Y TODO POR UN TORNILLO !!

Publicado por: Aldo Bacchi

Personajes:
Claudio: Ferretero. Jóven de unos 40 años, con carácter a prueba de todo, hasta lo de
atender a una mujer que no sabe lo que quiere.
Débora: La clienta. 35 años. Demuestra no tener apuro, pero trata de cumplir su
objetivo.
La obra comienza en una ferretería. El ferretero está atendiendo a un señor, y detrás de
él, espera Débora.

CLIENTA
(Mientras espera a ser atendida canta un tango) Y a mi que me importa, que diga la
gente, que paso la vida en un mostrador. (lo mira al ferretero, dedicándoselo).
FERRETERO
(La mira serio, procede a atenderla) Buenas tardes, (tratando de ser gentil) que dia
fresco, no?.
CLIENTA
Y como no va a ser fresco si es de hoy !! (se rie)
FERRETERO
(Sonrie levemente acompañando) Que anda buscando, señora ?
CLIENTA
Un tornillo
FERRETERO
De que medida?
CLIENTA
(Detalla con los dedos) Así de largo y así de ancho.
FERRETERO
De esa manera es medio difícil señora, porque no trae una muestra.
CLIENTA
Y que muestra le voy a traer, si lo vengo a comprar, es porque no lo tengo.
FERRETERO
¿Y no tiene otros de esa medida?
CLIENTA
A ver si nos entendemos. Ud. se piensa que si tuviera otros, lo vendría a comprar?. Si
yo necesito solamente uno, y lo tendría, no estaría aquí perdiendo el tiempo, tratando
de explicarle a alguien que no entiende, o que no quiere entender. Y además, por lo
que dijo, pienso que Ud. es un inconsciente. Se imagina si viene mi jefe y me pide
algo, y le contesto, traiga una muestra de lo que quiere. (se larga a reir, y deja de
hacerlo lentamente). Por eso, siempre pienso que los ferreteros tienen un patrón de
conducta, como mínimo inaceptable, que tienen sus ideas atornilladas y no las dejan
salir.

FERRETERO
Lo que tenemos los ferreteros, es demasiada paciencia, (irónico) deberíamos ser
adivinos!!
(Se da vuelta para buscar algo parecido a lo que le pide. Habla en voz baja). Esto es
para volverse loco!!. (Vuelve con una caja y busca).
CLIENTA
No hable bajito porque lo escucho igual. Es inaceptado decir “loco”. Hoy en dia, con
los derechos humanos actualizados, Ud. debería saber que la palabra loco, expresa
una agresión, propia de gente que desprecia a sus semejantes. Además, se debe evitar
decir las cosas como se decían tiempo atrás, y en todo caso decir, persona con las
facultades mentales alteradas.
FERRETERO
(Irritado) Esta bien señora, entonces me estoy volviendo ¡persona con las facultades
mentales alteradas!…… A propósito señora…
CLIENTA
Es lo que yo pensaba, hace las cosas a propósito.
FERRETERO
(Firme) No señora, le estaba diciendo, a propósito, Ud. que edad tiene?
CLIENTA
Estoy cerca de los 40 !!.
FERRETERO
(Socarrón, quiere vengarse) Si, del segunto tiempo !!.
CLIENTA
(Sarcástica) Que simpático !!. No se si se dio cuenta, pero yo no me voy de acá, sin
el tornillo que vine a buscar !!
FERRETERO
Bueno, pero no hagamos de esto un escándalo ¡
CLIENTA
Como?. Ud. menosprecia la importancia de un tornillo?
FERRETERO
No, pero ….
CLIENTA
Que si no fueran tan importantes los tornillos, los ingenieros no los usarían. Porque si
hay alguien a quien no se le puede llamar idiota, es a un ingeniero, y Ud. con la
afirmación que acaba de hacer, así los está titulando. Quien se cree Ud. que
construyó la torre Eiffel, ¡ un ingeniero ¡ ¿ y nunca pensó que se podría derrumbar
como una casita de naipes, si desestimara un tornillo?
FERRETERO
Noo, eso sería imposible !!
CLIENTA
Ah, esa es la importancia que le da Ud. a un tornillo, será por eso que justo el que
vengo a buscar, no lo tiene. Claro a Ud. no le importan los tornillos, un tornillo más o
menos, es lo mismo. Además, si no tiene lo que busco, le podría decir “ a usted le
falta un tornillo “, y eso sabe que significa, que Ud. está loco. Y entonces incurriría
en dos posibles certezas, una que realmente esté loco, y otra, que es un pésimo
ferretero, ya que no tiene lo que debería tener. Y que Ud. no tenga lo que vengo a
buscar, es como mínimo impresentable, pero ser atendido por un loco !!….

Yo no se si Ud. se dio cuenta, donde nos estamos metiendo por la falta de un
tornillo?, y eso porque Ud. no está consustanciado, en materia del respeto por los
derechos del hombre.
FERRETERO
(Sarcástico y sonriente) Bueno, Ud. es una mujer !!
CLIENTA
Cuando digo (resalta) ¡hombre!, hablo en general, (remarcando) señor !!.
FERRETERO
Entonces, cuando dijo derechos del hombre, debió haber hablado con propiedad, y
decir, los derechos de todos !!.
CLIENTA
Veo que Ud., tiene un problema, para cada solución. Además, lo suyo es totalmente
incomprensible, falto de toda coherencia y conocimiento social, y ya me percaté, que
con toda esta chachara, lo único que pretente es desviarme del tema, y hacerme
olvidar del tornillo (recalca) que no tiene !!.
(Un cliente que espera detrás, le habla al ferretero) Falta mucho ?.
FERRETERO
(Con voz firme) Bueno señora, acabemos acá !!
CLIENTA
(Perpleja) Como dijo ?.
FERRETERO
Que… terminemos acá, tengo gente esperando. Algo más necesita ?.
CLIENTA
(Risueña) Algo más, como si me hubiera dado algo hasta ahora !!. (dice suave)
Necesito veneno para las ratas.
FERRETERO
(Trae un tarro) Este es muy bueno para las ratas ¡
CLIENTA
En realidad, yo no necesito que sea bueno, necesito que sea malo para las ratas.
FERRETERO
(Irritado) Lo quiere o no lo quiere ?.
CLIENTA
(Mirando el producto) Cuanto sale, esto ?.
FERRETERO
(Mira lista de precios) Doscientos setenta y cinco.
CLIENTA
Que ?, con esa plata soborno a todas las ratas, y seguro se van de casa !!.
FERRETERO
(Exasperado, levanta la voz) Lo va a llevar, o no lo va a llevar ?.
CLIENTA
Y claro, no me voy a venir con las ratas a la ferretería !!.
Pausa breve.
CLIENTA
Bueno, ¿ y con el tornillo, que hacemos ?
FERRETERO
Otra vez con el tornillo?, ¡ porque no le dice a su marido, que venga el a comprarlo ¡
CLIENTA
(Presumida) Porque mi marido se encuentra en el exterior, y solamente a Ud. se le
puede ocurrir, hacerlo venir para comprar un tornillo ¡.

FERRETERO
Y bueno, entonces mándele un mail y se lo encarga.
CLIENTA
Ah si, ¿ y la medida ?
FERRETERO
Muy simple, (describe con los dedos) así de largo y así de ancho (se rie).
Pausa Breve
FERRETERO
(Haciéndose el simpático) que casualidad, ¡ mi esposa también está en el exterior ¡,
¿no se habrán ido juntos, no ?. (se le acerca, para que no escuche el resto) Ud. es
muy bonita. Desde que entró, no dejo de admirar su belleza (remarca) ¡ y simpatía ¡.
CLIENTA
(Se pone nerviosa) Heee….. ¿ donde está el veneno ?.
FERRETERO
(Rogándole) ¡ No me deje así ¡,… mire, se me ocurrió algo. Como los dos estamos
solos, le propongo compartir un momento agradable, más tarde.
CLIENTA
(Lo mira sugestivamente)
FERRETERO
(Le sigue hablando bajo) A las 19 cierro el negocio, Ud. me espera en la esquina, y
vamos al bar de la estación de servicio a tomar algo, y por sobre todo, a conocernos,
a saber más de nosotros.
CLIENTA
(Sonriente) No se, no se, cóbrese….lo pienso, lo pienso. (Le abona, y antes de
retirarse, le hace una sonrisa cómplice).
(A las 19.05 el ferretero está firme en la estación de servicio. 19.10 aparece ella.
Pantalones blancos ceñidos al cuerpo y una blusa, que permite imaginar dos muy
buenas razones, para haberla invitado. Ella se muestra distendida, más normal que en
la ferretería. Se saludan).
FERRETERO
Nos podemos tutear ?
CLIENTA
Por supuesto, yo soy Débora ¡
FERRETERO
¿ Con acento en la é ?.
DEBORA
Si ¡
FERRETERO
Claro, si no sería Debora (Risas). Yo soy Claudio, y mientras te esperaba, ¿ no me
tomes por loco eh?, se me ocurrió proponerte algo inusual, algo distinto.
DEBORA
(Sonriendo y desconfiando) Que cosa ?.
CLAUDIO
Como es casi nochecita, ¿ que te parece si pasamos por la casa de comidas,
compramos algo liviano, y vamos a la plaza de enfrente de la estación, que tiene
mesitas y es un lugar tranquilo ?. ¿ que te parece ?.
DEBORA
Bueno, probemos.

(Van a la casa de comidas, eligen tres empanadas y una lata de cerveza cada uno. Ya
en la plaza, conversan por un rato acerca de sus vidas, hasta que a Claudio le
empieza a picar el bichito del amor. Se sienta al lado de ella, le pasa la mano por
encima del hombro, y sin mediar palabra, le da un beso en la boca. Ella lo acepta,
cierra los ojos, y le confiesa que dado el tiempo que su esposo se encuentra afuera,
hace dos meses que no tiene sexo. Claudio lo procesa rápidamente y le propone, en
forma delicada y con la excusa de no exponerse en público, llevarla a un lugar
reservado).
DEBORA
Bueno,….es que no sé ¡
CLAUDIO
No tenés ganas ?
DEBORA
No es que no tengo ganas…
CLAUDIO
(La toma del brazo y la lleva hacia el auto, y una vez en el.) Quería decirte que estás
hermosa, y además totalmente distinta a cuando estabas en el negocio. Así me gustas
aún mucho más.
DEBORA
Si, … no se como decirte…. pero…. la abstinencia me tiene medio mal (se ríe).
Ahora me tomé un relajante. (Dentro del hotel alojamiento, Claudio se recuesta en la
cama, con las manos debajo de la cabeza, y reflexiona).
CLAUDIO
No puedo creer donde estoy, y con semejante bombón.
DEBORA
(Con pudor) Ah yo tampoco…que vas a pensar de mí ¡.
CLAUDIO
En estos lugares, te aseguro que mi fuerte no es pensar ¡ (con romanticismo) solo
pienso recorrer todo tu cuerpo…con mi encendida boca. ( Se sacan la ropa ).
(Hay música suave muy romántica de fondo, y Claudio comienza con lo prometido,
abstrayéndose del exterior y concentrado en su cometido. Débora cerró sus ojos, y no
los abrió por media hora, presa de placer)
Breve pausa.
CLAUDIO
Por tu culpa, casi se me gastan los labios !! (Risa). No te gustaría, que el fin de
semana nos vayamos al campo ?.
DEBORA
Al campo?, que vos tenés un campo ?.
CLAUDIO
Si, y vos no sabés lo hermoso que es !!.
DEBORA
Ay si, no tenés idea de cuanto hace que no voy al campo, a ver las plantas, las
flores!. Que hermoso, si, quiero ir…. y tenés ganado ?.
CLAUDIO
Tengo ganado, empatados y algunos perdidos (se rien).
DEBORA
Ay que loco !!. Mi amor, que rato hermoso me hiciste pasar. Ya soy otra, me cambió
el carácter… soy una mujer feliz !!.
CLAUDIO
Que bueno, pero no me contestaste lo del campo!

DEBORA
Y… tenés una casa ahí ?.
CLAUDIO
Si, estilo colonial, no es de lujo, pero muy pintorezca ¡
DEBORA
(Melosa) Que lindo, quiero ir, ah¡, ¡ dos dias encerrados en una casa colonial !.
CLAUDIO
Pero… no vas a conocer el campo ?.
DEBORA
Acaso… no tiene ventanas la casa ?.
(Por una hora más, continúan ensimismados y disfrutando apasionadamente de su
encuentro. Luego se duchan y proceden a retirarse, subiendo al auto. En el viaje de
vuelta, ella viaja recostando su cabeza sobre el hombro de Claudio)
CLAUDIO
Yo disfruté mucho de tu compañia, por eso, mañana tomo una determinación, y te
prometo, te consigo tu tornillo.
DEBORA
Ay, no seas ridículo, realmente hay que estar loco para hacerse problemas por un
tornillo de mierda !!.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars11 Stars12 Stars13 Stars14 Stars15 Stars16 Stars17 Stars18 Stars19 Stars20 Stars (6 votos, resultado: 11,00 de 20)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Aldo Bacchi

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)