La visita sorpresa.

Publicado por: Greg

¿De qué trata?

Louis es una mujer mayor que vive sola en su casita en los suburbios, acude frecuentemente a la iglesia donde frecuentemente el espíritu de la navidad hace aparición, cada año escoge a alguien para visitar durante el solsticio de invierno el 21 de diciembre, para su sorpresa Louis es premiada con la visita, pero a pesar de su alegría esta se siente algo nerviosa por no tener mucho que ofrecer al espíritu de la navidad.

Personajes

Louis: Se encuentra ansiosa por la visita del espíritu de la navidad, buscara preparar la mejor cena para su invitado.

Padre Miguel: Es quien oficia todas las misas, a veces en compañía del espíritu de la navidad entre otras festividades.

Espíritu de la navidad: Personificación del espíritu de la navidad, cada año decide visitar a alguien de la iglesia para expresarle sus buenos deseos.

Silvia: Señora muy mayor quien toca a la puerta de Louis buscando alimento.

Gonzalo: Señor de mayor quien con du perro Dogo tocan la puerta de Louis buscando ropas que esta ya no usara para donar a la caridad.

Carmen: Señora quien acompañada de su hija busca asilo durante la lluvia.

Susie: Hija de Carmen

Fiorella: Es una de los feligreses de la iglesia a quien es espíritu decide visitar.

Acto I

Las campanas de la iglesia resonaban fuertemente, anunciaban que el espíritu de la navidad había llegado, todos se llenaron de gran dicha cuando este entro por las puertas de la iglesia, los aplausos resonaban, Louis se encontraba en primera fila como siempre, madrugaba cada vez que el espíritu venía a la iglesia tan solo para verlo de cerca.

Padre Miguel: — Ahora se anunciara quien recibirá al espíritu de la navidad esta noche — Todos se comenzaron a llenar de gran incertidumbre — ¡Louis! — Todos aplaudieron el espíritu visitaría a la señora Louis.

Fiorella: — Felicidades querida, quien lo diría alguien como tu recibiendo al espíritu de la navidad, debes estar muy contenta, espero puedas estar a la altura de semejante personaje —

Louis: — Bueno supongo — la preocupación de Louis era evidente.

Fiorella: — La última vez Catrina lo recibió en su casa, y ella le hizo todo un banquete para que nunca se olvidara de ella, pienso que será difícil de superar — La envidia en el rostro de la mujer era muy evidente Louis se encontraba muy preocupada.

Acto II

Louis preparaba todo para esta noche, no tenía mucho que ofrecer así que se las ingenio, mato a una gallina para hacerla horneada, pero antes tomo las alitas, el cuello y el espinazo del animal para hacer una sopa, busco otros ingredientes y preparo un arroz, ensalada y puré de papas.

Louis: — Ya son las siete en punto, ya debe de estar por llegar el espíritu de la navidad — Justo en ese momento sonó la puerta.

Cuando abrió la puerta no era el espíritu de la navidad, era una señora muy peculiar, era muy mayor y de baja estatura pero de vox muy fuerte.

Silvia: — Disculpa corazón no quiero importunar pero me preguntaba si no tendrías tal vez algo que te sobre de comida para una anciana como yo —

Louis en cualquier otra ocasión le daría comida sin rechistar pero esperaba a una visita hoy, una muy importante, pero sus ojos se conmovieron por como la anciana veía la mesa con la comida así que la invito a pasar.

Louis pensó que donde comen dos personas, pues comen tres sin problemas, la señora comió y se fue muy contenta.

Una hora más tarde la puerta sonó nuevamente.

Gonzalo: — Hola muy buenas noches mi señora, me encuentro recolectando prendas de vestir y juguetes usados para los menos favorecidos, lo que tenga usted servirá —

Louis lo invito a pasar sin problemas, lo dejo en la sala mientras buscaba algunas cosas, cuando regreso vio que el hombre miraba la comida sin disimulo y se tocaba su barriga, era muy probable que el hombre no hubiera comido por estar recolectando para los menos favorecidos, pensó que darle su comida no tendría nada de malo, con tal que el espíritu de la navidad comiera a ella le bastaba.

El señor se fue muy contengo, le dio las gracias a Louis y se retiró.

Al poco tiempo comenzaron a escucharse truenos muy fuertes, empezaba a llover, la puerta sonó nuevamente pero esta vez era una mujer y su hija buscando refugio de la lluvia.

Carmen: — Muchas gracias es usted muy amable —

Louis: — No se preocupe, es lo que haría cualquiera — Louis pudo observar que las ropas de estas personas se encontraban viejas y con algunos agujeros, la niña parecía muy cansada y algo hambrienta, se fijó en la hora y llego a la conclusión de que ya no valía la pena dejar que esa comida se perdiera ya que el espíritu de la navidad no vendría.

Louis les dio de comer, además le regalo algunas prendas de vestir a la señora y a la niña además de obsequiarle una cantidad de dinero a la señora quien parecía necesitar el dinero, luego de un rato Louis se acostó a dormir.

Acto III

Fiorella se encontraba muy contenta ya que recibió una llamada del mismísimo espíritu de la navidad, quien le dijo que la visitaría esa misma noche, la mujer acaudalada mando a su cocinero a preparar la mejor cena que jamás haya preparado para darle una bienvenida digna de alguien tan importante como lo era él.

Llegada la hora la puerta sonó.

Fiorella: — ¿Dígame en que puedo ayudarle? —

Silvia: — Disculpe usted mi corazón pero no tendría algo que le sobre para esta pobre ancianita hambrienta —

Fiorella: — ¿Acaso esto es un refugio para marginales? Me hace el favor y se va de mi casa ahora mismo — La anciana parecía no entender así que Fiorella tomo un bastón y le dio varios golpes a la anciana la cual termino huyendo.

Al rato el timbre volvió a sonar.

Gonzalo: — Buenas noches señora me encuentro recolectando ropa y juguetes usados para los menos favorecidos —

Fiorella: — ¿Y usted que se cree? Vaya a trabajar búsquese un oficio vago mantenido, fuera de mi propiedad — La mujer buco agua hirviendo y le lanzo al hombre para ahuyentarlo de su puerta.

Al rato la puerta volvió a sonar.

Carmen: — Buenas noches señora, disculpe pero la lluvia esta pronto en caer y me encuentro muy lejos de mi hogar será que usted ¿podría darme refugio a mí y a mi hija durante la lluvia? —

Fiorella: — Pero que atrevida es usted, se me va de una vez — Fiorella fue a soltar a los perros para que persiguieran a la mujer y su hija fuera de su casa.

Luego de varias horas Fiorella se cansó de esperar y muy molesta tiro toda la comida a la basura.

Acto IV

En la iglesia Fiorella esperaba el momento para hablar con el espíritu de la navidad para saber la razón por la cual no había asistido a su casa.

Fiorella: — Discúlpeme usted pero me parece una falta de respeto, gaste mucho dinero en comida y no asistió —

Espíritu: — Se equivoca, claro que fui, y tres veces —

Fiorella: — Se habrá equivocado de casa, a la mía no se apareció —

Espíritu: — La primera vez me corrió a palazos, la segunda me hecho agua hirviendo encima, y la tercera me soltó a los perros —

Fiorella quedo anonadada y muy confundida, pero era obvio lo que sucedía y la vergüenza se apodero de ella.

Espíritu: — Has demostrado ser una buena persona Louis, gracias a personas como tu es mundo será un lugar mejor — Le dijo a Louis quien había escuchado la conversación entre Fiorella y este, donde por fin pudo entender que el espíritu si había ido a su hogar.

Las personas que visitaron a ambas mujeres eran la manifestación del espíritu de la navidad, Fiorella aprendió una lección y Louis dejo de sentirse avergonzada por tener poco, si no a sentirse orgullosa que a pesar no poseer mucho que ofrecer siempre le tiende la mano a quien más lo necesite.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (1 votos, resultado: 5,00 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Greg

Te Recomendamos: