Una oración para Luciana

Publicado por: Eve

Descripción: Guion teatral corto. Luciana lleva mucho tiempo en coma, pero Joel, su esposo, reza todos los días porque tiene la esperanza de que un día despierte.

Personajes: Luciana, Joel, Doctor, Jesús

PRIMER ACTO

En una habitación de hospital yace Luciana, una mujer joven, postrada en la cama. A su lado Joel, su esposo, la mira con tristeza, mientras un médico la revisa.

Doctor: Joel, esta situación se ha prolongado por mucho más tiempo del que esperábamos, ¿sabes?

Joel: Usted dijo que sería cuestión de solamente un par de semanas, que Luciana iba a despertar…

Doctor: Lo sé, Joel y lo lamento, pero los médicos no podemos predecir estas cosas. Lamentablemente el coma de tu esposa se está volviendo algo irreversible. Tienes que ir considerando el peor de los escenarios.

Joel: ¡No, doctor! ¡No me diga eso! ¡No le haría eso a mi Luciana!

Doctor: Lo lamento mucho, pero el hospital necesita estas instalaciones para atender a otros pacientes. Hemos hecho todo lo que podíamos por ella. Tal vez desconectarla sea lo más humano.

Joel contiene las lágrimas.

Doctor: De verdad lo lamento, te daré esta noche para que lo pienses. (Sale de escena).

Joel (tomando la mano de Luciana): Luciana, mi amor, yo sé que me estás escuchando. No voy a perder la fe.

Joel se hinca junto a la cama de Luciana y se pone a rezar.

SEGUNDO ACTO

El escenario muestra una habitación completamente en blanco. Luciana, vestida con su bata de hospital, da vueltas por todas partes sin saber donde dirigirse. Fuera de escena y como un eco, suena la voz de Joel, que reza por ella.

Luciana: ¿Joel? ¡¿Joel?! (Grita con desesperación). ¡Aquí estoy, Joel! ¡Aquí estoy, por favor! ¿Por favor ayúdame a salir!

Luciana se derrumba llorando y se coge la cabeza con las manos.

Luciana: Ya no quiero estar aquí, no quiero…

Mientras ella llora, un joven con una túnica y largo pelo castaño entra en escena.

Jesús: Luciana, ¿por qué lloras? ¿Qué no ves que no estás sola?

Luciana lo mira con sorpresa.

Luciana: ¿Jesús? Imposible…

Jesús (sonriendo): Aquí me ves, siempre he estado a tu lado. Solo que en tu tristeza no me podías ver.

Luciana: Es que no sé como salir de este coma, ¡mi cuerpo no me responde! Y mi marido me necesita.

Jesús: Lo sé, él ha rezado todos los días por ti y yo he escuchado sus plegarias. He venido para ayudarte, pero antes debes contestarme una cosa.

Luciana: ¿De qué se trata?

Jesús: ¿Tienes fe?

Luciana: Yo… sí, confío en ti, Jesús.

Jesús: Entonces toma mi mano.

Se dan la mano y salen por un lado del escenario.

TERCER ACTO

En la habitación de hospital, Luciana despierta de repente y Joel la mira con los ojos llenos de lágrimas.

Joel: ¡Mi amor! ¡Despertaste!

La abraza suavemente.

Joel: ¡Esto es un milagro!

Luciana: Así es, Joel. Escuché tus oraciones. Y mientras estaba perdida, Jesús vino para ayudarme a regresar junto a ti.

Ambos se besan con delicadeza y Joel sonríe.

Joel: Yo nunca perdí la fe de que despertarías. Siempre confíe en que Dios iba a ayudarnos.

Luciana: Muchas gracias por no perder tu fe. Tu fe me ha salvado.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (9 votos, resultado: 15,33 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: