé que no lo hiciste a propósito. Lo que pasa es que estás un poco trastornada. Oh, mi niña… estás tan enferma, tan enferma…

Ana rompe a llorar y su madre la consuela, meciéndola una y otra vez.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas6 estrellas7 estrellas8 estrellas9 estrellas10 estrellas11 estrellas12 estrellas13 estrellas14 estrellas15 estrellas16 estrellas17 estrellas18 estrellas19 estrellas20 estrellas (10 votos, Calificación: 15,30 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: