Los cuatro soles

Publicado por: Greg

¿De qué trata?

Los hijos de Tonacatacuhtli y Tonacacíhuatl deciden por su cuenta crear una obra que los llenara de gloria siempre tanto en la tierra como en el cielo, a su vez llegan a la conclusión de que esta obra tenía que tener seres vivos que pudieran comunicarse con ellos.

Personajes

Tonacatacuhtli: Señor de la vida

Tonacacíhuatl: Señora de la vida

Tezcatlipoca: Hijo de los señores de la vida, señor de la noche, representa al norte, simboliza al cielo nocturno.

Camaxtle: Hijo de los señores de la vida, Señor de la caza y la guerra, simboliza el este.

Quetzalcóatl: Hijo de los señores de la vida, conocido como la serpiente emplumada, es el dios del arte y la vida, simboliza al oeste.

Huitzilopochtli: Hijo de los señores de la vida, es el colibrí zurdo, simboliza al cielo diurno y el sur.

Mictlantecuhtli: Señor del Mictlán, el inframundo.

Acto I

Durante más de 600 años los hijos de los señores de la vida convivieron en armoniosa paz familiar,  hasta que en un momento todos se encontraban reunidos alrededor de una fogata creada por Tezcatlipoca.

Tezcatlipoca: — Hermanos míos, he estado pensando durante muchas lunas sobre esto, pienso que deberíamos hacer algo con nuestro gran poder, con nuestra fuerza combinada podemos crear una inmensa obra para nuestra gloria por siempre tanto en el cielo como al tierra —

Quetzalcóatl: — Me parece buena idea, crear un mundo sería una gran obra, también podemos poblarlo de seres vivos, dándoles lo necesario para vivir, y permitirles que se comuniquen con nosotros en el mundo superior —

Tezcatlipoca: — Hermano pienso que perdemos el tiempo en cosas sin sentido, debemos centrarnos en crear la obra más impresionante del universo no perder el tiempo en seres inferiores —

Huitzilopochtli: — Creo que la idea de Quetzalcóatl es muy buena —

Camaxtle: — Bueno ya está bien por ahora, de nada sirve hablar y hablar, las palabras se esfuman con el viento, ¡Vamos a trabajar! —

Los cuatro hermanos se pusieron de acuerdo y comenzaron lo que sería uno de sus proyectos más ambiciosos, procedieron a crear la tierra, los cielos, las aguas y el infierno, asignaron a un dios o a una pareja para que reinase bajo cada uno de estos, Huitzilopochtli vio la necesidad de darle luz a los nuevos seres que habitaría la tierra ya que las antorchas no eran suficientes, necesitarían un sol.

Tezcatlipoca quien siempre hacia valer su voluntad se ofreció para invertirse en el sol, dando inicio a la primera etapa del mundo.

Acto II

El nuevo sol tuvo el nombre de Chalchiuhtonatiuh, entre los cuatro hermanos crearon a los nuevos seres que habitarían la tierra, gigantes, hombres fuertes y enormes que tomaban los frutos directamente de las copas de los árboles.

Quetzalcóatl: — Estos seres son muy torpes, no crees hermano —

Huitzilopochtli: — Pienso que debemos dejarlos para ver cómo evolucionan, son nuevos en este mundo —

Quetzalcóatl: — Pero son tan torpes que mira ese, se cayó y no puede levantarse —

Quetzalcóatl siguió observando a los gigantes por un largo tiempo pero su existencia le molestaba así que de un coletazo tumbo a su hermano del cielo haciéndolo caer al agua, el mundo quedo en oscuridad total y los jaguares empezaron a devorar a los gigantes, cuando Tezcatlipoca salió del agua lo hizo en forma de jaguar y muy furioso, tanto que termino de devorar a todos los gigantes, así se puso fin al primer sol que duro 676 años.

Decididos a intentarlo nuevamente Quetzalcóatl decide ser el nuevo sol para iluminar al mundo. Fue llamado sol del viento.

Huitzilopochtli: — Nuestro hermano parece que lo hará bien, ¿no crees Tezcatlipoca?  —

Tezcatlipoca: — Aun no lo sé, todo puede cambiar en cuestión de momento, yo no me confiaría — Tras decir esto se convirtió en jaguar y de un zarpazo tumbo a su hermano en venganza por lo ocurrido la última vez.

Quetzalcóatl como sol de viento al caer a la tierra creo un poderoso vendaval que termino arrasando todo a su paso, hombres y árboles, solo algunos pocos sobrevivieron flotando en el aire convirtiéndose en monos, tras 675 años había terminado la época del segundo sol.

Acto IIl

Los hermanos no se rindieron así que esta vez Tláloc dios de la lluvia tomo la forma del tercer sol, el cual se llamó sol de la lluvia.

Tezcatlipoca: — Esperemos que este sol resista, nuestra gran obra estará completa hermano, una vez que logremos que los seres nos adoren —

Camaxtle: — Eso espero, me parece un gran desperdicio que se pierdan tantas vidas por los desacuerdo entre tú y Quetzalcóatl, deben terminar esto de una buena vez —

Tezcatlipoca: — No tengo culpa que sea el que se entrometa en mis creaciones solo para sabotearlas, sabe que tengo más poder y por eso odia que pueda lograr más cosas que el —

Tras 346 años desde que el sol de lluvia se elevó, Quetzalcóatl término con él, hizo caer desde los cielos lluvia de fuego quemando todo a su paso, solo unos pocos lograron sobrevivir convirtiéndose en aves.

Tiempo después Quetzalcóatl nombra un nuevo sol, la diosa del mar y los lagos y esposa de Tláloc, se conoció como Chalchiuhtlicue la falta de jade, pero esto solo duro por tan solo 312 años hasta que Tezcatlipoca en venganza hizo caer fuertes lluvias que inundaron toda la tierra ahogando a todos los habitantes, tan solo sobrevivieron algunos que se convirtieron en peces.

Tras esto la tierra quedo devastada, obligando a los cuatro hermanos a combinar sus fuerzas para regresar todo a la normalidad.

Tezcatlipoca: — ¡Nada de esto hubiera ocurrido de no ser por tu culpa Quetzalcóatl! —

Quetzalcóatl: — No tengo culpa que los primeros hombres sean tan torpes, pero que hablas si tú mismo los devoraste —

Camaxtle: — Vamos a terminar esto de una vez por todas, dejemos de discutir —

Huitzilopochtli: — Ya no tenemos nada sobre lo cual trabajar, no queda nada en la tierra —

Quetzalcóatl: — Aun podemos hacer algo, bajar a la tierra de los muertos, y tomar los restos, ceniza y algún hueso quizás —

Camaxtle: — Dudo que alguien aquí se arriesgue a bajar a esas tierras en lo más profundo del infierno, es una misión muy peligrosa, no me atrevería a ir —

Tezcatlipoca: — Me parece que es mucho esfuerzo para unos seres tan insignificantes  —

Huitzilopochtli: — El Mictlán es muy peligroso, siempre existen algún truco —

Tras la negativa de sus hermanos Quetzalcóatl decidió bajar solo a Mictlán en búsqueda de cenizas y un hueso.

Mictlantecuhtli: — Bienvenido Quetzalcóatl, sé muy bien lo que buscas — Le entrego un saco con suficiente ceniza y un hueso de gigante —

Quetzalcóatl: — Muchas gracias, eres muy amable, pero si me disculpas debo retirarme lo antes posible ay que mis hermanos aguardan —

El señor de Mictlán le dio su consentimiento, o eso pensó Quetzalcóatl, cuando se encontraba en una distancia considerable Mictlantecuhtli reclamo su hueso y empezó a seguir al joven dios.

En medio de la persecución el hueso cayó al suelo partiéndose en varios pedazos, lo que trajo consigo al momento de crear a las personas es que estas fueran de diferentes tamaños y no gigantes como lo era el hueso original, Quetzalcóatl logro escapar para reunirse con sus hermanos y repoblar la tierra.

 

 

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (Sé el primero en votar)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Greg

Te Recomendamos: