Una mala broma en navidad

Publicado por: Greg

¿De qué trata?

Es 24 de diciembre y Gianluca piensa jugarle una broma a su tío Benito quien se había disfrazado de santa Claus, junto a sus primos encendieron el fuego de la chimenea y lo dejaron arder pero contuvieron el humo para que su tío no se diera cuenta.

Al final su tío debido a que era muy gordo término atrapado y cuando destaparon el humo de la chimenea este lo asfixio y lo mato.

Ahora Gianluca y sus primos deben de ocultar el cuerpo para hacerlo parecer un accidente.

Personajes

Gianluca: Hijo de Roberto, es muy inmaduro y le gusta hacerles bromas a los demás.

Benito: Tío de Gianluca, hermano de Roberto.

Roberto: Padre de Gianluca.

Ángelo: Primo de Gianluca.

Mauro: Primo de Gianluca.

Cristina: Esposa de Benito.

Guillermo: Hijo de Benito.

Billy: Niño muy travieso del vecindario.

Acto I

Gianluca e encontraba aburrido, sin internet en su casa no encontró mejor diversión que ir a molestar a casa de su tío Benito.

Guillermo: — ¡Hola primo! — Estrecho su mano — ¿Qué raro tu por acá molestando la paciencia no? —

Gianluca: — No seas pesado, estoy visitando a la familia por navidad —

Guillermo: — Pero si vives al fondo, no te parece suficiente —

Gianluca: — ¿Dime que haces? Ando aburrido —

Guillermo: — Nada, aquí arreglando las cosas para esta tarde que papa se disfrazara de santa para los niños y entrara por la chimenea —

Gianluca: — Menuda ridiculez, bueno los muchachos ¿vienen hoy? —

Guillermo: — Ya están aquí, están en mi cuarto ve y salúdales —

Gianluca se dirigió al cuarto de su primo para saludar a sus otros parientes.

Ángelo: — Pero miren quien está aquí, el que no tiene internet —

Mauro: — Porque tardaste tanto —

Gianluca: — Muy gracioso, por eso no han ido a visitarme más — Le tiro una almohada a angeló — Saben que el tío Benito hará de santa —

Ángelo: — Que tienes pensado en mente —

Gianluca: — No sean tan mal pensado, solo que bueno estoy aburrido, el tío me debe una, así que es una mezcla muy divertida, ¿no les parece? —

Acto II

Guillermo salió a llamar a los niños de la fiesta del vecindario para una sorpresa, momento justo para que Gianluca y sus primos encendieran la chimenea pero tapando la humareda, todo estaba listo, el tío Benito ya tenía su traje puesto y se encontraba sobre el tejado para bajar.

Gianluca: — Me avisas —

Ángelo: — De aquí ya no lo veo, no puedo salir de la casa o nos descubrirá pero cuando escuches el ruido quitas la tapa —

Se escuchó un ruido de queja, los chicos quitaron la tapa y todo ese humo acumulado junto a las brasas salió volando por la chimenea, se escuchó al tío grita muy fuerte, los chicos reían a carcajadas revolcándose sobre el suelo.

Guillermo: — ¿Qué sucede? — Sus primos solo reían revolcándose sobre el sueño — Ya basta, ¿qué sucede?, me pareció escuchar a mi padre gritar —

Ángelo: — Solo mira por la chimenea —

Guillermo se acercó, asomo su cabeza por la aun humeante chimenea que había sido apagada hace unos pocos segundos.

Guillermo: — ¿Qué significa eso? —

Mauro: — ¿Qué es qué? —

Todos se asomaron por la chimenea, lo que vieron los asusto mucho.

Guillermo: — Hijos de puta, han matado a mi padre —

Ángelo: — Como sabíamos que moriría, además debe estar desmayado o algo —

Mauro: — Tuvo que asfixiarse con el humo, lo vi en la televisión, ¡OH DIOS! ¡SOMOS ASESINOS! —

Gianluca: — ¡Cállate! — Todos guardaron silencio — No pienso ir a la cárcel, y ninguno de ustedes incluyéndote Guillermo si no colabora te incluiremos en esto —

Guillermo se abalanzo sobre su primo, ambos comenzaron a golpearse fuerte el uno al otro.

Mauro: — Chicos, tenemos problemas, los mocosos de la fiesta ya vienen —

Gianluca pudo dominar a Guillermo reteniéndolo suficiente como para amarrarlo a una silla con la ayuda de Ángelo.

Gianluca: — Tenemos que bajar a nuestro tío, tirar su cuerpo al rio, eso borrara las huellas —

Ángelo: — Que haremos con Guillermo —

Mauro: — Vamos a cortarle la lengua, así no hablara —

Guillermo: — Sois unos psicópatas lunáticos —

Gianluca: — Solo debemos pensar — Daba vueltas en círculos en la alfombra — ¡Maldita Sea! —

Cristina: — Hola chicos como están — Dijo la madre de Guillermo quien había entrado por la cocina — Que pasa aquí por amor a cristo —

Mauro: — Hacemos una dramatización de la última noche —

Cristina: — Porque mi hijo está atado —

Gianluca: — Porque es judas —

Guillermo: — ¡NO ES CIERTO! — Tomo algo de aire — Estos imbéciles mataron a papa, está en la chimenea —

Cristian: — ¿Qué quieres decir cariño? — Se asomó por la chimenea y pudo ver un bulto, su marido — ¡OH POR DIOS SANTA MIERDA! — la señora no resistió y se desmayó.

Mauro: — ¡Oh Rayos! Ahora también matamos a la tía cristina y ella es más gorda que el tío Benito, costara mucho llevarla hasta el rio —

Gianluca: — No lo está, solo se desmayó, pero quizás debamos aprovechar y ponerle una almohada sobre la cara, así como esta no sentirá dolor —

Guillermo: — ¡Pero es que pretendéis dejarme huérfano hijos de perra! —

Ángelo: — Chicos malas noticias la comitiva está aquí, esos mocosos están ansioso por ver a santa —

Una docena de niños irrumpieron en la casa en busca de santa y los regalos.

Billy: — ¿Donde esta santa? —

Gianluca: — Largo de aquí, estamos muy ocupados y no tenemos tiempo para ustedes niños idiotas —

Billy: — ¿Por qué la señora Forlán está en el suelo, y porque Guillermo está atado?  — Los niños miraron de manera muy sospechosa a Gianluca y sus primos — ¡Ellos mataron a la señora Forlán y secuestraron a Guillermo para robar todos los regalos que santa nos trajo! —

Los niños se abalanzaron sobre Gianluca, Ángelo y Mauro, a pesar de ser pequeños los diablillos jugaban sucio, picando ojos, golpeando en la entre pierna, jalando cabellos y orejas.

Benito: — Pero qué coño pasa aquí — Todos quedaron atónitos al ver a un Benito, con la barba de santa quemada y la cara llena de humo pero ¡VIVO! —

Guillermo: — Papa que alegría no has muerto —

Benito: — Que idiota eres, como crees que unas brazas me mataran, eso sí me queme la barba y parte del traje —

Gianluca: — Pero su cuerpo en la chimenea  —

Benito: — Es el saco con los regalos, a estas alturas deben estar ya todos quemados —

Los niños al escuchar todo eso su furia incremento y comenzaron a pegarle más duro a Gianluca y sus primos mientras Benito desataba a su hijo y su esposa despertaba, los vecinos se acercaron para saber que ocurría, todos tomaron fotos y grabaron la lucha campal entre los muchachos y los niños quienes reclamaban venganza por los regalos de navidad caídos.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (13 votos, resultado: 10,08 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Greg

Te Recomendamos: