Suhulzan, el magnífico

Publicado por: Dana

guerrero arabe

Introducción:

Un hombre se encuentran en el interior de una jaima, de unos 40 años, aunque parece más viejo por la barba y la mirada pensativa. A este hombre le falta el brazo izquierdo. Entonces entra otro que va vestido con ropas de safari color beige. El otro viste con unas sencillas ropas de Tuareg.

Guión:

Escena 1

El extranjero:

– Salam Aleikum – dice mientras se inclina.

Suhulzan:

– Aleikum Salam – le devuelve el saludo sin mucho entusiasmo.

El extranjero:

– No sabe lo que me ha costado encontrarle Suhulzan.

Suhulzan:

– Eso es buena señal.

Narrador:

El extranjero mira a Suhulzan pero pronto quita la mirada intimidado por el fuego de sus ojos negros.

El extranjero: (bajando los ojos y con admiración)

– Son muchas las historias que hablan de Suhulzan el magnífico, el bravo, el invencible, el hombre que nunca fue vencido por la espada.

Suhulzan:

– Ahórrese eso, extranjero. Le he dejado venir para contarle mi historia. La historia de este brazo, cuya ausencia explica mi maldición – lo dice tocando el lugar donde antes estaba su brazo izquierdo.

El extranjero:

– A decir verdad, me ha sorprendido verlo… – habla intentando no ofender al guerrero – Ahora sé porqué se fue desvaneciendo poco a poco su figura y quedando casi como una leyenda. Algunos incluso dudan de que hayáis existido.

Suhulzan: (con la mirada oscura, taciturno)

– Es mejor así, aunque ahora todos sabrán quién fue Suhulzan. No Suhulzan el bravo, sino el cobarde. No se olvide de apuntar todo, extranjero.

Narrador:

El extranjero saca de su macuto rápidamente el papel y lápiz con los que ha de inmortalizar la historia de Suhulzan.

Escena 2

Nota: Ahora, Suhulzan es el narrador externo de la historia, a la vez que uno de sus actores. Va contando lo que ocurre mientras el pasado se desarrolla para los espectadores.

Narrador:

Sale a escena Suhulzan, como buscando a alguien. Parece mucho más joven y fuerte y tiene de vuelta su brazo. Va vestido de guerrero árabe con casaca, botas y en su brazo maneja una cimitarra.

Suhulzan narrador: 

– Yo, efectivamente, era Suhulzan el invencible.

Narrador:

Aparecen 4 hombres de repente que intentan reducirle. Pero Suhulzan los derrota sin que puedan hacerle ni un rasguño. De nuevo aparecen otros 2 hombres, de los cuales derrota rápidamente pero el otro parece un guerrero muy experimentado. Sin embargo poco después Suhulzan con un ataque rápido acaba con el. Mira el cuchillo y lo tira como aburrido y asqueado y se marcha.

Suhulzan narrador: (mientras se desarrolla la lucha anterior)

-No había un hombre que pudiera hacerme un rasguño, pasaban los años y no tenía una sola herida de guerra. Pero en el fondo esto era una maldición para mí.

Narrador:

Llega un hombre que asiente, dando el trabajo por bien hecho y le da a Suhulzan una bolsa, aparentemente llena de oro. Después, aparece una mujer que coge su brazo y le habla mientras Suholzan niega con la cabeza. La mujer, desesperada, se arrodilla para pedir de nuevo mientras Suhulzan intenta rehusar, pero al final la levanta y asiente dando su consentimiento. La mujer sale por un lado de la escena y el joven después de mirarla irse con rabia contenida, sale también de escena por otro lado apretando un puño.

Suhulzan narrador: (mientras se desarrolla la acción anterior)

– Debido a mi gran fama, todos los hombres me querían en su ejército, los Sultanes en su guardia personal, las mujeres más ricas me buscaban para acabar con los enemigos de sus esposos y las madres para rescatar o vengar a sus hijos… Aunque había conseguido una gran fortuna, una mujer hermosa y una hija, nunca podía disfrutar de ello debido a las continuas peticiones. Es por eso que acabé cometiendo un grave error.

Narrador:

De nuevo aparece el Suhulzan más joven a escena, con un palo en a mano, una especie de taburete de madera, su cimitarra y una cuerda. Entonces comienza a atar su brazo derecho al taburete para que no se mueva, y una vez hecho eso, pone el palo en su boca y levanta su cimitarra con la mano derecha para cortar su brazo.

Suhulzan narrador: (mientras se desarrolla la acción anterior)

– Decidí acabar con mi arma más mortífera, para que así nadie más viniera a pedirme ayuda y poder disfrutar sin más molestias de mi mujer, mi hija y la fortuna. Pero mi acción egoísta fue castigada por Alá.

Escena 3

Narrador:

De nuevo nos encontramos en la jaima con el extranjero y Suhulzan sin su brazo. El extranjero le mira fascinado y en silencio, en el suelo se ven ya algunas hojas con notas tomadas por él.

Suhulzan:

-Pasé después de eso dos años de felicidad a pesar de estar lisiado, teniendo por primera vez una vida más allá del combate. – entonces mira a un lado de repente rabioso y en una tristeza infinita – Pero, ¡qué cruel destino me esperaba!

Narrador:

Suhulzan golpea con su puño el suelo en un ataque de rabia ante la sorpresa del extranjero que da un ligero brinco.

Suhulzan:

– Uno de mis enemigos tuvo noticias de que ya no podía luchar como antes, que era un rico lisiado y vio la oportunidad de vengarse. No me habría importado morir entonces, pero no era eso lo que ese monstruo quería. Aprovechó mi debilidad para secuestrar a mi mujer y mi hija y, aunque me batí con mi otra mano matando a muchos de los hombres que vinieron a por ellas, no conseguí vencerlos a todos. Ahora las dos han sido asesinadas y mi nombre estará maldito para siempre. – se vuelve hacia el hombre que está con él – ¿Has apuntado todo, extranjero?

El extranjero: (le mira conmovido y temeroso al mismo tiempo)

– Sí, Suhulzan, he apuntado con rigor cada una de las palabra de tu historia.

Suhulzan:

– Bien, entonces ya no queda más por hacer. Espero que sirva de lección a muchos en el futuro, que nunca deben renunciar a lo que les hace fuertes por la comodidad de una vida de lujos.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (67 votos, resultado: 14,76 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Dana

Te Recomendamos:

Publicado por:Dana

Escritora aficionada de literatura breve, amante de los buenos libros, el cine,la música y los animales. ¡Estudiante de arte y enamorada de la vida a cada segundo que pasa!