Obras de Teatro Largas

Olimpo bajo ataque.

¿De qué trata?

Luego de la guerra que sumió al mundo en llamas entre los olímpicos y el dios monstruo tifón, Zeus comenzaba a reconstruir su mundo, pero había alguien que no se encontraba del todo feliz, Gea, la madre naturaleza sintió la muerte de su hijo Tifón, sin importarle su relación con su nieto Zeus, le declara la guerra al olimpo enviando a sus hijos los gigantes quienes no podían morir a manos de un dios.

 

Personajes

Zeus: Dios del rayo, rey de todos los dioses

Poseidón: Dios del mar

Hades: Dios del inframundo

Hera: Diosa del hogar

Atenea: Diosa de la sabiduría y la guerra

Apolo: Dios del sol

Artemisa: Diosa de la caza

Dionisio: Dios del vino

Hécate: Diosa de la hechicería

Hércules: El hombre más fuerte del mundo, hijo de Zeus

Afrodita: Diosa del amor y la belleza

Ares: Dios de la Guerra

Moiras: Hijas de Zeus, encargadas de tejer los hilos del destino

Hefestos: Dios de la herrería

Hermes: Mensajero de los dioses

Gigantes: Hijos de Gea, dispuesto a acabar con el olimpo.

Gea: Madre naturaleza, madre de los 12 titanes, abuela de Zeus.

Eros: Dios del amor

Deméter: Diosa de la agricultura

Acto I: Olimpo Bajo ataque

Zeus observaba desde su palacio en el olimpo todo el desastre que había dejado tifón a su paso, pasarían décadas antes de reconstruir todo nuevamente, pero había algo que no dejaba descansar al padre de los dioses, la profecía del oráculo.

Hera: — ¡Pienso que ya no deberías darle más vueltas al asunto! —

Zeus: — Me inquieta, no es la primera vez que un oráculo ve nuestra destrucción —

Hera: — Y no será el último, cuántas veces hemos pasado por esto, y siempre hemos salido airosos —

Zeus: — No lo sé, pero aun esta ella, ella tiene más poder del que nunca todos juntos tendremos, ella es la única capaz de poner fin a nuestra existencia —

Hera: — Exageras, deja de pensar en eso, tenemos cosas más importantes que hacer —

Zeus: — ¿Puedo confiar en ti? —

Hera: — Siempre amor mío — se fundió con Zeus en un beso apasionado.

Algo interrumpió a la pareja, el palacio retumbaba, los pilares comenzaban a quebrarse, las ánforas caían al suelo habían muchos gritos, el caos era total.

Hermes: — ¡Mi señor, están aquí! —

Hera: — ¿Quiénes? —

Hermes: — Los gigantes —

Zeus: — ¡Gea! — Zeus tomo un minuto — ¡Convoca a todos, vamos a la batalla! —

Hermes: — Imposible señor, todos han abandonado el olimpo, solo quedamos nosotros, los gigantes se aproximan, el ataque es fulminante —

Zeus: — No podemos perder el olimpo así de esta manera —

Hera: — Ya lo hemos perdido, Nuestra mejor opción es reagruparnos —

Zeus: — Nunca pensé que vería llegar este día  — Zeus vio por sus propios ojos como los gigantes bombardeaban con rocas y troncos incendiados el olimpo —

Los dioses restantes abandonaron su palacio, habían perdido la batalla, pero no la guerra.

Acto II: Nacidos para matar dioses

El olimpo se encontraba repleto, los gigantes habían tomado el palacio, Gea se encontraba satisfecha por el trabajo de sus hijos.

Gea: — ¡Sean atentos! — Se desplazó entre la multitud, 24 gigantes descomunales, tenían por brazos y piernas serpientes, algunos tenían cuernos, alas, otros escupían fuego — ¡Esto es lo que ocurre cuando retan la furia de la naturaleza! —

Todos los gigantes  vitoreaban a su madre

Gea: — Primero fueron mis hijos, los titanes quienes cayeron a manos de los bastardos de cronos y Rea, después fue mi hijo Tifón quien solo reclamaba lo justo, una parte de mí, pero ahora esto cambio, los gigantes dominaran la tierra como debió ser desde un principio, hijos míos, destruyan todo —

Todos los templos, el palacio, los jardines, absolutamente todo fue reducido a escombros, los pocos que no pudieron escapar fueron asesinados sin piedad alguna.

Gea: — Cuando la hierba comience a brotar, tenéis que comerla, esto les hará inmortales aun incluso fuera de la tierra de donde nacieron hijos míos, ningún dios o mortal podrá pararlos —

Lo que Gea ignoraba era al pequeño eros quien se encontraba invisible espiando a sus enemigos, pronto voló a informar a su padre lo ocurrido.

Acto III: Los Olímpicos

Eros le dio la información a Ares para que este informara al rey de los dioses los planes de Gea y los gigantes.

Zeus: — Hermes, informa a Eos, Selene y a Helios que no se levanten, debemos impedir que esa hierba crezca cueste lo que cueste—

Hermes: — De inmediato señor — Dijo mientras se retiraba de la sala

Hécate: — Señor, debemos preparar una ofensiva antes de que sea demasiado tarde —

Atenea: — Es cierto pero no contamos con los números en este momento —

Zeus: — Los gemelos vienen en camino, alguien sabe algo de mis hermanos —

Hera: — Emergiendo de las profundidades Poseidón estará aquí pronto, Hades tiene problemas para salir, lo más probable es que no llegue —

Afrodita: — Padre, aun así con todos reunidos necesitamos a un mortal, recuerda lo dicho por el oráculo —

Hera: — No te atreverías a deshonrarme de esa manera Zeus —

Zeus: — No tengo opción, mi hijo es quien nos ayudara a impedir la extinción —

Hera: — Has lo que tengas que hacer, pero no estoy de acuerdo —

Acto IV: El hijo prodigo

Hércules se encontraba pastoreando ovejas, un oficio tranquilo que le gustaba mucho, gozaba de la paz y tranquilidad cuando se podía, huyendo un poco de los conflictos de los dioses y mortales.

Hércules: — No me sorprende ni un poco tu presencia, padre —

Zeus: — Creo que ya te has enterado hijo mío —

Hércules: — Que debería de saber —

Zeus: — ¡El olimpo ha sido tomado! —

Hércules: — No me ices nada con eso, ¿quién fue uno de tus adorados hijos? —

Zeus: — Gea — La cara de Hércules palideció por completo

Hércules: — Como pretendes enfrentar a la madre naturaleza —

Zeus: — Con tu ayuda hijo mío —

Hércules: — Solo me visitas para pedir favores, nunca pasas solo a saludar —

Zeus: — Ser el rey de los dioses no es fácil, créeme —

Hércules: — ¿Algo más que deba saber?  —

Zeus: — Nos enfrentamos a 24 gigantes —

Acto V: El contrataque

El ataque fue fulminante, los gemelos Apolo y Artemisa con sus flechas desataron tempestades entre las fuerzas gigantes, Hécate envió a sus perros detrás de los gigantes junto a Dionisio quien había tomado la forma de un león. Cuando Zeus junto a sus hermanos e hijos pisaron el olimpo la batalla comenzó.

Gea: — Adelante hijos míos, ustedes pueden contra estos inmundos dioses, ellos no pueden matarlos —

Era una lucha sin cuartel, tan solo habían pasado algunos minutos y las bajas eran de ambos bandos, aunque ninguna mortal pero si quedaron fuera de combate varios guerreros, las Moiras y Hécate fueron derrotadas por la combinación de varios gigantes.

Atenea luchaba junto a su padre, ambos se abrían paso entre la multitud atacando a todo gigante que osara tan siquiera a mirarlos, los hermanos de Zeus eran muy agiles en el campo de batalla lo que les dio ventaja frente a las torpes criaturas.

Hera: — ¿Cuándo llamaras al muchacho? —

Zeus: — Pronto, esperemos a que se confíen para acorralarlos —

Con enormes rocas Apolo y Artemisa fueron derrotados, Dionisio fue emboscado por varios gigantes, la lucha ahora se encontraba pareja.

Gea: — No puedes contra mis hijos, acabaran contigo y tu linaje —

Zeus: — ¡HERCULES! —

Para el asombro de Gea y los gigantes, el hijo medio mortal de Zeus había hecho su llegada al campo de batalla, armado con su arco y flecha las cuales estaban envenenadas con la sangre de la hidra comenzó a disparar, varios gigantes cayeron por su mano.

Gea: — Retirada hijos míos, retornemos a la tierra que los vio nacer, ahí estarán salvo —

Rápidamente los que quedaron en pie regresaron con su madre a la tierra donde eran inmortales.

Hércules: — ¿Dime que todo ha acabado? —

Zeus: — Esto apenas comienza hijo mío —

Hera: — Debemos seguirlos y acabar con ellos de una buena vez por todas —

Deméter: — Pero en la tierra de los gigantes son inmortales, jamás podremos vencerlos ni con un mortal de nuestro lado —

Atenea: — Solo si logramos sacarlos de ahí para darles muerte —

Ares: — Quiero matar a una de esas cosas, yo voto por que luchemos así sea en el fin del mundo —

Afrodita: — Muy perspicaz —

Zeus: — En marcha, esto no se ha acabado —

Acto VI: Furia Olímpica

Gea reagrupaba sus tropas para planificar su próximo movimiento, nunca pensó que los dioses fueran tan osados de atacar su propio territorio, como lo que ocurría en este momento, lluvias de flechas azotaban a los gigantes, Zeus fulminaba a cualquiera con sus rayos, pero tenía algo su favor, los gigantes no podían morir en su propia tierra, y ya habían sanado de la batalla anterior.

Atenea: — Cuidado Hércules  — Le advirtió sobre un gigante que lo atacaría por la espalda

Hércules: — Gracias — Pudo noquear al gigante pero seguía vivo

Atenea: — Rápido llévalo a las afueras para que puedas matarlo de otro modo se despertara y seguirá luchando —

La batalla se encontraba en su apogeo, Hera intento apartarse un momento de la ardua batalla pero en un momento dado uno de los gigantes comenzó a ahorcarla, Eros que se encontraba cerca lo fulmino con una flecha de amor, haciéndolo cambiar de parecer que en vez de matar a Hera, intentaba violarla, Zeus muy encolerizado lanzo varios de sus rayos empujándolo lejos de la tierra de los gigantes, donde Hércules le dio muerte.

Apolo: — Hércules, ayúdanos acá, queremos sacar a estos desgraciados de estas tierras malditas para matarlos —

Artemisa: — Veamos que tan buen arquero eres —

Entre los tres comenzaron bombardear a los gigantes expulsándolos de sus propias tierras, donde encontraron la muerte bajos las flechas de Hércules.

La lucha se tornaba cada vez más violenta, Hécate logro incinerar a varios gigantes con sus antorchas infernales, Dionisio Noqueo a varios dejando que hércules les diera muerte. Las Moiras armadas con mazas comenzaron a aplastarles la cabeza a los gigantes, Deméter acabo con uno de los gigantes con la ayuda de su Hermana Hera quien minutos antes había derrotado a uno y convenció al que mato Deméter de atacar a Dionisio pero en su descuido Deméter lo ataco desprevenido.

Queriendo finalizar la cruenta batalla los dioses comenzaron a usar otras estrategias, Atenea tomo la isla de Sicilia y la arrojo sobre uno de los gigantes dejándolo encerrado, Hefestos fundió metal sobre otro dejándolo preso, por su parte Poseidón tomo un pedazo de la isla de Cos para sepultar a varios gigantes.

Tras una larga y cruenta batalla, por fin había terminado, los gigantes fueron derrotados por los olímpicos.

Gea: — ¡Volveré, juro que volveré! Aún no han conocido mi furia bastardos — Simplemente se esfumo

Zeus: — ¡Hemos ganado! —

Los gritos y alabanzas no se hicieron esperar, todo el Partenón reunido, había triunfado nuevamente sobre sus enemigos, a pesar de todo pronóstico, a pesar de las dificultades, pudieron triunfar una vez más.

Hércules: — Creo que esto ya es todo — Le dijo a su padre — Creo que regresare con mis ovejas, dale las gracias de mi parte a esas ninfas que se ofrecieron a cuidarlas por mí —

Zeus: — Una vez más, gracias hijo, no sé cómo agradecerte este gran gesto que has tenido conmigo, con los tuyos, con tu familia —

Hércules: — Se podría decir que una vez cuando te acostumbras caen bien, a excepción de cuando quieren matarme o envenenarme — Ambos rieron.

Hércules partió sin decir más nada, necesitaba estar un tiempo a solas y pensar las cosas, la vida no ha sido fácil para él o su familia.

Atenea: — Padre, ¿crees que ha sido todo? — A pesar de haber ganado no dejaba de preocuparse — Gea podría volver, y con más fuerza todavía, si no fuera por hércules nunca habríamos podido enfrentarnos a ella —

Zeus: — Eres muy sabia hija mía, pero nunca dejas de preocuparte, te diré algo, si esto vuelve a ocurrir encontraremos la manera de enfrentarnos y salir victoriosos, en caso de que llegue a faltar, confió en que mis hijos harán lo correcto —

Atenea: — Yo no confiaría mucho en todos tus hijos —

Zeus: — Nuevamente, eres muy sabia hija mía, pero por esta vez, disfrutemos de nuestra victoria, regresemos al olimpo, debemos reconstruir nuestro hogar —

Todos los dioses regresaron al olimpo para recoger los escombros y trabajar para reconstruir todo lo destruido por los gigantes.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas6 estrellas7 estrellas8 estrellas9 estrellas10 estrellas11 estrellas12 estrellas13 estrellas14 estrellas15 estrellas16 estrellas17 estrellas18 estrellas19 estrellas20 estrellas (11 votos, Calificación: 14,00 de 20)
Cargando…
Etiquetas

Acerca del autor

Greg

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE GUIONES DE OBRAS DE TEATRO CORTAS

CLIC para Descargar Obras de Teatro GRATIS

Obras de Teatro Clasificadas por N° de Personajes

RSS Obras de Teatro

  • La muerte madrina
    Un hombre muy pobre tenía 12 hijos, trabajaba día y noche pero a pesar de ello tan solo les podía dar pan, cuando su hijo numero 13 nació decidió buscarle un padrino, salió al camino y dijo que el primero en encontrarse le haría padrino de su hijo. Se topó con Dios en el camino, […]
    Gregoric Pacheco Oliveros
  • El condenado
    Esta es una historia de la vida real, contada por el señor Pablo Ortega y escrita por Eduardo Liñal. Pablo enfrentaba situaciones paranormales cuando era muy joven, en esa época se casó con la primera novia que tuvo, su vida fue limitada económicamente, pero eso no era un impedimento para que fueran felices, tiempo después […]
    Marco
  • El músico prodigioso
    Érase una vez, un músico prodigioso que vagaba solo en el bosque, pensando muchas cosas que le inquietaban. Cuando ya no sabía qué más pensar, dijo para sí mismo: “En la selva será aburrido, para permanecen allí, tendría que estar con un amigo que me haga divertir, aunque sea para hablar con él”. Colocó el […]
    Grecia Morillo
  • Campamento de Verano II
    Personajes David: Mal herido durante el día de la cosecha rogó para que Dylan pusiera a salvo a su hermanita. Teresa: Se separó del grupo durante la persecución Olga: Directora del campamento ardilla Natasha: Capitana del equipo águilas del campamento ardilla Oliver: General de las fuerzas especiales de Olga Rodrigo: Principal inversor del negocio “El […]
    Gregoric Pacheco Oliveros
  • Adivina mi pensamiento
    Personajes: – Nita: Es la nieta de Nany. Tiene tan sólo unos 13 años. – Nany: Su nombre auténtico es Nancy, y es la abuela de Nita. ACTO I Personajes en escena: Nany y Nita El reloj del gran comedor parecía tener vida propia. Se llevaba bien con el tiempo, gracias a él podía hacerse […]
    Ainoa Rodríguez

¡Hola!

Aureliano Vargas
Bienvenido a esta comunidad de aficionados a la literatura y al teatro. Me llamo Aureliano Vargas y soy el creador de esta comunidad de obras de teatro.

Espero que la pases bien y que cuando tengas tiempo libre, vengas aquí a leer las historias que frecuentemente publicamos. (obras de teatro cortas y largas de drama, cómicas, infantiles, de amor, de terror, etc.)

Si es que deseas agradecerle a los autores y difundir la lectura de estas obras de teatro cortas, puedes hacer clic en los botones sociales que hay en cada obra de teatro para compartir la web con tus amigos (twitter, facebook, google plus, o por email)

Si es que quieres recibir en tu email los guiones de las obras para representar en el teatro, tan solo debes poner tu email en el recuadro de arriba para suscribirte gratis.

Si quieres aportar a la comunidad con tu obra de teatro corta, puedes enviarla por email AQUÍ.

Por último, si quieres que seamos amigos, me puedes agregar AQUÍ