La sombra del amor

Publicado por: Eve

Descripción: Tras ser abandonada en el altar por su novio Alejandro, Marisa se entera de algo que pondrá a prueba todo su resentimiento.

Personajes: Marisa, Alejandro, Inés, Invitados, Cura

PRIMER ACTO

En su apartamento, Marisa prepara café cuando alguien llama a la puerta. Ella acude a abrir y ve a una mujer madura con un semblante angustiado.

Marisa (sorprendida): Inés, ¿qué haces aquí?

Inés: Es Alejandro, Marisa, Quiere verte.

Marisa: Creí que se había marchado del país.

Inés (suspirando): Ay hija, no, todo fue una mentira. Él ha estado aquí, siempre cerca de ti. Necesita verte ahora.

Marisa (enojada): ¿Qué es lo que quiere? Ya bastante tuve con el daño que me ha hecho, ¡ha pasado un año, Inés! ¡Un año!

Inés: Entiendo que estés tan molesta, Marisa. Pero esto es importante, mi hijo se está muriendo.

Marisa (preocupada): ¿Qué tiene?

Inés (a punto de llorar): Está desahuciado, hace tiempo le diagnosticaron cáncer y se encuentra en etapa terminal.

Marisa se cubre la boca espantada.

Inés: No voy a rogarte. Pero si cambias de opinión, sabes donde encontrarnos.

Inés se marcha y Marisa cierra la puerta. Se sienta en su sofá, melancólica.

Marisa: Hace un año, Alejandro… hace un año, iba a ser el fía más feliz de mi vida. Hasta que me abandonaste…

SEGUNDO ACTO

En una capilla elegantemente decorada, Marisa se encuentra vestida de novia frente al altar. Se ve desesperada. Los invitados murmuran mientras el cura trata de tranquilizarla.

Cura: Tal vez sería mejor cancelar la ceremonia, hija.

Marisa: ¡No, padre! ¡Él llegará! Estoy segura de que algo debe habérsele atravesado.

Inés entra en ese momento, con un largo vestido.

Marisa: ¡Inés! ¡Gracias a Dios! ¿Dónde está Alejandro?

Inés: Él no vendrá, Marisa.

Marisa: ¿Pero qué dices?

Inés: Diles a todos que se vayan. Mi hijo no se va a casar contigo.

Marisa se echa a llorar y se derrumba delante de todos los invitados.

TERCER ACTO

En un apartamento oscuro, Alejandro se encuentra postrado en la cama. Está pálido, delgado y sin cabello. Inés abre la puerta de su habitación lentamente.

Inés: Alguien ha venido a verte.

Marisa entra con timidez.

Alejandro: Marisa… viniste. Temía no volver a verte nunca.

Marisa se sienta al lado de su cama, conteniendo las lágrimas.

Marisa: ¿Por qué nunca me dijiste nada, Alejandro?

Alejandro: No quería que me vieras así. Me enteré de mi enfermedad el día antes de nuestra boda y pensé que sería injusto que te casaras con alguien sin futuro. Yo quería que te enamorarás de un hombre sano, que pudiera hacerte feliz por el resto de tu vida.

Marisa: ¡No tenías derecho a decidir por mí! ¡Yo te amaba, Alejandro!

Se pone a llorar.

Marisa: ¡Habríamos podido superar esto juntos!

Alejandro: No Marisa, yo ya no tengo remedio. Lo único que deseo en este momento es que me perdones, para poder estar en paz… ¿serías capaz de hacerlo, Marisa?

Marisa, sollozando, asiente con la cabeza.

Marisa: Hace mucho que te perdone, Alejandro, Nunca podría odiarte de verdad.

Alejandro: No sabes cuanto tiempo llevo deseando escuchar eso.

Se toman de la mano y Alejandro cierra los ojos.

Marisa: ¿Alejandro? ¡Alejandro!

Marisa llora desconsolada mientras Inés entra a despedirse de su hijo.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (56 votos, resultado: 16,02 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Loading...