Saber perdonar

Publicado por: Eve

Descripción: Tras el accidente de su hija, Cristina guarda un enorme rencor. Pero alguien le mostrará lo importante que es perdonar para ser felices.

Personajes: Cristina, Diana, Alberto, Padre Tomás

PRIMER ACTO

Cristina, una mujer madura y vestida elegantemente, se encuentra en una habitación de hospital cuidando a su hija, Diana. La adolescente se encuentra postrada en la cama, conectada a varios aparatos.

Cristina: Diana, hija mía, tienes que despertar… ¿no ves que me siento muy sola sin ti? Maldito el día en que te dejé ir a esa fiesta. Si te hubieras quedado en casa, aún estarías bien, conmigo.

Un joven con muletas entra en escena, tímidamente. Cristina lo fulmina con la mirada.

Cristina: ¿Qué haces aquí? ¡Largo!

Alberto: Señora, por favor, permita que vea a Diana. Yo estoy muy arrepentido por lo que sucedió y estoy pagando las consecuencias…

Cristina: ¿Arrepentido? Alberto, ningún castigo será suficiente para que pagues por lo que le hiciste a mi hija. Nada te detuvo al convencerla de entrar en ese coche, mientras bebías y celebrabas. Quien debió quedarse en coma eres tú, ¡no ella!

Alberto baja la mirada, avergonzado.

Cristina: ¡Ahora vete! No quiero verte cerca de mi hija, ¿me oyes?

Alberto sale de escena, muy triste.

SEGUNDO ACTO

Cristina se encuentra rezando en voz baja junto a su hija, cuando entra un hombre vestido con alzacuellos.

Padre Tomás: ¿Se puede?

Cristina: Padre Tomás, que bueno que ha venido.

Padre Tomás: ¿Cómo estás hija? ¿Cómo sigue Diana?

Cristina: Mal, padre. He rezado día y noche pero parece que nunca va a despertar. Y todo por culpa de ese chico irresponsable… ¿qué estoy haciendo mal? ¿Por qué Dios se ensaña así conmigo?

Padre Tomás: Dios no se ensaña con nadie, somos nosotros quienes lo hacemos. Cristina, ¿sabes cuál era una de las más importantes enseñanzas de Jesús?

Cristina: Ay padre, ahorita yo no estoy para esas cosas. Mire a mi hija…

El padre le toma una mano.

Padre Tomás: Perdonar. Debes aprender a perdonar y a dejar ir todo ese resentimiento que envenena tu alma. Una vez que lo hagas, serás libre.

Cristina: Yo no sé si pueda, padre, No sé si pueda.

Padre Tomás: Estoy seguro de que harás lo correcto. Vamos a rezar por tu hija.

Ambos oran en silencio y de pie, junto a la cama de Diana.

TERCER ACTO

Alberto entra en la habitación de Diana. Su madre está junto a ella, llorando por lo bajo. La sigue acompañando el padre Tomás.

Alberto: Señora Cristina… ya sé que no soy bienvenido aquí. Peor necesitaba decirle una vez más que lo siento.

Cristina (suspirando): Lo sé, Alberto. He tenido tiempo para pensar en esto… y quiero que sepas que te perdono.

Alberto: ¿De verdad?

Cristina: Sí, no sirve de nada odiar, ¿sabes? Eso no me devolverá a mi hija.

Alberto: No sabe cuanto lo siento. Pero estoy seguro de que Diana agradece que esté a su lado, es usted una buen madre, señora.

Diana abre sus ojos lentamente.

Diana: ¿Mamá?

Cristina: ¡Hija mía! ¡Al fin despiertas!

Cristiana la abraza con suavidad y llora por lo bajo.

Padre Tomás: No cabe duda que el perdón es capaz de producir milagros.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas6 estrellas7 estrellas8 estrellas9 estrellas10 estrellas11 estrellas12 estrellas13 estrellas14 estrellas15 estrellas16 estrellas17 estrellas18 estrellas19 estrellas20 estrellas (8 votos, Calificación: 16,00 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: