Obras de Teatro de Amor

Una confesión original

Descripción: Mateo quiere decirle a su mejor amiga que está enamorado de ella, ¿logrará confesarle su amor durante una caminata por el parque?

Personajes: Valeria, Mateo, Vendedor de helados

ACTO ÚNICO

Se abre el telón mostrando la hermosa escenografía de un parque primaveral. Hay también una banca y un farol en medio del escenario. Dos personas aparecen en escena, charlando. Son Valeria y Mateo. La primera ríe y mira hacia todos lados, distraída. El segundo se ve nervioso, pues de tanto en tanto juega con el cuello de su camisa y frota sus manos.

Valeria: Vamos a sentarnos, que quiero observar un rato el rato.

Mateo: ¡Sí, sí! Vamos. (Valeria se sienta y él, a sus espaldas, comienza a murmurar para sí mismo, haciendo gesticulaciones). Esta es la buena Mateo, hoy se lo dices sí o sí.

Valeria: ¿Vienes a sentarte?

Mateo: ¡Sí, sí! (Se sienta junto a ella, temblando).

Valeria: Que día tan bonito que está haciendo hoy, que bueno que me invitaste a caminar por aquí.

Mateo: ¿Verdad? Es que mira, yo tenía una cosa importante que decirte.

Valeria: ¿Ah sí? ¿Y de qué se trata?

Mateo: Pues sí, es que… es que es algo que no me podía callar más, ¿sabes? Digo, tú y yo hemos sido amigos tanto tiempo, y ya ves que luego uno no quiere confundir las cosas, y bueno…

Un hombre entra en escena, llevando un carrito de helados.

Vendedor: ¡Helados, helados! Lleve sus helados.

Valeria: ¡Ay, se me entojó uno! Con el calor que hace.

Mateo: Sí, yo te lo compro, ya sé cual te gusta. (Dirigiéndose al vendedor). Me da uno de chocolate y otro de vainilla, por favor.

Vendedor: Uy joven, solo tengo de limón.

Mateo: Vale pues, dos conos de limón.

Vendedor: No tengo conos, solamente vasos.

Mateo (exasperado): Bueno, ¡pues en vaso! Deme lo que tenga, hombre.

Vendedor: Pero no se moleste joven, que su novia va a pensar que es usted de cuidado.

Mateo: No es mi novia… aún.

Vendedor: Ah, hombre con suerte, se va a declarar. Mire nada más que pillo.

Mateo: ¿Me puede dar los helados ya, por favor?

Vendedor: Perdón, solo quería hacer más amena la plática.

El vendedor le sirve los dos helados. Mateo le paga y él se aleja, despidiéndose con la mano.

Vendedor: ¡Suerte con la confesión!

Mateo se tropieza al sobresaltarse por el grito del hombre y tira los helados.

Mateo: ¡No! ¡Maldita sea! ¡Oiga, vuelva aquí!

Valeria: ¿Confesión? ¿De qué confesión estaba hablando ese hombre?

Mateo: ¡Maldición, soy un tonto! Prácticamente le pagué a ese metomentodo por nada. ¡Tonto, tonto!

Valeria (riendo): Pero Mateo, ¿qué te pasa? Si solo son helados. Si quieres, cuando el vendedor vuelva a dar una vuelta invito yo.

Mateo: ¡No! Así no tenían que ser las cosas, se suponía que iba a ser perfecto.

Valeria: ¿El qué?

Mateo (nervioso): Pues… este… este… decirte que…

Valeria: ¿Que te gusto desde hace mucho tiempo y que te gustaría que seamos novios?

Mateo: ¿C-cómo… cómo dices?

Valeria se levanta riendo y lo abraza.

Valeria: Sí eres un tonto, ¿crees que no me había dado cuenta? Pero está bien, acepto. Tú también me gustas.

Lo besa y el telón se cierra.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas6 estrellas7 estrellas8 estrellas9 estrellas10 estrellas11 estrellas12 estrellas13 estrellas14 estrellas15 estrellas16 estrellas17 estrellas18 estrellas19 estrellas20 estrellas (9 votos, Calificación: 17,33 de 20)
Cargando…
Etiquetas

Acerca del autor

Eve

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS 20 GUIONES DE OBRAS DE TEATRO CORTAS

CLIC para Descargar Obras de Teatro GRATIS

Obras de Teatro Clasificadas por N° de Personajes