Un enigma en el supermercado

Publicado por: Dana

ss

Miguel

(Con una sonrisa de oreja a oreja y con voz tan alegre que parece cantarina)

– ¡Cómo me encanta venir al supermercado a hacer la compra!, para mí esta actividad es tan divertida como ir al cine o a cenar fuera, ¿no te parece maravilloso poder contemplar todas estas deliciosas comidas y bebidas, con sus brillantes y exuberantes envoltorios que están diciendo: ¡cómprame, llévame contigo!.

Ana

(Mirando de soslayo a su compañero)

– Lo sé, no te sobreexcites que acabamos de llegar. ¿Quieres que primero demos una vuelta completa por todos los pasillos del supermercado y veamos si hay productos nuevos que puedan resultar interesantes?

Miguel

(Con porte caballeroso)

-Por supuesto, después de usted señorita.

Ana

– ¡Anda mira!, han cambiado el envoltorio de esa crema de cacao que tanto te gusta, ¡vaya!, me siento un poco extrañada.

Miguel

– Yo también, de echo si la compraba era porque me gustaba el diseño de su logotipo, la crema de cacao de la estantería de abajo tiene mucho mejor sabor.

Ana

– Entonces compraremos esa, ¿no?

Miguel

(Con gesto muy pensativo)

– No lo sé, tengo que pensarlo a fondo.

Narrador:

(La pareja sigue su ruta por el supermercado comentando todas las novedades que se van cruzando en su camino hasta que de pronto entran en un pasillo donde hay una azafata realizando una promoción de un misterioso producto)

Azafata

-Hola, ¿les gustaría probar el nuevo sabor de nuestro refresco “Enigma”?, ¡seguro que les sorprenderá!

Miguel

(Mira el refresco con gesto serio mientras duda, lo toma en su mano y lo examina de cerca)

– ¿Entonces de qué dice usted que es?, ¿esto a lo que llaman “Enigma”?

Azafata

– Lo tendrá que descubrir probándolo, no me está permitido decirlo.

Miguel

– ¿Y si no me gusta que pasará con el enigma?

Ana:

(Mientras da un paso hacia delante)

– Yo sí quiero probarlo, déjeme señorita un vaso.

Miguel

– ¡Espera, detente!, no puedo dejarte que hagas esta locura, imagina que el sabor es “Cianuro burbujeante”, o algo peor.

Azafata

– Disculpen no era mi intención ofenderles.

Miguel

– ¡Ja!, buen intento señorita, la próxima vez que pretenda envenenarnos tendrá que ser más inteligente.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (110 votos, resultado: 13,04 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Dana

Te Recomendamos:

Publicado por:Dana

Escritora aficionada de literatura breve, amante de los buenos libros, el cine,la música y los animales. ¡Estudiante de arte y enamorada de la vida a cada segundo que pasa!