Una tarde en el café

Publicado por: Eve

Descripción: Lucía no soporta al hijo de su jefe, que va todas las tardes al café para molestarla. ¿Logrará el amor ganar esta partida?

Personajes: Lucía, Diego, Ramón, Clientes

ACTO ÚNICO

Es un día ajetreado en el café donde trabaja Lucía. Varios clientes se encuentran en las mesas, hablando, riendo y degustando sus cafés o postres. Ella entra en escena, llevando una bandeja con capuchinos y vistiendo un delantal.

Lucía (a una pareja): Aquí tienen. Disfruten su café.

Ellos le dan las gracias y en ese momento, entra un chico al lugar. Usa lentes de sol y tiene porte arrogante. Se sienta en una mesa vacía y le hace a Lucía una seña con la mano. Ella pone los ojos en blanco y acude.

Lucía: ¿Ahora qué quieres, Diego?

Diego: ¿Qué voy a querer? Que me tomes la orden, para eso te paga mi papá, ¿no?

Ella bufa y saca una libretita de su delantal.

Lucía: ¿Qué quieres tomar?

Diego: Tráeme un cortado y un muffin con almendras.

Ella anota el pedido y se dirige a la barra del café, donde un chico vestido con el mismo delantal prepara algunos cafés.

Lucía: ¡No lo soporto! Se siente dueño del lugar.

Ramón: Es dueño del lugar, Lucía.

Lucía: No, su papá es dueño del lugar. Y él solo es un insoportable que piensa que el mundo gira a su alrededor.

Ramón: ¿Sigues molesta con él por que te plantó el otro día?

Lucía: ¡¿Te parece poco?!

Ramón: Ya han pasado dos semanas de eso y ni siquiera le dejaste explicarse.

Lucía: ¿Qué me iba a explicar? Se burló de mí, Ramón. Pero que ni piense que le voy a dar oportunidad de hacerlo de nuevo.

Toma un cortado que le pasa Ramón y un muffin de debajo de la barra, y vuelve a donde se encuentra Diego.

Lucía: Aquí tienes.

Justo cuando está por irse, Diego la retiene tomándola por la muñeca.

Diego: ¿Esta vez si vas a dejarme hablar?

Lucía: ¿Es qué tienes algo interesante que decir? ¿O quieres jugarme otra de tus bromitas de nuevo?

Diego (suspira): Siento mucho haberte plantado, de verdad.

Lucía: Sí, ya.

Diego: Te juro que venía a tiempo para recogerte e ir al cine, pero mis amigos me entretuvieron en mi casa.

Lucía: ¿En serio piensas que voy a creerte eso? Los mensajes existen, ¿sabes?

Diego se rasca la nuca.

Diego: Perdí mi teléfono.

Lucía: Eres muy malo poniendo excusas.

Diego: ¡De verdad! Es más, acabo de comprar este. (Saca un teléfono de su bolsillo). Mira, sé que no tengo excusa, pero de verdad me gustas, Lucía. Y es por eso que estoy dispuesto a pedirte una oportunidad, enfrente de todas estas personas si es necesario..

Lucía: No tienes nada mejor que hacer con tu tiempo, ¿verdad?

Diego (arrodillándose en el suelo con gesto teatral): Lucía, ¿me harías el gran honor de salir conmigo?

Ramón (gritando): ¡Por favor, Lu! Ya dile que sí.

El resto de los clientes la anima y Lucía se cubre el rostro con las manos.

Diego (sonriendo): ¿Qué dices?

Lucía: Si te levantas y dejas de hacer el ridículo. (Se agacha para besar su mejilla).

Ambos se sonríen.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas6 estrellas7 estrellas8 estrellas9 estrellas10 estrellas11 estrellas12 estrellas13 estrellas14 estrellas15 estrellas16 estrellas17 estrellas18 estrellas19 estrellas20 estrellas (12 votos, Calificación: 16,42 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Eve

Te Recomendamos: