La rosa egoísta

Publicado por: Eve

Descripción: Rosa, la flor más bella del jardín, expulsa al sapo por pensar que es demasiado feo. Pronto su vanidad recibirá una gran lección.

Personajes: Rosa, Sapo, Araña, Gusano, Caracol

ACTO ÚNICO

Se abre el telón y vemos un hermoso jardín en el escenario, repleto de plantas y flores. En el centro se encuentra la rosa, bella como ninguna y sentada sobre una mata de hojas. Justo debajo, el sapo bosteza perezosamente.

Rosa: ¡Qué linda mañana! Me encanta amanecer en mi bonito jardín.

El sapo croa y la expresión amable de la rosa cambia por una de desagrado.

Rosa: Ay, pero aquí sigue ese sapo tan feo que arruina mi imagen. ¿Por qué se tiene que sentar tan cerca de mí? ¡Oye tú!

Sapo: ¿Yo?

Rosa: Si tú, te estoy hablando a ti. ¿No crees que es muy inapropiado que te sientes debajo de mí?

Sapo: ¿Inapropiado? Pues la verdad es que no veo porque.

Rosa: ¡Solo mírate! Eres demasiado feo. ¡No soporto verte! La gente me admira de lejos pero no se me acerca porque tú los espantas con tu fealdad. ¿Por eso sabes qué? Tienes que irte. ¡No te quiero más en mi jardín!

El sapo agacha la cabeza con resignación.

Sapo: Está bien, si eso es lo que quieres, me iré.

El sapo sale de escena y la rosa sonríe satisfecha.

Rosa: ¡Ahora sí, mi jardín es el más bonito!

La rosa se dispone a tomar el sol muy contenta, cuando entra en escena la araña. Esta se acerca hasta ella maliciosamente y le acaricia un pétalo.

Araña: Vaya, vaya, hasta que te encuentro solita.

Rosa (asustada): ¿Quién eres tú?

Araña: Solo una araña muy hambrienta, hace mucho tiempo que quería probar uno de tus pétalos. ¿Sabrán tan ricos como se ven?

Rosa: ¡No, por favor! ¡Déjame en paz!

El gusano entra por el otro lado del escenario y se acerca también a la risa, riendo malvadamente.

Gusano: Seguro que saben deliciosos, yo también tengo antojo de rosas.

La araña y el gusano juegan con los pétalos de la rosa, mientras ella intenta quitárselos de encima. En ese momento llega el caracol arrastrándose.

Caracol: ¡Eh, no pensaran comérsela toda! Tienen que compartir, yo también quiero ver a que sabe la rosa.

Araña: Descuida, seguro que hay suficiente para todos.

Gusano: Sí, mírenla, está tan linda y enorme. Y huele tan bien. ¡Será un festín riquísimo!

Rosa: ¡No, por favor!

El sapo aparece de repente y va saltando hacia ellos.

Sapo: ¡Déjenla! ¡Aléjense de ella, alimañas!

Los villanos retroceden asustados al ver al sapo.

Araña: ¡Ay no, el sapo está de vuelta!

Caracol: ¡Qué mala pata! ¡Pensé que se había ido para siempre!

Gusano: ¡Yo también, que injusto!

Sapo: Pues ya estoy de vuelta, ¡así que largo antes de que me los trague a todos!

Los insectos se alejan corriendo despavoridos.

Rosa: ¡Ay, sapo querido! Muchas gracias por salvarme. Después de lo mala que fui contigo, me siento muy avergonzada.

Sapo: Ahora entiendes que si estaba en tu jardín era para cuidarte de esas alimañas, ¿verdad?

Rosa: Sí y lamento mucho haberte expulsado. Ahora sé que no debería discriminar a nadie por su aspecto, ¿me perdonas, sapito?

Sapo: Claro que sí.

Ambos se abrazan.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas6 estrellas7 estrellas8 estrellas9 estrellas10 estrellas11 estrellas12 estrellas13 estrellas14 estrellas15 estrellas16 estrellas17 estrellas18 estrellas19 estrellas20 estrellas (53 votos, Calificación: 16,38 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: